URBANIZADOS

Compartir!

La obra de urbanización e integración del Barrio Rodrigo Bueno: Comenzaron a levantarse los primeros edificios en el predio emplazado en la Costanera Sur, que deberían estar listos en marzo de 2019 para su entrega a los vecinos.

Tras más de una década de sufrir amenazas de desalojo, finalmente comenzaron las primeras obras en calles y viviendas en el predio. Se trata de la construcción de pilotes de hormigón que serán base de las nuevas edificaciones. Los grandes trazos de este proyecto (presentado ante el Tribunal Superior de Justicia) fueron debatidos en decenas de reuniones que se desarrollaron principalmente en la sede del gobierno porteño de la calle Finochietto 435. Allí se dieron cita autoridades del Ministerio Público de la Defensa, el Comité ejecutivo del cuerpo de delegados de Rodrigo Bueno, representantes del IVC y de la Asesoría General Tutelar entre otros. 

En una de las últimas sesiones del año pasado se trató, en la legislatura porteña, el proyecto de ley que dispone la creación de la «Unidad de Gestión para la Urbanización e Integración socio urbana del barrio» con sede dentro de «Rodrigo Bueno» (BRB). Entre otras funciones el texto menciona que deberá «informar y comunicar a la población del barrio sobre el avance de obras, brindar apoyo para la organización consorcial y realizar el seguimiento ex-post de los mismos durante un plazo no menor a cuatro años», con su correspondiente informe semestral sobre el avance de obras para ser presentado ante la Legislatura.

“Para provocar una integración más fluida con el resto de la ciudad el proyecto prevé la instalación de una feria gastronómica que concentre toda la oferta que hoy tiene el barrio, pero puertas adentro. La proximidad con uno de los ingresos a la reserva ecológica sería aprovechado para atraer a los visitantes quien podrían disfrutar de la la variedad de platos con fuerte influencia del norte argentino y de países limítrofes elaborados por los habitantes de Rodrigo Bueno”

Entre los consensos logrados en dicho espacio institucional, debemos mencionar que las viviendas que vayan liberando los vecinos, aquellas que están en zona inundable, serán demolidas para abrir calles y hacer «esponjamientos», es decir espacios que sirvan para darle aire y luz a las viviendas. Se estima que el macizo habitacional se reducirá entre un 30% y un 50%. Las casas que se mantendrán en pie ingresarán en un proceso de «cicatrización» para mejorar su estructura y el acceso a los servicios.

Actualmente más del 90% de las familias no tiene acceso a la red pública de gas; ninguna cuenta con agua potable del circuito formal, el 38% desagota las cloacas en el río y la conexión a la electricidad es absolutamente informal. En ese sentido el gobierno porteño anunció que se llevará a cabo toda la conexión formal a los servicios públicos (electricidad y gas) y a los tendidos de agua potable y cloacales. De hecho ya se realizaron obras provisorias con servicios de agua potable y mejoramiento en pasillos. Entre todas las partes decidieron un modelo que tenga el menor impacto posible sobre el ambiente, teniendo en cuenta la proximidad con la Reserva Ecológica Costanera Sur. Edificios de hasta tres pisos, una plaza, un espacio verde lineal, un centro cultural, un vivero social y un mirador hacia el Río de la Plata fueron pensados bajo este concepto.

En el asentamiento de avenida España al 3200 viven unas 2700 personas, según un censo oficial que finalizó en septiembre de 2016 (el número pudo haber aumentado por nacimientos o nuevos habitantes). Las primeras familias que serán reubicadas en los departamentos a estrenar son las que actualmente residen en algunas de las 230 casas situadas bajo cota de inundación, con peligro latente ante crecidas del Río de la Plata. Luego se sumarán los vecinos que deban abandonar sus hogares por la demolición prevista para la apertura de calles. Aquellos que permanezcan en el macizo habitacional ya existente tendrán mejoras en la estructura de sus casas. En todos los casos, recibirán el título de propiedad y deberán pagar el inmueble mediante créditos accesibles. Cuánto saldrán estos inmuebles o bajo que parámetros se cotizarán, es arena de otro costal y para esta discusión falta mucho.-


De la Erradicación a al integración
«Primero hay que saber sufrir» inmortalizó Virgilio Expósito en su obra «Naranjo en Flor», frase que bien puede resumir las vivencias de la población de esta zona ribereña porteña. En 2005, el GCABA proyectó la construcción de una especie de Puerto Madero II; las crónicas de la época mencionan que para ello se invertirían unos 500 millones de dólares. 

Los habitantes del barrio se organizaron e interpusieron un recurso de amparo solicitando la nulidad de un decreto sancionado con el objetivo de desocupar la zona. La jueza Elena Liberatori (titular del Juzgado en lo Contencioso Administrativo y Tributario Nº 4 de la CABA) ordenó a principios de 2011 al GCABA que además de efectivizar su integración urbana o social, provea a sus habitantes de servicios básicos, se abstenga de desalojarlos e informe acerca del grado de contaminación en el lugar.»Tanto los desalojos como los subsidios sólo constituyeron políticas de corte expulsivo y que en ningún momento se intentaron políticas de inclusión y de reconocimiento y eficacia el derecho a la vivienda digna» fundamentó en la sentencia Liberatori. El entonces Jefe de Gabinete porteño, Rodríguez Larreta apeló la medida judicial y calificó de «disparate» el fallo de la magistrada, asegurando que el predio se encuentra en una zona donde »no hay infraestructura adecuada para que la gente viva». El 30 de septiembre de 2014 La Sala II de la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad de Buenos Aires resolvió por mayoría, admitir el recurso de apelación presentado por el Gobierno porteño y revocar la resolución que le ordenaba adoptar las medidas necesarias para la integración urbanística y social del barrio Rodrigo Bueno (BRB)

El caso llegó hasta el Tribunal Superior de Justicia donde siguió durmiendo a la espera de una definición que llegó en 2016 cuando el Instituto de la Vivienda anunció los planes de urbanización. En diciembre de 2016 El Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta visitó el barrio. Cuando comenzó la reunión Marino Sosa, miembro de la junta orgánica del cuerpo de delegados, le recordó al Jefe de Gobierno las vicisitudes que debieron transitar para no ser desalojados: »Como nos hiciste sufrir» les espetó sin anestesia ante un Larreta que recibió la queja inmutable.

Durante la gestión de Mauricio Macri en la ciudad, el barrio Rodrigo Bueno no fue incluido en el »Programa de Radicación e Integración de Villas» que la administración dispuso en otros asentamientos porteños, como la villa 31 de Retiro.

Pero con su llegada la primera magistratura porteña, Larreta viró 180 grados y declaró públicamente su propuesta de «integración» de las villas al resto de la Ciudad, y sin pudor alguno se hizo presente en el barrio para debatir cara con los vecinos. –

 

 

Compartir!

Comentarios

Comentarios