Rodeado de viejos vinagres

Compartir!

La vieja casona de la calle Alsina 451, último domicilio del genial artista Luca Prodan, fue alquilada por el músico Ariel Bélont. Este lunes por la tarde, el Ministerio de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad, en un nuevo operativo anti grafiti en las calles del Casco Histórico porteño, tapó las inscripciones que en algunos casos databan desde hace 30 años.

La vieja casona de la calle Alsina 451, último domicilio del genial artista Luca Prodan, fue alquilada por el músico Ariel Bélont. Este lunes por la tarde, el Ministerio de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad, en un nuevo operativo anti grafiti en las calles del Casco Histórico porteño, tapó las inscripciones que en algunos casos databan desde hace 30 años.

Los primeros proyectos en el sitio arrancaron con el pie izquierdo. En primer lugar los inquilinos intentaron instalar un estudio de grabación pero les robaron casi todo el equipo. Probaron con un cine y tampoco pudo ser, hasta que probaron con una sala de recitales en la que se pueden disfrutar bandas en vivo. Ahora sí, casi a modo de homenaje a su ocupante más ilustre, el emprendimiento se consolidó y adquirió el formato de “Bar Cultural”. Entre los detalles que perduraron y Bélont se encargó de preservar debemos mencionar el cuidado de las icónicas puertas, con frases y grafitis decoradas desde hace tres décadas por fans de todo el mundo. 

El martes 27 de agosto los encargados del local se encontraron con las puertas pintadas por empleados del Gobierno de la Ciudad sin previo aviso. Los administradores dejaron plasmado la queja en su cuenta de Facebook: La Casa de Luca Prodan Hace unos minutos abrimos la puerta de la Casa y nos encontramos con 2 chicos que trabajan para el Gobierno de la Ciudad que terminaban de pintar las puertas y las paredes de la entrada de la Casa…No tenemos ganas de causar polemicas y dividir a la gente con opiniones politicas pero No esta para nada bien que te pinten las puertas y las paredes de tu casa sin ni siquiera avisar o preguntar. Hacemos un gran esfuerzo y gracias a q uds vienen los fines de semana podemos mantener el lugar funcionando y que de repente lleguen 2 muchachos, Empleados del gobierno de la Ciudad y te BORREN 30 AÑOS DE HISTORIA DE GENTE QUE PASO Y DEJO ALGO ESCRITO AHI…. No merecen menos que un gran big FUCK YOU !!”
En pocas horas el post más arriba copiado fue comentado por más de 500 usuarios de la red social y compartido 1700 veces. El fenómeno «Luca Not Dead” parece ser que no tiene límites.

«Si sucedió eso y fuimos nosotros, yo mismo personalmente voy a pedirles disculpas», señaló Victoria Hassan, al sitio www.bigbangnews.com. Se trata de la jefa de Gabinete del Ministerio de Ambiente y Espacio público de la Ciudad. «Nosotros tenemos un programa de limpieza de graffitis en los frentes, pero siempre hay que tocarle el timbre antes a los dueños de la propiedad para preguntarles si quieren que se los limpiemos. En este caso, es evidente que los empleados no se dieron cuenta de que era la casa de Luca».

Los administradores lograron restaurar al otro día la icónica entrada de la calle Alsina, devolviendo al portón a su estado anterior a esta última capa de pintura: Ante la consulta de este cronista, sorprendido por la inusual recuperación, la respuesta fue sencilla: «Cepillo. agua y detergente» y el uso con cuidado de una hidrolavadora. La rápida movilización de cientos de seguidores de SUMO para ponerse a a disposición de Bélont, confirma que el espíritu del genial artista sigue latente en los corazones y las calles de San Telmo y Montserrat.-


Ayer, mientras los fanáticos pensaban una solución para recuperar la emblemática entrada, un artista pintó dos caras de Luca en las puertas y el logo de la banda. Enterado de la situación, su hermano, Andrea Prodan, se acercó a lo que fue la residencia donde vivió Luca hasta sus últimos días, para dejar un mensaje escrito en la puerta: «Luca perdura”.


Como una mueca del destino la Casa de Luca no le escapa a las polémicas más bizarras. El año pasado en un acto dedicado a la memoria de Luca, la Legislatura Porteña encargó una placa en mármol con su nombre mal escrito (decía “Lucas”, con una S al final). Al final optaron por corregir el error borrando la letra que sobraba.


«La Casa de Luca Prodan» Se trata de un centro cultural emplazado en el mismísimo caserón donde falleciera el
mítico músico.  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Su cuerpo fue hallado el 22 de diciembre de 1987 en uno de los cuartos de la casona de la calle Alsina 451 que compartía con el músico Marcelo Arbiser. El cuerpo sin vida de Luca estaba recostado en el piso en posición fetal, junto a una botella de Ginebra Bols por la mitad. Fue víctima de una cirrosis hepática fulminante. Tenía 34 años. Sus únicas pertenencias eran su campera negra, un walkman y una especie de fuente donde guardaba libros, discos y revistas.
Cuando se cumplieron 20 años de la muerte de Luca (2007) la Legislatura porteña declaró sitio de interés cultural al edificio que fue refaccionado ya que corría riesgo de derrumbe. El 17 de mayo de ese mismo año, con la presencia del Ministro de Cultura, Hernán Lombardi, de Oscar Zago (el legislador del PRO que presentó el proyecto para que se declare sitio cultural el inmueble), el Defensor del Pueblo Adjunto, José Palmiotti, y de Pipo Cipolatti, se colocó en el inmueble una placa de bronce que dice “Aquí vivió sus últimos días Luca George Prodan. Voz y líder de SUMO. Sonido y poesía del rock nacional. Declarado sitio de interés cultural por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires”. La puerta de Alsina 451 está llena de grafftis y todos los 22 de diciembre suelen reunirse seguidores de Luca a cantar y evocar al cantante. Sus restos descansan en el Cementerio de Avellaneda.-

 

Compartir!

Comentarios

Comentarios