27/05/2024

«OPERATIVO DESGASTE»

Compartir!

La comunidad de la Escuela «Isauro Arancibia» acusa al Gobierno porteño de dejar «en situación de calle» a los chicos que asisten a la institución, si prospera proyecto de ensanchamiento para implantar un nuevo “Sistema de Metrobus” en la Av. Paseo Colón.

Los funcionarios macristas como en tantas otras ocasiones prefirieron -en el mejor de los casos- la negociación individual con los futuros expropiados, que el debate público y colectivo con la comunidad cuya opinión una vez más no fue consultada.

El «Isauro Arancibia»que alberga 180 chicos y adultos sin hogar, no sería el único sitio afectado; el Gobierno de la Ciudad envió sendas intimaciones a vecinos, comercios, empresas, instituciones educativas y organizaciones sociales para que desalojen edificios ubicados en diferentes sectores de la avenida para su posterior demolición (ver apartado).

El Ejecutivo porteño contaba con una partida presupuestaria aprobada por la Legislatura en el año 2010 para ejecutar obras de remodelación del edificio del«Isauro Arancibia» en la Av. Paseo Colón 1318. Los docentes esperaron infructuosamente la iniciación de los trabajos que estaban previstos para el mes de enero de este año. Por el contrario, desde el área de Educación del gobierno CABA adelantaron informalmente que las refacciones del inmueble no se realizarían porque la institución sería reubicada.

«Hablé con funcionarios del Ministerio de Educación para reclamarles que tenían que comenzar las obras prometidas para remodelar la escuela. Y me contestaron que para qué las iban a hacer, si nos tendremos que ir de acá» asegura la Directora Reyes 

Sin notificación oficial, y con la incertidumbre propia de un situación que docentes y alumnos no merecen transitar, decidieron convocar semanas atrás una jornada de protesta frente a la escuela. «Los espacios de los pibes no se tocan», fue la consigna que difundieron estudiantes y docentes del instituto.«Queremos saber por dónde pasará exactamente el Metrobus», exigió la directora desde el escenario. A esta altura parece increíble, pero poco se sabe de este proyecto que impactará no solo en los frentistas de la avenida sino también al resto de los vecinos, que ni siquiera saben por donde será el recorrido de las líneas de colectivo de la zona.

El jueves 6 de marzo pasado el Jefe de Gabinete porteño Horacio Rodríguez Larreta dialogó con un grupo de vecinos en la sede de los Bomberos Voluntarios de San Telmo y Puerto Madero (Balcarce 1249). Ante el requerimiento de varios de los presentes que consultaron sobre el proyecto de Metrobus, el precandidato a suceder a Mauricio Macri propuso organizar una reunión especifica y con funcionarios relacionados con la iniciativa «que no debería pasar de una semana».

El Director General de Transporte porteño, Guillermo Krantzer, presente en el debate, se retiró antes de su finalización. Larreta entonces señaló a un asistente quien fue  abordado por los interesados, que se comprobó rápidamente no tenía respuesta para resolver el desprolijo pedido de último momento del Jefe de Gabinete. La posta quedó a cargo de Cristina Brunet. presidenta de la Comuna 1, quien acordó reservar el Centro Cultural Fortunato Lacamera(Av San Juan 353)  para el Miércoles 12 de marzo. Pero no pudo ser. Esa fecha los funcionarios tenían comprometida su agenda para una reunión con vecinos de Plaza Lavalle. Entonces, la reunión fue reconvenida por intermedio de Brunet para el lunes 17 en la sede del micro centro del Banco Ciudad.

En momentos que este medio se aprestaba a difundir lo resuelto, fue nuevamente suspendida por la Comuna. La falta de respeto al vecino en principio parece innecesaria, ya que seguramente el «Metrobus» es quizás una de las propuestas con mayor consenso social de los porteños. De hecho, la ampliación de este corredor rápido para colectivos en otros barrios mejoraría la performance electoral del PRO.   

Una posible explicación sea que este tipo de «desprolijidades» tenga que ver con una estrategia de desgaste que socave aquellas voces de los proyectos oficialistas. Sin debate público, y ante negociaciones particulares, un sector de los afectados creó la «Comisión de Defensa de la Av. Paseo Colón» (CDPC) que se reúne periódicamente en la Asamblea de San Telmo. Desde ese ámbito se convocaron varios cortes de tránsito en la intersección de esa avenida y la calle Humberto Primo.

Por otra parte para «revertir el desfinanciamiento y evitar el cierre», desde el Isauro Arancibia junto a la Comisión de Trabajo y Consenso de ex CCDTyE «Atlético», la Asamblea Plaza Dorrego y el CAINA realizaron un festival por la defensa del espacio educativo el Martes 8 de julio en la Av Paseo Colón y Cochabamaba.-

———————————————————————————————————————————————————————————————

Susana Reyes

Susana Reyes, es una sobreviviente del centro clandestino de detención y tortura «El Vesubio» (La Tablada en el Partido de la Matanza). Su Compañero en aquellos tiempos se llamaba Osvaldo Víctor Mantello, fue desaparecido en 1977 durante la dictadura militar e identificado en septiembre de 2009 por el Equipo Argentino de Antropología Forense. Susana y Osvaldo se conocieron en 1974 en una unidad básica de la Juventud Peronista que impulsaba actividades de alfabetización en diferentes inquilinatos de Buenos Aires. Estaba embarazada de cuatro meses cuando fue secuestrada y cuatro meses después la llevaron a parir a Campo de Mayo. Fue liberada en la noche del 16 de septiembre de 1977, el mismo día que cumplía 21 años.

———–————————————————————————————————-

FOTO IASURO2280_1072162676_n

Isauro Arancibia  (25 de marzo de 1926 – 24 de marzo de 1976) fue un maestro y dirigente  sindical  argentino, oriundo de Monteros,  Tucumán. Fue co fundador de la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA), asesinado el día del  último golpe de Estado en la Argentina. En la noche del 24 de Marzo de 1976, un grupo de tareas integrado por policías y civiles irrumpió en el local de la  Agremiación de Trabajadores de la Educación Provincial (ATEP), donde Arancibia vivía junto a su hermano Arturo. Con dos escopetas de caza, resistieron y dieron muerte a uno de los asesinos, antes de ser masacrados. El cuerpo de Isauro tenía ciento veinte balazos y el de su hermano, setenta. En su homenaje, una decena de escuelas argentinas llevan su nombre, al igual que el auditorio de la  Central de los Trabajadores Argentinos  y diversas agrupaciones sindicales docentes.

Compartir!

Comentarios

Comentarios