Goleada Candombera para volver a soñar

Compartir!

Ninguno de los veintidós jugadores, lo vio jugar, pero un cerrado aplauso partió de los mismos en el minuto de silencio previo al partido, la visita, porque era el padre del presidente del club, los locales, porque se les habrá impregnado en el alma, la bandera que exhibían posando para los reporteros gráficos, en alusión a Rilo, que decía “Guerrero del ’75”.

lu04

En los noventa de juego un solo equipo en la cancha, San Telmo mostró desde el vamos cuales eran sus intenciones, ante un dubitativo Luján, bastó el golazo de Jonathan Caprarullo desde tres cuarto de cancha, tremendo bombazo al palo izquierdo del arquero, para que el equipo del Lobo Zerillo se sintiera ganador.

San Telmo era más, y apretaba en todos los sectores, los centrales de Luján invitaban a incursionarse en el área, y pese al constante asedio, terminar el primer tiempo con un mezquino 1a0.

En segundo tiempo duró solo doce minutos, bastó que Cristian Leiva estirara las cifras, para que el chofer del micro visitante, pusiera a calentar el micro para emprender el viaje a la basílica.

Para que no quedara duda alguna, Ricardo Segundo en el día de su partido Nº 100 con la de Telmo, la paró un par de metros fuera el área, y sacó un tremendo bombazo, para terminar el partido mucho antes y para que el Lobo Zerillo sacara al Colo Zuleta para que todo el estadio de pie lo aplaudiera.

Luján luego del tercer gol, se acordó a que venía, demasiado tarde, porque el Lobo, sacaba a los dos delanteros para cuidarlos para el próximo partido y metía otros dos, uno de ellos, el Loco Acevedo, ponía el cuarto, pero el línea Gabriel Bravo, levantando la bandera marcaba posición adelantada, pareció decir, basta, tres a cero es lo más decoroso para la sombra del equipo que os venciera la primera rueda, y Damián Rubino marcó el centro del campo de juego. para el festejo mesurado entre los jugadores y el público asistente.

Texto: Enrique Castagniaro. Fotos: soydetelmo.com.ar 
Compartir!

Comentarios

Comentarios