La nueva estrategia de Macri contra la Educación Pública

Compartir!

Esta situación irregular ha generado la presentación de dos amparos, uno de la ONG Ciudadanos Libres por la Calidad Institucional y el otro de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad, radicados en el juzgado del Juez Otheguy.

El nuevo sistema de inscripción fue impuesto de forma inconsulta e intempestiva, sin que hubiera el menor grado de aclimatación de las comunidades educativas a esta nueva modalidad, ni información certera acerca de su funcionamiento.

Un amplio sector de la población no está familiarizado con las herramientas informáticas, ni tiene fácil acceso a éstas. Justamente ese sector, el más postergado, tendrá que hacer la inscripción vía telefónica, sin que obtengan constancia alguna de la realización del trámite, el cual será más complejo que antes.

 

¿Cómo era el trámite hasta ahora? Muy simple. Los padres elegían la escuela, iban allí e inscribían a sus hijos. Era un trámite personalizado a cargo de quien en el ciclo lectivo iba a ser el maestro del grado. Este derecho a elegir no garantizaba que hubiera vacante en la escuela elegida, pero se respetaba el derecho de elección, y sólo en el caso de no alcanzar las vacantes, el niño era derivado a otro establecimiento.

Ahora los padres no pueden elegir colegio porque el sistema ofrecerá cinco escuelas a cada aspirante, y los padres podrán pedir otras tres. En todos los casos los padres solo podrán fijar un orden de prioridades, para que luego el sistema informático, de cuyo funcionamiento poco se conoce, les asigne una escuela a la que deberán ir con la documentación pertinente para completar la inscripción.

¿Para qué hicieron más complejo el sistema de inscripción a las escuelas públicas? En los últimos años, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires ha subejecutado el presupuesto educativo, ha cerrado cursos, y ha desfinanciado la Educación Pública. Recientemente también recortó los subsidios a la Educación de gestión privada. De este modo, el deterioro de la economía general del país y los fuertes incrementos en las cuotas de las escuelas privadas preanuncian un éxodo de muchos niños a la escuela pública. Frente a esta situación, lejos de fortalecer la educación estatal, el gobierno de Macri optó por volver más complejo e incierto su acceso.

Para colmo aparece la demagogia populista. Al mejor estilo del Gobierno Nacional, ponen folletería proselitista oficial del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, con fotos de Bullrich, Macri y Rodríguez Larreta, en las entradas a las escuelas. ¿Qué dicen los folletos macristas? Dicen que ahora el sistema de inscripción es más fácil. Ni al Indec se le hubiera ocurrido semejante afirmación.

 Dr. José Magioncalda (Ciudadanos Libres por la Calidad Institucional)

 

 

Compartir!

Comentarios

Comentarios