13/04/2024

VECINOS DE BARRACAS PROTESTAN POR EL TRANSITO PESADO

Compartir!

Barracas, por su proximidad al Puerto de la Boca y a la zona fabril de Avellaneda, se caracteriza históricamente por un importante tránsito de camiones de carga. Pero el problema se agrava a partir de 1999 a partir de una modificación a la normativa que regía entonces que impidió que los vehículos pesados circulen por Pedro de Mendoza (Avenida que bordea el Riachuelo). La iniciativa se fundamentó como fomento para el turismo en el barrio de La Boca.

Las interminables caravanas de acoplados comenzaron a circular por las avenidas y calles mas transitadas por los vecinos. En septiembre de 2006, la empresa AUSA dependiente del Gobierno porteño, inauguró una nueva bajada y subida en la Avenida 9 de Julio Sur (altura de la calle Suárez) y las quejas de los vecinos se propagaron. La congestión que provocan los camiones que suben a la autopista, se le suma ahora los que bajan y toman la calle Suárez hacia la avenida Patricios, y los que cruzan Suárez directamente.

Los habitantes que deban transitar por estas calles deberán tener muchas precauciones en estas esquinas en donde se cruzan vehículos de gran porte en tres direcciones al mismo tiempo. Por supuesto las denuncias sobre ruidos molestos y contaminación del ambiente por el humo que despiden los camiones no se hicieron esperar. El tránsito pesado provoca contaminación sonora con ruidos superiores a los máximos recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que ubica el límite de lo tolerable en 70 decibeles. Se suman a esto el aire viciado por emanaciones tóxicas, las vibraciones y trepidaciones que provocan roturas en las viviendas -según los vecinos-, la falta de control y cumplimiento de la señalización vial, el deterioro sanitario, la imposibilidad de estacionamiento y la devaluación de las propiedades. La formula parece repetirse, y muchas de las propuestas de los damnificados entienden que la solución vuelvan a circular por las avenidas que circundan los límites de la Ciudad.

El nombre del barrio deviene del vocablo “barraca”, que significa: albergue rústico ó edificios en que se depositan cereales, cueros, lanas y otros materiales para comercializar. De esta manera desde sus orígenes toma su denominación a partir de la construcción precaria, a veces utilizadas como viviendas, que se asentaron sobre la orilla del Riachuelo en el Siglo XVII. A partir de la mitad del siglo pasado, Barracas es víctima de diferentes estrategias de reurbanización de la ciudad. Sus fábricas cierran, se inhabilita su estación de trenes, y la construcción de la autopista hace desaparecer muchos edificios.

Compartir!

Comentarios

Comentarios