LA MEMORIA NO SE ENTREGA

Compartir!

El traspaso del Instituto Espacio para la Memoria y los centros clandestinos de detención a la Nación, significa la resignación de la CABA a su potestad y la obligación de llevar adelante políticas públicas ligadas a la memoria y los Derechos Humanos. Por Juan Nosiglia*

La ESMA debe ser utilizada como un espacio donde confluyan políticas de los diferentes Estados, pero siempre con el eje puesto en la CABA. La ley 961 del 2002, que crea el IEM, define como su misión: “el resguardo y transmisión de la memoria e historia de los hechos ocurridos durante el Terrorismo de Estado”.
La autonomía de la Ciudad también se defiende en tanto se preserven su capacidad de continuar elaborando políticas públicas de forma autónoma. 
“La cesión de estos espacios que permitan continuar con las políticas de reivindicación de los derechos humanos, no hace más que demostrar el desinterés del Gobierno de la Ciudad por continuar la linea de acción que desde hace muchos años se estableció en relación a los ex centros clandestinos de detención” 

La cesión del Instituto Espacio para la Memoria a Nación, no asegura que en los gobiernos posteriores se continúe con el desarrollo de políticas públicas ligadas a la memoria.

Ante esto, la CABA se cercena la posibilidad de desarrollar las mismas dentro de los ex-centros tanto en este gobierno como en los futuro ocho gobiernos, ya que el acuerdo es por 30 años, que quedan presos de una decisión entre dos fuerzas políticas, pero sobre todo de la inacción de la actual gestión del Gobierno de la Ciudad, y la visión partidista, parcial y selectiva del Gobierno Nacional.

*Leg CABA (UCR-UNEN)

http://www.alertamilitante.com/noticia/3431-campana-de-firmas-para-evitar-la-disolucion-del-iem.html

 

Compartir!

Comentarios

Comentarios