21/05/2024

REABRIO EL BAR BRITANICO

Compartir!
El mítico “Manolo” Pose
Foto Alerta Militante

Juan Pablo Benvenuto, es el legitimo propietario que se negó a renovar el contrato a los históricos gallegos. El sábado 1º de abril de 2006 intentó recuperar la posesión del local, pero se encontró con una tumultuosa reunión de vecinos que se oponían al cierre del establecimiento.

La Secretaría de Cultura porteña intercedió como mediadora, pero nunca logró alcanzar un acuerdo con Benvenuto. La amenaza de cierre llevó a que los vecinos organizarán la firma de un petitorio contra el desalojo (14 mil aproximadamente).

El eje de la discusión pasaba por evitar que la histórica esquina se convirtiera en un cibercafé. Finalmente los tres gallegos decidieron volver a su patria y entregaron las llaves el 23 de junio de 2006. Solo se logró un mínimo compromiso por parte del dueño de no realizar innovaciones que lesionen la estructura del tradicional bar.

Los nuevos locatarios abrieron el 7 de febrero de 2007 y se comprometieron a preservar la identidad y el patrimonio del lugar. El establecimiento conserva su nombre original, sus sillas y sus mesas, y según prometen los nuevos encargados permanecerá abierto en forma ininterrumpida durante las 24 horas.

Entre los cambios más sustanciales que se pueden percibir se puede mencionar el cambio de las cerámicas del piso por baldosas de granito, la instalación de un aire acondicionado; pero quizás lo más chocante es la moderna barra que poco tiene que ver con la original. Las camareras de impecable uniforme contrastan con el clásico guardapolvo desprolijo de sus antiguos ocupantes.

El mítico “Manolo” Pose
El mítico “Manolo” Pose

El bar es una construcción de principios de siglo XX. El verdadero origen del “Británico” es incierto. Para muchos abrió sus puertas en la década del 20 con el nombre de "La Cosechera". Esta pulpería albergó a excombatientes Ingleses de la primera guerra mundial quienes se alojaban en una vieja casona sobre la avenida Garay (en la actualidad Hotel Savalía). Por otra parte en el barrio se había instalado "el conventillo de los ingleses", como lo llamaban los vecinos por ese entonces a la construcción ubicada en Bolívar y Caseros para albergar a los directivos de los Ferrocarriles del Sur  (Empresa de Trenes de origen Británico).

Es probable que los dueños primigenios hayan optado el cambio de nombre de Cosechera por el de “Británico”. Los legendarios arrendatarios provenientes de Galicia; Miñones, Manolo y José, se hicieron cargo del bar por los años ´60 y mantuvieron su estructura básica sin realizar reforma alguna.

Compartir!

Comentarios

Comentarios