LA FRAGILIDAD DEL ESTADO PARA AFRONTAR LAS TORMENTAS

Compartir!

Las consecuencias del temporal del día miércoles produjeron enormes daños materiales y humanos en distintos sectores de la Provincia de Buenos Aires y la Capital Federal. No solo por las muertes, heridos y evacuados que hubo como consecuencia de los fuertes vientos y condiciones climáticas adversas sino también por los daños materiales sufridos por numerosas familias y los cortes de los servicios públicos como la electricidad y el agua corriente.

La improvisación y las demoras para dar respuestas a los desastres ocurridos por parte de los gobiernos nacional, de la Provincia y Ciudad de Buenos Aires y los municipales deja a las claras la debilidad del estado para hacer frente a las cada vez mas crecientes emergencias naturales o ambientales que azotarán a la sociedad como consecuencia del aumento de los desequilibrios climáticos producidos por el aumento del clima en el planeta.

Más aun, muchos daños se podrían haber evitado sino fuera por el abandono en el que se encuentran importantes sectores urbanos -tanto de la ciudad como del Gran Buenos Aires- como consecuencia de la falta de acciones concretas que debería realizar el estado –en sus distintos niveles de gobierno – y las empresas prestadoras de servicios públicos.

Entre otras cosas, quedó en evidencia que no existen programas reales de control y podas de árboles ubicados en el espacio público así como tampoco mantenimiento de las redes de trasmisión de la electricidad lo cual agrava aun más los problemas en momentos extremos como los vividos esta semana.

Por último, solo nos resta decir que fue una decisión acertada el hecho de que el gobierno nacional dispusiera poner a trabajar a ciertos sectores de las fuerzas armadas y la gendarmería para afrontar la emergencia. Y que resulta necesario desarrollar un verdadero plan de emergencias ante catástrofes naturales que entre otras cosas este orientado a:

*Desarrollar un sistema de monitoreo y generación de alertas satelitales para anticipar futuros hechos climáticos extremos como los vividos en estos días y poder adoptar medidas preventivas previas.

*Designar y preparar como Centros de Evacuación ante eventuales emergencias climáticas a distintos espacios públicos (Escuelas, Clubes, Edificios Públicos, Cuarteles de las FFAA, etc.) para evitar la necesidad de improvisar en su selección durante el desarrollo de la emergencia.

*Crear, apoyar, formar y financiar el desarrollo de cuerpos locales o barriales de voluntarios de Defensa Civil para actuar en las emergencias.

*Desarrollar y ejecutar programas de poda de árboles ubicados en plazas, parques y espacios públicos.

*Controlar y exigir a las empresas prestadoras de servicios públicos a que realicen acciones de mantenimiento de la infraestructura ubicada en las ciudades -como por ejemplo los tendidos del cableado eléctrico- y mejoren los servicios de atención al cliente para la realización de reclamos.

*Exigir a las empresas prestadoras de servicios de provisión de agua potable que garanticen el suministro de agua potable en hospitales y centros de salud públicos en circunstancias de corte del servicio público como las vividas días atrás.

*Poner en marcha campañas comunitarias de apoyo y solidaridad a los damnificados por las emergencias naturales.

*Preparar y poner en marcha campañas de divulgación masiva de consejos útiles para la población de cómo actuar ante eventuales emergencias climáticas. *Coordinar entre las distintas dotaciones de bomberos voluntarios, las fuerzas armadas y las fuerzas de seguridad planes de contingencia, evacuación de población y seguridad ciudadana.

*Exonerar por un periodo determinado del pago de algunos impuestos, servicios y tazas municipales a los sectores sociales más vulnerables afectados por las catástrofes naturales.

*Regular al mínimo el tamaño de las marquesinas y la cartelería callejera.

*Comenzar a hacer el cableado subterráneo.

*Replantar el arbolado urbano teniendo en cuenta especies de buen arraigo en el terreno (no tipas, no eucaliptus, por ej.)

*Otorgar créditos blandos del Banco Provincia para reparación y reconstrucción de viviendas de los damnificados.

                                                                                                                                                        + Abogado y Docente de Derecho Ambiental de la UBA

Compartir!

Comentarios

Comentarios