Atravesados por la Rejas

Vecinos y organizaciones políticas y sociales de la Comuna 1, denunciaron semanas atrás en un acto público «irregularidades de la obra y las promesas incumplidas por parte del GCBA». AM dialogó con Mauricio García, uno de los referentes de la «Asamblea Parque Lezama». Opinan Ricardo Fuentes y Diego Barovero. Publicado en la edición Gráfica.

AM: En una reciente nota publicada en el matutino La Nación ( ver link) se menciona que «desconocidos» robaron las estatuas de «Rómulo y Remo», parte del conjunto escultórico de la «Loba Romana» emplazado en el tradicional público desde el año 1921.

Mauricio García: Es de público conocimiento entre los vecinos que las partes de Rómulo y Remo son replicas de yeso ya repuestas varias veces desde 2007 y los cuales faltaban desde hace mas de un año. 

Según informaron al matutino «fuentes» de la Subsecretaría de Uso del Espacio Público, la comuna «deberá invertir 100.000 pesos más para su arreglo»; ya que también habrían sido dañados «copones de mármol de Carrara que acompañan el recorrido de los solados internos del espacio verde» así como también parte del equipamiento de los juegos para la tercera edad, canteros, plantas y el techo del refugio de colectivos recientemente instalado en la intersección de las avenidas Paseo Colón y Brasil.
Desde el mes de noviembre (de 2014) los vecinos, a través de la Comisión de Espacio Público del Consejo Consultivo Comunal N°1, venimos esperando una respuesta de la 104 (ley de acceso a la información pública) referido a las demoras de las obras que debieron haber finalizado en la primer semana de diciembre de 2014, tal cual lo estipula la licitación pública 506/2013. Es desde esa fecha que la obra se encuentra retrasada y no como afirma este funcionario (NR se refiere a Patricio Distéfano, Subsecretario de Uso del Espacio Público) que por los últimos hechos de vandalismo denunciados esta semana se hayan producido atrasos en la finalización de las obras.

Siempre siguiendo la nota de la Nación, también se menciona que los trabajadores de «la obra denunciaron haber sido víctimas de intentos de robo y amenazas en los alrededores del parque»
Al mediodía de hoy (NR: se refiere al 27 de enero) en la Comisaría 14, a quien corresponde la Jurisdicción del parque, no había denuncias actuales sobre hechos de vandalismo a los monumentos, copones; como tampoco había radicada ninguna sobre robos a los obreros de la empresa Miavasa, que lleva adelante las obras.

¿En tu opinión, cual sería la motivación por parte del Gobierno porteño para difundir estas denuncias?
La Asamblea cree que esto es parte de una maniobra política ya que desde un comienzo se dijo que las rejas estaban condicionadas a algún hecho de «vandalismo», hechos que denunciaron falsamente desde esa publicación con la sola excusa de volver con la intención del enrejado y además cubrir un adicional de dinero necesario para las obras ya atrasadas.

Desde el comienzo del debate acerca de las obras la Asamblea Parque Lezama rechazó que el tradicional espacio público plaza fuera cercado a lo largo de su perímetro. El Gobierno porteño descartó públicamente el enrejado, por lo menos en la primera etapa. ¿Cómo creen que continuará esta historia?
El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires está presionando en exceso a los vecinos y vecinas con estas acciones, para quienes el parque es el único lugar posible de esparcimiento y recreación durante el verano y los intensos calores, estas jugadas intencionadas de parte del mal Gobierno de la Ciudad son un atropello hacía quienes vivimos en el barrio.

«El Gobierno porteño se comprometió a «no avanzar en las obras de enrejado» hasta una próxima mediación con fecha 23 de Febrero. La Asamblea Parque Lezama suspende momentáneamente las guardias vecinales hasta el próximo 23 de Febrero»

Los fundamentos de la «Asamblea» fueron tratados largamente por AM en los últimos años, sin embargo repasemos en forma sintética el motivo de la oposición al enrejamiento del parque.
Seguimos pensando igual que cuando presentamos el «Plan de Manejo Participativo» (Ver apartado) para el Parque Lezama, que las rejas no solucionan el problema de fondo y analizando las declaraciones decimos que, si a pesar de que el parque está totalmente vallado hace ocho meses, con cámaras ya instaladas y con Policía Federal y Metropolitana adentro, igual nos comentan y denuncian inseguridad, entonces ¿Cuál sería la función y que solucionaría una reja?

Es casi imposible relevar los porcentajes de acuerdo o desacuerdo de los vecinos para con el enrejado de los parques públicos. ¿Consideran que tienen un apoyo mayoritario de los comunidad en cuanto sus reclamos?
El vecindario está ofuscado y molesto porque no pueden usar ni una partecita del Parque. No cumplieron la promesa de sectorizar las obras, para que el parque no quede 100% vallado durante todo el verano, tal cual lo advertíamos y preveíamos. En los últimos días el Gobierno porteño puso en su página una encuesta de enrejado «No o Sí de la Plaza Cecilia Grierson» (Av San Juan al 600) y está dando por 60% que los vecinos no quieren rejas en el barrio.-

La obra originalmente tenía un costo de $23 millones y debería haber concluido en diciembre de 2014. Comenzó en julio del año pasado y la licitación otorgaba cinco meses de plazo para su ejecución. Sin embargo fuentes del gobierno porteño admiten que podría extenderse más allá de marzo y no se sabe cual será el costo final.-

http://www.lanacion.com.ar/1763066-vandalismo-en-el-parque-lezama-la-loba-se-quedo-sin-romulo-y-remo


El jueves 29 de enero la «Asamblea Parque Lezama» convocó a una reunión informativa en la emblemática esquina de Defensa y Brasil.

Los asistentes coincidieron en señalar la falta de voluntad de las autoridades del GCBA en dialogar con los vecinos y promover un debate entre todos, inclusive con quienes aceptan las rejas en el Lezama, para arribar a una propuesta consensuada. Asimismo denunciaron «negociados con los espacios públicos», que se replican en otros parques de la Ciudad y la demora en la ejecución de las obras, de las que, por otra parte, se desconocen en detalle. Mauricio García particularmente acusó al Subsecretario de Espacio Público Patricio Di Stéfano de interesarse solamente en garantizar «el negociado de la licitación del mantenimiento de los espacios verdes de la Ciudad a manos de empresas cercanas al PRO». Dijeron presente en la asamblea María José Lubertino (ex titular del INADI y pre candidata a Jefa de Gobierno por el FPV), Edith Oviedo (Juntista Comuna 1- FPV) miembros de la Asamblea de San Telmo (Av. San Juan y Piedras), de la Asamblea del Pueblo (México y Chacabuco), Eduardo Tissera (Agrupación Kolina FPV). Adhirieron entre otros Asamblea Plaza Dorrego, La Campora San Telmo, Asambleas del Pueblo, Coop. vivienda Ex Padelai, Movimiento Afrocultural, Centro Murga Caprichosos de San Telmo.


Vecinos «montan guardias» 

Al cierre de esta edición el conflicto escaló a un nivel poco recomendable. El martes 10 de febrero por la mañana, operarios contratados por el GCABA comenzaron a implantar rejas en un sector del parque; pero por la tarde un grupo de vecinos les impidió continuar con las obras. Como se mencionó en la nota principal, en principio el enrejado no era parte del proyecto. En 1997, el «Lezama» fue declarado Monumento histórico Nacional, y según los asambleístas, cualquier obra que se realice allí debería ser aprobada por la Comisión Nacional de Museo, lugares y Monumentos Históricos que a la fecha no se expidió sobre el problema en cuestión. Luego de los incidentes, representantes de la Asamblea Parque Lezama fueron recibidos por Patricio Di Stefano (Subsecretario de Uso del Espacio Público) quien les habría confirmado que la comuna piensa seguir adelante con el proyecto las rejas. Los asambleístas realizan por esta horas una «guardia» de 7 a 17 hs (horario laboral de la empresa contratada para las obras) y adelantaron que organizarán un festival para «visibilizar el problema de un parque que hace 8 meses que se encuentra cerrado, cuando tendría que haber terminado en 5 meses, con obras demoradas, con varios errores y roturas que pudimos constatar, reducción de espacios verdes y contra el intento de convertir un parque de todos en un paseo para unos pocos»


OPINIÓN 1

«Para algunos es más facil encerrar el espacio público que hacer docencia ciudadana y vecinal» por Ricardo Fuentes

Enrejar el Parque implica fijar un horario para su ingreso. Actualmente, los espacios públicos con rejas, cierran sus puertas a las 20 hs., horario donde aún hay luz diurna y cuando los vecinos aprovechan para pasear y refrescarse por caminos con frondozas arboledas. Si poner rejas supone mejorar la seguridad de la zona, ¿cómo se garantiza que no roben en los alrededores del parque? Si es para evitar daños en el Parque, ¿por qué no instalan entonces cámaras conectadas on line con la Policía? Si enrejan el Lezama para que no duerman y hagan sus necesidades personas en situación de calle, ¿por qué en cambio no hacen funcionar las redes de contención gubernamental del gobierno porteño? ¿Por que no actúan en forma coordinada asistentes sociales con la Metropolitana? Evidentemente para algunos es más facil encerrar el espacio público que hacer docencia ciudadana y vecinal. Aprender a cuidar lo que pertenece a todos es un principio básico de los pueblos civilizados. ¿Será que hay muchos que descreen de ese principio?


«hay oposición a la medida por parte de organizaciones que no expresan el sentir de los vecinos del parque» Por Diego Barovero

l Gobierno de la Ciudad implementó un plan de recuperación y puesta en valor que para que se haga realidad requiere fuerte intervención estatal y un amplio y sostenido compromiso de la comunidad en su monitoreo, mantenimiento y cuidado. La posibilidad de su enrejado, además de su protección, debe contemplar la recuperación del espíritu original del paseo que en sus orígenes estaba circundado por rejas.

Quienes vivimos en el entorno del Parque Lezama y nos preocupamos por su integridad, sabemos que hay oposición a la medida por parte de organizaciones que no expresan el sentir de los vecinos del parque y que militan políticamente contra la administración de la ciudad, desnaturalizando el espíritu de los auténticos intereses y reclamos de los vecinos del parque. Lo fundamental es recuperar un paseo familiar orgullo de la ciudad, que la acción predatoria de personas y grupos convirtieron hace años en tierra de nadie y coto de caza de intereses comerciales.

 

 

Comentarios

Comentarios