“EL NEGOCIO DE LAS ARTES”

Compartir!

El proyecto está basado en el modelo del “Polo Tecnológico” que ya funciona en el barrio de Parque Patricios, y el “Distrito Audiovisual” (ver ley Tinelli – Suar) que abarca parte de Colegiales, Palermo y Villa Crespo.

La ley 4353 o “Distrito de las Artes” que nos ocupa en esta oportunidad establece una serie de beneficios impositivos a los “productores” que se radiquen o ya estén radicados en la zona. El polígono afectado (ver mapa) que finalmente se aprobó tuvo sus idas y vueltas durante el tratamiento parlamentario. Inicialmente la idea era que comprenda a “La Boca” por su impronta cultural, y patrimonial; pero se les sumaron algunas cuadras de Barracas, y la parte sur de San Telmo (hasta Av. San Juan) estos últimos tramos fueron incorporados como parte de una estrategia estrechamente relacionada con  circuitos de “turismo cultural”.

Según datos aportados por la comuna, el 40% de los 10 millones de turistas que recibe la ciudad se interesa por sitios u ofertas culturales y de ese porcentaje el 50% (2 millones) “se quedaría un día más en Buenos Aires visitando el Distrito de las Artes”. Cecilia Pochat, Directora General de Gestión de Inversiones del gobierno porteño aseguró en una entrevista con el matutino La Nación que uno de los objetivos es la instalación de “al menos 10 hoteles para el turismo y 200 establecimientos gastronómicos”. También transparentó que la iniciativa prevé “crear 20 espacios culturales de envergadura nuevos en el lugar”.

La fundamentación de la propuesta tuvo como idea fuerza “generar un ecosistema artístico, donde convivan los diferentes agentes culturales: desde creadores hasta instituciones educativas”. La ciudad cuenta con cientos de establecimientos culturales pero para los funcionarios porteños “necesita ampliar la infraestructura vinculada con el sector: salas de ensayo equipadas, salas de exposición de fotografías, depósitos de obras culturales y estudios de artistas”. Para suplir semejante carencia la iniciativa prevé la figura del “desarrollador de infraestructura artística”; que beneficiaría a quienes realicen inversiones a través de la compra, locación o bien reformas y/o refacciones de inmuebles en el Distrito de las Artes, así como también para el fomento de las actividades promovidas. Esto incluye entre los beneficiarios a universidades, institutos, centros educativos y estudios de artistas.

Buceando en la letra fina del texto nos encontramos con el artículo 10, donde se enuncia que los ingresos generados por el ejercicio en el Distrito de las Artes “están exentos del Impuesto sobre los Ingresos Brutos durante un plazo de diez (10) años”. A continuación plantea que los “Desarrolladores de Infraestructura Artística” podrán “computar el veinticinco por ciento (25%) del monto invertido como pago a cuenta del Impuesto sobre los Ingresos Brutos por todas las actividades que desarrollen en la Ciudad de Buenos Aires”. Además el mismo porcentaje de inversión será financiado con créditos fiscales tanto para nuevos emprendimientos como para quienes quieran ampliar su infraestructura. Si bien se mantendrá la Ley de Promoción Cultural (conocida como Ley de Mecenazgo) se anunció la ampliación del porcentaje de deducción para quienes financien proyectos culturales en el distrito: los grandes contribuyentes deducirán hasta un 5% de su pago de Ingresos Brutos y una pyme podrá deducir hasta un 10 por ciento.

Si bien el texto completo será publicado en su totalidad en www.alertamilitante.com.ar, lo mencionado hasta aquí promedia el contenido de la redacción final de la norma, que sin dudas fomenta la irrupción de grandes empresas y/o inversionistas con mayores comodidades para la industria “del entretenimiento asociada con emprendimientos turísticos”.

Una de las principales preocupaciones de las organizaciones políticas y sociales que luchan desde hace décadas por revertir la situación de abandono de la zona portuaria del sur de la ciudad es que la actividad generará “la revalorización del suelo de la zona y por lo tanto profundizará la expulsión de los habitantes tradicionales de los barrios afectados por la norma”. Se refieren al encarecimiento de los alquileres (sobre todo los comerciales) en el sector implicado en el proyecto. Además la experiencia indica que la justicia y el Gobierno porteño en estos casos suelen funcionar con particular celeridad sobre cualquier anomalía administrativa. Por ello se esperan inminentes desalojos para “liberar predios ahora libres de impuestos”; y una vez consumados  la visita de algunos “programas” del estado de la ciudad vinculados con la erradicación de personas en situación de calle del espacio público. 

El temor por la posibilidad de una nueva estrategia que solo sirva a los grandes empresarios inmobiliarios están mas que fundados. Para muestra alcanza con analizar a quien beneficia la propuesta, o si el lector prefiere puede buscar con paciencia en que favorece a los “artistas populares”. Los beneficios dependen de la “facturación, superficie ocupada, cantidad de empleados y/o masa salarial” entre otras buenas predisposiciones para los que más tienen y constituyen apenas un mimo para quienes apenas pueden pagar el alquiler de su propio hogar-taller. De hecho, hay que acreditar que uno compró o alquiló un edificio dentro del distrito, presentar un proyecto de reforma o refacción, plan de negocios y hasta un inversor, si es diferente al emprendedor.

La Comisión de Cultura del Consejo Consultivo de la Comuna 1 se expidió en la última reunión de junta, afirmando que la ley no aporta a ninguna estrategia de promoción y desarrollo de expresiones de cultura popular y por lo tanto no incluye a los “genuinos creadores y hacedores que no parten de su tarea como negocio y la realizan sin apoyos ni recursos”. Los artistas por vocación, continuarán con su labor porque no los moviliza necesariamente la parte comercial, por demás históricamente desatendida.   

 

Con el “Distrito de las Artes” se generará la migración de grandes empresas, o filiales de ellas en busca de los beneficios prometidos. San Telmo, Barracas y La Boca “perderán porciones de identidad” a manos de empresarios ávidos y eficientes para los negocios que desnaturalizan irresponsablemente la idiosincrasia de nuestros barrios. –   

Desde el  Ministerio de Desarrollo Económico porteño, esperan que con la instalación del Distrito de las Artes, se produzca la:

* Generación de 25.000 puestos de trabajo del sector artístico en el Distrito de las Artes.

* Creación de 20 espacios culturales de envergadura (40.000 m2) y radicación de 180 establecimientos del sector artístico (18.000 m2).

* Atracción de ingresos adicionales por Turismo por $ 15.200 millones.

* Generación de infraestructura turística en el Distrito de las Artes (10 hoteles y 200 locales gastronómicos) (50.000 m2).

* “Creación de valor por U$S 108 millones.

 “Incentivos”     

* Exención del impuesto a los ingresos brutos por un plazo de 15 años.

*Exención a los impuestos a los sellos y ABL durante 15 años.

*Ampliación de la Ley de Promoción Cultural (conocida como Ley de Mecenazgo).

*Terceros comprometidos: Crédito fiscal de IIBB del 25% del monto invertido en actividades culturales.

El proyecto en cuestión fue aprobado en su primera lectura (falta audiencia pública y aprobación final) en la polémica sesión del 1º de noviembre de este año, junto con otras once leyes. El paquete acordado entre los bloques mayoritarios (PRO-FPV) integró también la venta del Edificio del Plata para financiar la construcción de un “Centro Cívico” en Barracas, la rezonificación de terrenos pertenecientes al ferrocarril en Liniers, Caballito y Palermo para dedicarlos a proyectos inmobiliarios, como el centro comercial que la empresa IRSA construye frente a la nueva sede del Conicet, el  endeudamiento por 300 millones de dólares para obras en el “Arroyo Vega” sin tener ni siquiera licitada la obra y se habilitó el proyecto de “Santa María del Buen Ayre” para la construcción de un mega proyecto inmobiliario en la Costanera Sur, en el predio de la ex Ciudad Deportiva de Boca Juniors. 

 LA LEY TINELLI -SUAR

El año pasado la Ciudad creó el en Distrito Audiovisual, que abarca los barrios de Colegiales, Palermo, Chacarita, Villa Urquiza, Villa Ortúzar, Agronomía y La Paternal. Las empresas productoras “radicadas o a radicar” aprovechan desde entonces reducciones impositivas, beneficiándose entre otras grandes productoras: Ideas del Sur, de Marcelo Tinelli, Pol-Ka, de Adrián Suar, o GP, de Gastón Portal, que ya funcionaban en esa zona, a pesar de que el 90% de la actividad está acaparada por pymes y sólo 90 de las 400 firmas audiovisuales de la Capital Federal (menos del 25%) se encuentran dentro de los límites del nuevo polo.

 

  

 

 

 

 

Compartir!

Comentarios

Comentarios