«Salvemos al casco histórico»

Un grupo de vecinos de los barrios porteños de Montserrat y San Telmo realizaron un acto para repudiar las obras que se están desarrollando en el marco del “Plan integral” del Gobierno porteño en el Casco Histórico.


La protesta fue convocada Barrios Históricas Vivos. Se trata de un espacio que surge como respuesta “a la destrucción del Casco Histórico que, paulatinamente, lleva adelante el gobierno porteño”. El domingo 14 de agosto a las 15:00 hs se reunieron en la avenida Independencia y Defensa. Entre los diferentes señalamientos de los vecinos se destacó que el Gobierno de la Ciudad incumple normativas vigentes, ya que no podría realizar estas obras en la APH1 (Área de protección Histórica), normativa de protección que “permite preservar no sólo las tipologías catalogadas y la escala de sus entornos, sino también el espacio público”

En balcones de edificio de la calle Defensa algunos frentistas colgaron carteles de color celeste con la frase «Paren de arruinar nuestra calidad de vida» y «No al patio de comidas en las calles del casco histórico».

Los vecinos enfatizaron que esta obra afectará no solo a la circulación de transporte público en el barrio, sino también a la recolección de residuos. Además se manifestaron en oposición al “exceso de autorizaciones para extender casillas gastronómicas sobre calles y veredas, que no regula, están propiciando, además de una proliferación basura y ratas, una alienante contaminación sonora, que perturba la vida los habitantes”. Recordemos que los comercios con decks suelen ofrecer música funcional desde parlantes y amplificadores.

Mientras tanto el gobierno porteño avanza con las obras para nivelar calzadas, adoquinarlas y emplazar bolardos en diferentes tramos de la calle Bolívar.