Guido Spano: “UN COLEGIO NO ES UNA EMPRESA”

Compartir!
Como padre expreso mi solidaridad con los chicos y familias del colegio Guido Spano, por su imprevisto desmantelamiento y cierre ocurrido a fin de año.
La educación no es un negocio, un colegio no es una empresa, y sus alumnos no son clientes. 
Los padres eligieron esa escuela, con identidad propia y un proyecto educativo. Sus autoridades, en cambio, antepusieron intereses económicas a a la continuidad pedagógica, sin previo aviso.
Al respecto es preciso resaltar el rol indelegable del Estado en este aspecto, y señalar la importancia de los organismos de control.
Los estudiantes, los padres, los ciudadanos no podemos saber si cada instituto cumple sus funciones de manera adecuada y conforme a las normas. Para ello están los organismos  especializados; en este caso, el Ministerio de Educación porteño, la Sindicatura y la Auditoría de la Ciudad. Ha de haber alguna falla en estos controles pero del análisis posterior, que amerita un informe de auditoría, surgirán las acciones para evitar que esto se repita.
Finalmente, invito a las familias del Guido Spano a reconsiderar la opción por la Educación Pública., que tiene falencias , dificultades y tensiones con funcionarios y sindicalistas docentes. Pero difícilmente una escuela pública cierre sus puertas intempestivamente y se desentienda de sus alumnos.

Foto: Telam

Compartir!

Comentarios

Comentarios