Ayer jugador, hoy DT y desde siempre amor por el barrio de San Telmo

Compartir!

Pablo Javier Frontini (36) nació el 7 de marzo de 1983. Su primer hogar donde aún reside parte de su familia está ubicado en la calle Piedras (entre Estados Unidos e Independencia) Una vida íntimamente ligada a San Telmo, y de manera imprevista el club del barrio le confiere una responsabilidad que asumió sin dudar un instante.

Pocos saben que el experimentado jugador de muy buenos torneos en el Candombero, conoce con detalles las callecitas del barrio, porque las viene pateando de pibito. Cursó estudios primarios y secundarios en el Colegio Santa Catalina (Piedras 1527) La esquina de Brasil y Piedras fue testigo de las largas horas de juntada de alumnos que estudiaban en la casa salesiana. Sus amigos de la vida son de esa etapa y hasta crearon un grupo de whatsapp donde los recuerdos afloran con la muchachada que se juntaba a metros de la Farmacia de la calle Brasil frente al Santa Catalina.

“Frontini en la esquina del domicilio donde se crió y aún vive su padre”

Con muchos de ellos compartió la pasión por el fútbol, de hecho se consagraron campeones del torneo intercolegial cuando cursaban 7º grado. Los docentes de aquella época al leer esta nota, seguramente recordarán esta camada de estudiantes que en 4º año por ejemplo hicieron “travesuras de todos los colores”. Alguna vez la mamá de Pablo tuvo que retirar a la “blanca palomita” antes de finalizar la jornada escolar. De todas formas se recibió de “Bachiller” en el Instituto River Plate que es el club donde tuvo su primer contrato profesional.

Curiosamente no comenzó sus primeros palotes como jugador en clubes del barrio. Arrancó en la categoría Baby Fútbol en Biblioteca Popular Avellaneda, Villa Sahores de Villa Crespo y GEBA. Cuando se probó y entrenó en San Lorenzo, asistía al predio de avenida Fernández de la Cruz 2145 en el colectivo 143 que tomaba en la avenida Garay entre Tacuarí y Piedras. Pero era muy desgastante para un pibe que extrañaba a sus amigos y no fueron pocas las oportunidades que se mandó “un faltazo” sin aviso para juntarse con “los pibes del Santa”.

La historia de Pablo Frontini (36) está íntimamente ligada al colegio. Su esposa, Candela Aguirre (36) fue nombrada en diciembre pasado, coordinadora del CENDEP (Centro deportivo) o sea de todas las actividades deportivas existentes más el Taller de Comedia Musical. Sus hijos, Catalina (10) y Lucas (6) como no podría ser de otra manera también asisten a esta casa de estudios.

Un amigo de Pablo fichó en Huracán e intentó probar suerte en el club de Parque Patricios. No pudo ser, le dijeron que estaba “gordo” y regresó a su casa destrozado. Al otro día comenzó un régimen, se entrenó por su cuenta y no paró más. Su padre “Tito” (69) que alguna vez calzó botines para defender los colores de Atlanta en 1º división, por intermedio de conocidos del ambiente del fútbol consiguió que lo prueben en River. El profesionalismo antes que la pasión, es oportuno aclarar que los Frontini son muy “bosteros”.

«De los técnicos que tuve rescato, entre varios que me ayudaron, a Guillermo Hoyos (Hoy Aldosivi) él me abrió la cabeza en cuanto a muchas cosas».

A la brevedad fichó para la sexta división. En ese entonces con tan solo 16 años y con poca experiencia competitiva arrancó su carrera de profesional. Tuvo como compañeros en esta primera etapa a Fernando Cavenaghi, Gastón “La Gata” Fernández, Lucas Mareque, Osmar “El Malevo” Ferreyra, entre otros. Bajo la conducción técnica de Manuel Pellegrini, debutó a los 20 años (2003) en la Cancha de Chacarita. Fue victoria funebrera por la mínima diferencia. No tuvo continuidad y con la llegada de Leonardo Astrada como DT solo fue convocado para algunos cotejos de los torneos de verano.

“En un oportunidad le cambie la camiseta a Riquelme cuando él  jugaba para Boca y yo para Gimnasia de Jujuy. Un año más tarde, cuando Román estaba en Argentinos Juniors también cambiamos remeras esta vez durante mi paso por Ferro. Mi foto de perfil en Instagram es de una jugada de ese partido…él presionándome y yo aguantando la pelota”

En 2006 se incorporó a Instituto de Córdoba y más tarde en Gimnasia y Esgrima de Jujuy. Frontini cultivó un extenso vitae que apenas repasaremos: San Martín de San Juan, Defensa y Justicia, Anorthosis Famagusta (Chipre), Bolívar (Bolivia), Once Caldas (Colombia), Ferro, All Boys y San Telmo.

Fue compañero de muchos de los jugadores del Club de Floresta que debió enfrentar en la final por el ascenso el año pasado. “Estaba seguro, no tenía dudas que dábamos la vuelta en La Isla, una distracción nos costó el ascenso” asegura Pablo.  

Se recibió de Director Técnico a los 34 años, y compartió cursada con otros profesionales como Santiago Silva, Cristian Tula y Nahuel Benítez. La vida activa de los jugadores es corta, por ello Pablo estaba preparando su retiro pero siempre ligado a su pasión. También se anotó en el Círculo de Periodista Deportivos, carrera que solo le falta un año de cursada para recibirse.

Los simpatizantes santelminos terminaron el año con la clasificación en la última fecha para disputar la Copa Argentina. El 24 de enero Fabián Lisa envió un saludo navideño que fue subido a las cuentas de redes sociales del CAST. Nada hacía prever que aceptaría la oferta de Atlanta para dirigir el club de Villa Crespo. Un abrir y cerrar de ojos y todo cambió.

La última semana de diciembre encontró a la Familia Frontini disfrutando de merecidas vacaciones en Mar del Plata. “Parece que renunció Lisa (Fabián)” le dijo Marcelo Ríos (hijo de Carlos, histórico dirigente del CAST) Se encontraron de forma casual en un balneario, y ahí sin más se pusieron a leer notas de diferentes sites digitales con noticia del ascenso. ¿Estás dispuesto a retirarte como jugador profesional del fútbol y hacerte cargo como DT?”, le consultó su amigo Mariano López (Productor del programa No Todo Pasa –TyC Sports) “Dije que sí automáticamente” asegura Pablo. Y esta info llegó a las oficinas de Perú 1360 donde la dirigencia Candombera trabajaba a contrareloj para conseguir el reemplazo del CT.

El jueves 2 de enero Pablo recibió la esperada comunicación. Sebastián Cisneros uno de los hombres encargados de estas sensibles negociaciones, y le confirmó que estaban pensando la posibilidad de contratarlo como DT. Acordaron una reunión junto a su representante, pero sin perder un minuto de tiempo comenzó a estructurar su futuro cuerpo técnico (ver destacado) mientras el club trabajaba la desvinculación de Lisa que tuvo algún chisporroteo, no solo por la inesperada decisión sino por temas económicos.

Cuerpo Técnico:
Emanuel Rivero (Preparador Físico)
Gustavo Gallego y Matías Farao (Ayudantes de Campo)
Matías Caminos (Entrenador de Arqueros)

Foto Adrián Bevilacqua

«Por el modo de trabajar, considero que Fabián y su equipo está maduro para subir de categoría. Continuó a mitad de año pese a que tenía algunas ofertas. Lo entiendo al club, pero también lo entiendo a Lisa» dice Pablo y con esto prefiere dejar atrás toda polémica para dedicarse de lleno al proyecto futbolístico del Club.

El desafío no es menor y no abundan antecedentes. Lo cierto es que Pablo tendrá que dirigir a sus propios ex compañeros, y acá entra a jugar la personalidad y se pondrá a prueba si está capacitado para conducir al grupo.

El joven Jerónimo Porto Lapegue ya firmó para San Lorenzo. César Susmel a Rivadavia de Lincoln y el propio Frontini son las bajas del equipo. “San Telmo se caracteriza por pagar a los jugadores en tiempo y en forma, por eso mucho quieren venir acá, pero también me consta que no se hacen locuras y el presupuesto es muy ajustado” asegura Frontini. La necesidad de un marcador central obviamente es prioridad y por ello a partir del 13 de enero por pedido del nuevo DT se suma Sebastián Ibars (29) proveniente del Flamurtari FC (Albania) con pasado en Almirante Brown y All Boys.

Frontini tiene recorrido, le tocó buenas y malas; pero le cuesta recordar el apoyo y cariño de una hinchada para con un equipo, teniendo en cuenta que en la última etapa se llegaron a perder cuatro partidos consecutivos. Entiende que el equipo tiene crédito en la gente pero lo tendrá que mantener con resultados. Están todas las cartas echadas. No queda otra que laburar y que también acompañe un poquito la suerte.

Un mensaje para el pueblo Candombero:
“A quienes puedan dar una mano en el club, por mínima que sea ayuda y mucho. Desde participar un festival del día del niño, aportar en las rifas o convocatoria solidarias, hasta colaborar con las obras que se hacen el estadio y en la sede para que los jugadores tengan una buena estadía. La dirigencia está haciendo un esfuerzo importante por mencionar algunas cosas: el predio del Mercado Central que es muy cómodo. También solicité refuerzo adicional en los desayunos para una mejor nutrición y se está cumpliendo. ¿Se puede mejorar algunas cosas? Sí, siempre queremos un poco más, pero con este equipo y con las mismas condiciones estuvimos a un paso del ascenso. Nuestro sueño es ver a San Telmo en la B nacional y tengan seguridad que vamos poner todo lo que hay que poner para lograrlo”.   

Compartir!

Comentarios

Comentarios