16/06/2024

El crecimiento asimétrico en barrios con promoción turística

Compartir!

Plaza Dorrego. Humberto 1° y Defensa
Plaza Dorrego. Humberto 1° y Defensa

Argentina experimentó en diciembre 2001 una crisis global (económica, política, social y cultural). Cuatro presidentes en menos de una semana, hasta que finalmente asumió Eduardo Duhalde, quien debutara con un combo inolvidable: devaluación del peso, la pesificación de las deudas y el congelamiento de los depósitos en dólares a largo plazo. La industria del turismo creció desde entonces de manera exponencial; sólo en el primer semestre de 2006 ingresaron al país 883.380 extranjeros. El tipo de cambio del peso depreciado favoreció en barrios históricos-turísticos, actividades comerciales relacionadas con el turismo; llámese alquileres temporales, hotelería, gastronomía, anticuarios, librerías, etc. La mayoría de los mencionados emprendimientos son financiados por inversionistas que viven en barrios norteños; lejos muy lejos de las callecitas mal-adoquinadas de los barrios sureños. El impacto es fortísimo. El costo de vida se incrementa a tal punto que se vuelve  insostenible para los vecinos de menor poder adquisitivo.

Los habitantes tradicionales deben mudarse a barrios aledaños porque no pueden solventar semejantes aumentos de los alquileres, o bien desmejoran su calidad de vida en viviendas más reducidas. El desarraigo de familias de más de 20, 30, o 40 años en el barrio dejó de ser curiosidad para transformarse en regla. En San Telmo cenar en familia en un “Resto” se ha convertido en una actividad suntuosa.

La mesa de debate para discutir sobre el tránsito en el casco histórico (ver pág 2), es sintomático del crecimiento asimétrico. El casco histórico por su cercanía a la City porteña engrosó los límites del macrocentro porteño. De esta manera miles de vehículos inundan diariamente sus calles y ocupan hasta el último reducto de estacionamiento. Obviamente el precio de las cocheras que en el año 2001 tenían un costo promedio de $120 y la hora $3; aumentaron en la actualidad a valores que oscilan entre $220 y $300. Puerto Madero se transformó en un barrio dormitorio de automóviles que provienen principalmente de los barrios más acomodados del norte de la ciudad y conourbano bonaerense. Una vez más el vecino de San Telmo y Monserrat debe asimilar estos aumentos.

Nuestro país reclama una urgente reforma impositiva, eso es indiscutible. En este caso, para los que transitamos la mayoría de nuestras horas-vidas en este terruño (incluidos los comerciantes por supuesto), no pedimos el diseño deimpuestos de retención de ganancias similares a los que se aplican a los ahora hipermillonarios sojeros. Pero sí pedimos una compensación. En sitios turísticos como “Bariloche”, los autóctonos del lugar contienen una extensa lista de buenos tratos, como por ejemplo descuentos en entradas de boliches, restoranes, actividades recreativas, estacionamientos, etc. etc. Entiéndase bien la propuesta debe orientarse a compensación a modo de distribución de riqueza. La ecuación significaría comerciantes ricos = vecinos compensados. Nada más.

* Gabriel Santagata.
Director de Alerta Militante

Compartir!

Comentarios

Comentarios