MODELO DE CIUDAD AGRESIVO AL PATRIMONIO Y LOS CIUDADANOS

Compartir!

Se acentúa el proceso de aparición de megatorres en el Centro Histórico y aledaños. Al ya conocido caso de la torre Quartier San Telmo de Garay y Chacabuco, se agregan otras tres: torre Raghsa (Av. Belgrano 931): 28 pisos; torre “Alto Grande Alsina” – (Alsina 730): 28 pisos y torre “Alto Grande Arte” (Bartolomé Mitre 1444): 20 pisos.
 
Las torres de perímetro libre construyen un modelo de ciudad propios de un área de renovación urbana, como lo es Catalinas Norte, pero lo que es correcto allí, no lo es en el Centro Histórico. En cambio, lo que se gesta es la destrucción de un espacio simbólico y significante, con parámetros definidos y particularmente respetados, y su realización constituye la consolidación de un no lugar.
Se inmortalizarán para siempre las enormes medianeras existentes que quedan expuestas en el resto de la manzana, así como la eterna polución del cono de sombras sobre las edificaciones aledañas.
El frente del terreno, alcanza mediante el "englobamiento parcelario", según el Código de Planeamiento Urbano, casi la totalidad de la cuadra en su desarrollo sobre la avenida, lo cual lo convierte en uno de los frentes continuos más largos de la ciudad, fragmentando el concepto de manzana.
 
Las torres de perímetro libre en sectores consolidados con edificación de altura baja o media construida entre medianeras, provoca importantes disrupciones morfológicas. De esta manera el tejido edificado se fragmenta irremediablemente ya que muy rara vez se logra la sustitución completa de un tipo constructivo por otro. Además esto repercute no sólo en una manzana o una zona, sino en la ciudad toda, ya que se pierde la fisonomía y el carácter propio de cada barrio.
Epszteyn, Gómez Coronado, Blanco y García Espil en una charla organizada por AM. Foto: Sandra Cartasso.
 
El Estado, en la mayoría de los casos, reduce su rol a verificar el cumplimiento de las normas. Sin embargo, estas cuestiones aparentemente técnicas repercuten drásticamente en la conformación de la ciudad y en consecuencia, en la vida de sus habitantes, por lo que el Estado debería ejercer un papel activo en defensa del bien común estableciendo criterios y dirigiendo acciones.
Para evitar la concreción, del relato anticipatorio propio de la ciencia ficción, que se describe en las fojas del expediente, la justicia hace lugar a la siguiente medida: BASTA DE DEMOLER C/ GCBA S/AMPARO (ART. 14 CCABA) " Buenos Aires, 27 de mayo de 2010. Atento el incumplimiento se impone una multa de DIEZ MIL pesos (10.000$) en forma personal en la cabeza del Sr. Director General de DGFyCO, Señor José Báez y solidariamente a la demandada. Asimismo, intímase nuevamente al GCBA para que en el término de 24 hs remita el expediente administrativo…bajo apercibimiento de secuestro y de aplicar una nueva multa…y remitir los antecedentes a la Justicia Penal." Fdo. Juez Hugo Ricardo Zuleta.
 
Esta es nuestra manera, como ONG, de garantizar la plena salvaguardia del patrimonio tangible e intangible, ejercitando un derecho presente de las generaciones futuras.
                                                                                                                                                                                                 Arq. Carlos A. Blanco.
                                                                                                                                                                                                 ONG Basta de Demoler
 
Teatro Opera: Llovieron críticas de la opinión pública por su cambio de nombre y también como repudio a esta medida, Eternautas y b!d organizaron una manifestación en la cual se informó al público de la situación. Afortunadamente hace unos días el Citybank repuso el cartel original OPERA en la fachada.
 
Confitería del Molino: b!d organizó una convocatoria que incluyó un té en la puerta para dar a conocer los tres proyectos legislativos que prevén la salvaguarda de este edificio art nouveau. Sin embargo falta de mantenimiento por parte de sus propietarios, sin darle un uso que lo reviva derivará indefectiblemente en la destrucción de esta pieza fundamental del patrimonio porteño.

Compartir!

Comentarios

Comentarios