Secundarios tomados, un problema de adultos

Compartir!

Los cambios regirán desde el próximo ciclo lectivo y afectan principalmente a las escuelas técnicas, ya que reducen la carga horaria de las asignaturas específicas, que hasta ahora le dan la singularidad y especificidad a su título secundario.

Mientras el gobierno nacional se hace el distraído y el de la Ciudad tapa sus oídos al reclamo estudiantil, los chicos buscan que no disminuya la calidad de sus programas educativos. Pero la herramienta para hacerse escuchar es impedir que se den clases normalmente.

Claro que la toma de escuelas es la última medida en un conflicto signado por la poca voluntad del Gobierno de la Ciudad para dialogar y atemperar las modificaciones propuestas, y por la aplicación de una ley de Educación que no fue debatida sino sancionada rápidamente gracias al peso de la superioridad numérica en el Congreso. De análisis, argumentos e implicancias a futuro, nada.

Levantaron la mano y listo. Por ello, los adultos no estamos capacitados para criticar a los adolescentes que impiden las clases en sus propias escuelas. Porque los dirigentes políticos que hemos elegido para gobernar, generaron el problema.

Ricardo Fuentes

Compartir!

Comentarios

Comentarios