21/04/2024

La cueva del peludo

Compartir!

El domingo 3 de julio se realizó un homenaje por el 89 aniversario del fallecimiento de Hipólito Yrigoyen. Sirvió para presentar la puesta en valor y restauración del monolito y las placas que señalan el solar donde se hallaba la casa de la calle Brasil 1039, que habitó el Caudillo en el barrio de Constitución.


Organizado por el Instituto Nacional Yrigoyeneano el acto contó con la colaboración de la Comuna 1 a través de la juntista Florencia Deich del bloque UCR.

Hicieron uso de la palabra el presidente del Instituto Nacional Yrigoyeneano Diego Barovero, la presidenta del Comité Capital Mariela Coletta, la juntista Florencia Deich y la diputada nacional Lorena Matzen (UCR Río Negro)

También se hizo presente el secretario general de la UCR Hernán Najenson, Luis Carzoglio (ex juez) el embajador Miguel Ángel Espeche Gil (ex presidente del Instituto Yrigoyeneano) y numerosos dirigentes y militantes de distintas comunas porteñas.-

La salud de Yrigoyen declinó muy pronto por el trato recibido en sus años de prisión tras el golpe militar del 6 de septiembre de 1930. Deprimido y muy enfermo Yrigoyen queda conminado en su casa de la calle Brasil 1039 (entre Bernardo de Irigoyen y Lima) Cuando llega la orden de ponerlo en libertad, solo y con mucha fiebre atina a decir: “Si me permiten, me quedo aquí. Estoy enfermo y no tengo donde ir…” (Félix Luna “Yrigoyen” pp452)  El  caudillo radical fue maltratado hasta el final, ya muy enfermo y desmejorado fallece el 3 de julio de 1933. Inmediatamente una turba de partidarios del conservadurismo, incendió y saqueó su humilde morada al igual que el diario “La Época” y varios comités radicales. Los golpistas se llevaron objetos personales como «trofeos de guerra». La casa de Brasil 1039, fue derribada por la construcción de la Autopista durante la última dictadura militar. 

Compartir!

Comentarios

Comentarios