El Isauro en tiempos de Pandemia

Compartir!

Si bien los alumnos reciben una “canasta alimentaria” con alimentos no perecederos cada 15 días como el resto de las instituciones públicas, esta ayuda no resolvería el problema de una población integrada con pibes/as en situación de calle. Dialogamos con Susana Reyes, Directora del Centro Educativo Isauro Arancibia (IA)   

Los miércoles 15 y 29 de abril el gobierno porteño puso a disposición 400 bolsones alimentarios para los estudiantes que fueron repartidos por la comunidad educativa del Isauro.

A las puertas del edificio de la Avenida Paseo Colón 1318 no solo se acercan por la ayuda alimentaria  los alumnos del “Isauro”, sino que también asisten vecinos del barrio y de las cercanías. Decenas de recicladores o changarines se encuentran impedidos para trabajar por la cuarentena, y por lo tanto se les dificulta el sustento diario. Estos operativos se realizan en todas las escuela públicas, sin embargo prefieren convocarse en este establecimiento que consideran como referencia de asistencia para familias en situación vulnerabilidad.

Veinte alumnos del Isauro se encuentran viviendo en el Centro de Integración Social, Milagro Sala, ubicado en el Pasaje Prudan 1250 (San Cristóbal) Se trata de una asociación civil creada por los maestros y maestras del colegio, que funciona como hogar de tránsito y es esencial en estos tiempos signados por la cuarentena.

Muchos estudiantes del IA residen en “hoteles”, a veces hacinados y compartiendo un baño entre varias familias; otros directamente sobreviven en situación de calle. Los bolsones no contienen artículos de limpieza o de higiene personal y los sitos que utilizan para lavarse la cara, cepillarse los dientes y si tienen suerte darse una ducha, están cerrados. La estación de servicio de la Av. Independencia y Paseo Colón y el Mc Donalds con entrada sobre la calle Giuffra ya no son opción para siquiera utilizar sus baños.

Susana, nos dice con dolor que “están acostumbrados a sufrir fiebre y no ir al médico” y mucho menos se acercarían a un hospital. Naturalizan el dolor y el abandono y por ello pasan sus gripes y sus fiebres en la calle. Este último mes la alimentación por obvias razones ha desmejorado, y sus cuerpos debilitados con años de “jalar poxi” y otras sustancias, confirman pulmones deteriorados con las consiguientes enfermedades respiratorias. En el contexto del peligro de infecciones del Covid-19, estos pibes/as están a la deriva y sus dolencias aumentan el riesgo de enfermar, y si esto último sucede la evolución del virus en estos casos significarían cuadros de mayor gravedad.

Para colaborar con la Asociación Civil Isauro Arancibia mensualmente, ingresá al siguiente link: http://isauroarancibia.org.ar/colabora/

Sin cobertura sanitaria el Isauro se constituye como uno de los pocos sitios que los contiene, pero por la cuarentena abre sus puertas solo dos veces por mes, y por la imposibilidad material de sus alumnos (PC, TV, smartphones con conectividad, etc) es imposible el dictado de clases virtuales.

Las imágenes de personas en situación de calle y alumnos del IA retirando los bolsones alimentarios son elocuentes. Ante la emergencia Reyes, solicita mayor cantidad de raciones que contengan además artículos de higiene y de limpieza; y material sanitario (barbijos, alcohol en gel) para los docentes que participan de estos operativos. La Directora del “Isauro”, aclara que este pedido es por la particular coyuntura, ya que sus reclamos son más de “fondo” y tienen que ver con una gestión educativa que cuestiona.-

“CENTROS DE INCLUSIÓN
El gobierno porteño habilitó siete nuevos paradores para personas en situación de calle que se suman a los 33 “Centros de Inclusión Social” que funcionan regularmente. El más cercano está ubicado en Polideportivo Martín Fierro en Oruro 1310 (San Cristóbal) y está preparado para alojar hasta 100 hombres mayores de edad. Las niñas, niños y adolescentes de entre 11 y 18 años en situación de calle deben cumplir el aislamiento social obligatorio Centro de Atención Integral a la Niñez y Adolescencia en Calle (CAINA) y del Centro de Día y Noche “La Boquita”, ambos dependientes de la Dirección de Niñez del Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat de CABA. Un comunicado difundido por el “Colectivo de trabajadores y Trabajadoras” de ambos centros asistenciales advierten “que están ingresando jóvenes que no vienen realizando aislamiento a dispositivos donde vienen cumpliendo cuarentena total otros niños en situación de calle”. Por ese motivo plantean “la urgencia de habilitar nuevos Paradores de Emergencia ante la crisis sanitaria, para garantizar la cuarentena del conjunto de la población en calle”. Ratificaron que con sólo dos centros de atención “no se puede garantizar la cuarentena hacia la totalidad niñxs y adolescentes en situación de calle” en la Ciudad de Buenos Aires.

Imágenes: Comunidad Educativa Isauro Arancibia

Compartir!

Comentarios

Comentarios