21/04/2024

LOS “MUTANTES” NO SE MUEREN DE COVID!!!

Compartir!

Así, despectivamente: “mutantes”, llama la clase media de nuestro barrio a aquellos extraños personajes, parte de la identidad territorial que esta mas allá de la marginalidad, siempre al borde de la cornisa y de la cirrosis, del coma alcohólico y el hambre y de la desesperanza pero que, contra toda posibilidad, sobrevive, resiste, persiste y, de alguna manera, se perpetua. Y que es una buena parte de nuestro barrio.

Hablamos de personas que “viven” en el barrio de San Telmo, el bajo Monserrat y Consti. En un radio de 15 cuadras de las sedes del poder político del país, centenares de personas, ciudadanos, seres humanos sometidos a sus designios revuelven basura, recogen cartones sucios o meados, duermen en las calles sobre sus míseras conquistas a intemperie plena, en las ochavas, en las entradas de los innumerables negocios quebrados, se turnan para manguear en las iglesias y para ir a desayunar, almorzar o merendar a los escasos comedores que “ensucian” la imagen del otrora prospero micro centro porteño. 

¿Cuántos son los que están en las calles? Algunos dicen que más de 7.000 (1), otros que son “apenas” 2.570 (2), pero todos coinciden en que la mayoría de estos “mutantes” se las rebuscan en la zona que acabamos de delimitar…

Manguean, cartonean, venden cualquier cosa, changuean, cirujean, en fin, tratan de ganarse un pequeño lugar, sombra y pan en la esquiva vida que les toco vivir. Y que, seguro, no eligieron. Pero no son solo ellos los que caracterizan el crepúsculo social en estos barrios. Decenas de casas ocupadas persisten, tozudas, indómitas, altaneras, cuevas ilegales en el casco histórico valorizado por los turistas y la “intelligentzia” falso-progresista. Allí son miles los que se amontonan, durmiendo de a 10 en una habitación, compartiendo, a veces, letrinas, alguna canilla, algo parecido a una cocina…Allí conviven el trabajador del día a día y de peso a peso, el vendedor ambulante siempre perseguido por las autoridades con la violencia, el alcohol, las drogas, la violencia y el hambre. El combate es diario, preservar el cuarto puede costar sangre y ganar el pan honestamente es una proeza mientras los transas seducen a los pibes y los hacen soldaditos, los mandan al frente, los condenan a vivir en Marcos Paz o Ezeiza y los arruinan antes de ser hombres.

Esos asentamientos metropolitanos compiten palo a palo con unos cincuenta hoteluchos miserables en los que los encargados, con sus guardaespaldas de la Policía Metropolitana, mantienen en cautiverio a familias enteras, viviendo en sótanos o terrazas o habitaciones ínfimas, compartiendo una cocina entre 15 familias, una ducha entre 10 y una violación o abuso acechando cada madrugada cuando un pibe/a va al baño. Y eso a cambio de no menos de 18.000 pesos mensuales, puntualmente extraídos al hambre…Y con el  pleno conocimiento de los gobiernos, las defensorías de los progres de sueldos interesantes y espanto tan superficial como efímero, de las ONG de la pequeño burguesía más preocupadas por los carpinchos de Nordelta que por el infortunio de estos vecinos. Apenas  unos pasos más arriba de ellos en el subsistir cotidiano, miles de nuevos pobres, familias trabajadoras sin trabajo ni planes, inmigrantes –internos y externos-que se las rebuscan en medio de la miseria, jubilados a los que sus haberes apenas les alcanzan –descontados los medicamentos- para una sola y humilde comida diaria, hogares que ya no pagan expensas ni alquileres y se cuelgan de la luz…

Toda esta “fauna” –material sub humano desechable según el sociópata Bill Gates, el FMI, sus ONG y el Foro de Davos- constituye una buena parte del barrio en el que nuestra organización, las ASAMBLEAS DEL PUEBLO-ASAMBLEA DE SAN TELMO milita desde hace más de veinte años y desde donde intenta construir lazos, recuperar esperanzas, brindar abrazos, edificar algún futuro común, labrar identidad, amasar con barro el ultimo sueño de dignidad…

En nuestros comedores y merenderos tenemos registro de más de 1.000 “beneficiarios” (3), eufemismo creado por los asistentes sociales del régimen para disfrazar de respetabilidad  a estos nuevos indigentes… Todos reunidos detrás de un sueño mínimo: un desayuno caliente y abundante, un buen plato de comida con sopa-pan y postre, una merienda para los pibes, una bolsita de alimentos los viernes  para tirar el week end de los pobres, alguna ropa o zapatilla donada, un abrazo solidario y sincero…Eso,  bien justifica y garpa la demorada cola…

Pero a cuento de qué viene esta descripción de nuestra realidad cotidiana? No estamos intentando sensibilizar al pensamiento progre  gobernante acerca de la realidad que  ignoran, casi tanto como esa realidad los desprecia e ignora y ya se los  va a demostrar. El pueblo que acabamos de describir es nuestro propio pueblo, el de las ASAMBLEAS. Por eso lo conocemos y en él nos reconocemos. Y con el hablamos.

Bien, yendo al grano, hace ahora 18 meses que ha sido decretada la Kuarentena de AF (la misma que él y lo suyos violaban para estar de joda y de putas  mientras nos aterrorizaban y hambreaban y perseguían). Es hora de que hagamos un  balance de lo que han significado la Kuarentena y las prohibiciones (4). Es hora de que hagamos un recuento de las bajas, el horror, las olas de sangre pronosticadas, los hospitales derramando espanto y expulsando enfermos no convenientes, los cementerios desbordados prometidos, los cadáveres multiplicados, el cuadro dantesco propuesto, publicitado, divulgado, impuesto, establecido, consagrado como única verdad universal…pero absolutamente irreal, falaz, fantasioso y, esencialmente, funcional al relato del terror pandemiko que adopto como propio este gobierno de lacayos.

Nuestra organización, pequeña y segregada, orgullosamente anarquista, amante de la verdad, ha elaborado un mínimo pero preciso y documentado estudio acerca del impacto del COVID en nuestra población. ¿Y que hemos documentado? Que sobre un padrón de casi 1.000 personas vinculadas a nosotros NINGUNO SE MURIÓ DE COVID! Estamos hablando de los mismos “mutantes” que hemos descripto antes, de nosotros mismos, de nuestras condiciones de vida, donde no hay barbijos limpios ni con lindos dibujos, donde no hay alcohol en gel –sí del otro, pero no es lo mismo!-, donde la mugre compite –y gana- contra la ilusión, donde no hay jabón ni papel higiénico porque ya no alcanzan las monedas ni para limpiarse la cola.

Si había un catalogo de situaciones a evitar para no contagiarse de COVID, los “mutantes” cercanos tenían el monopolio de todo lo que no había que hacer. Y, sin embargo, sobrevivieron! Por eso, después de 18 meses de encierro, cana y prohibiciones decimos:

¡NO MIENTAN MAS! ¡DEJEN DE METERLE MIEDO A LA GENTE! !LA PLANDEMIA ES LA MENTIRA!
A 18 meses del discurso épico de AF instaurando la dictadura plandemica, nuestro balance es contundente:
0 muertes, menos de 100 positivos sobre 1.000 vecinos, 4 hospitalizados, 12 fugitivos de hoteles de reclusión injustamente acusados de escaparse con toallas, jabones, accesorios y sábanas, 41 enfermos tratados exitosamente con ivermectina provista gratuitamente por nuestra Organización y tomada voluntariamente según prescripción de médico amigo libertario (5)…Ningún enfermo grave,  ningún muerto…

Tal vez a alguien le parezcan “raros” estos datos tan disociados del relato oficial. Sí, son tan “raros” como la inexistencia de una explosión de contagios y muerte cuando el genio de A.F. decidió despedir al Diego con un millón de personas apretujadas, sin barbijos ni distanciamiento, personas que vinieron de todos los barrios y de lejanas ciudades en cualquier cosa que los acercase. “Raro”: los cagatintas a sueldo y espanto pronosticaron decenas de miles de nuevos enfermos y miles de nuevas e inminente muertes…que sólo existieron en su imaginación mercenaria… Ante tanta evidencia cabe preguntarse porque y para qué se estableció un parámetro de terror, un clima de persecución y delaciones, porqué se amenazo a la ciudadanía con juicios y cárcel, con muerte y enfermedad, porque se clausuro la vida familiar y social, porque se extermino la verdad y se persiguió y silenció a las voces críticas.

Porque el Ministerio de la Verdad K, comandado por Miriam Lewin, se dedicó a eliminar de las redes (afortunadamente por ahora sólo de las redes) a médicos, científicos, periodistas o simples ciudadanos desconfiados de la verdad oficial. Peor, todavía, porqué la ANMAT despreció la existencia y eficacia comprobada de medicamentos que prevenían y/o neutralizaban el ataque viral, tales como la Ivermectina o el Ibuprofeno Sódico, hoy ampliamente utilizados por el personal médico de todo el país. Estas son algunas de las preguntas que debería responder el gobierno si sólo alegara, en su defensa, confusión y falta de información ante un sorpresivo y novedoso evento sanitario. El problema es que no es así, este gobierno no se equivocó ni se confundió: este gobierno aprovecho la confusión, el miedo y la desinformación existente para cumplir a rajatabla y más aun con las “sugerencias” que recibía de sus amos y expertos, parte de un plan universal de reordenamiento y eugenesia social impulsado por la oligarquía globalista. (6)

Y los resultados son contundentes y están a la vista de quien quiera verlos: han destruido la economía del país, han arruinado y hambreado al pueblo, dejaron sin empleo a casi 400.000 trabajadores registrados y otros tantos informales, quebraron a decenas de miles de pequeños emprendimientos, dejaron fuera del sistema educativo a más de un millón de pibes y sin atención médica a casi toda la población, especialmente los más vulnerables. Y, como era previsible, debimos lamentar la muerte de más de 110.000 argentinos…

Después de 18 meses el COVID no ha sido el ángel del exterminio tal vez como fuera el sueño de la oligarquía globalista. Hemos resistido y sobrevivimos. Y, como ahora está llegando la hora de hacer balances, de establecer responsabilidades y penalidades, inventan cepas nuevas todos los días y nos quieren vacunar con sus experimentos génicos a toda costa. ¿Será para resolver jeringa en mano lo que no pudieron resolver con los contagios? No lo sabemos, pero si sabemos que la inmensa mayoría de nuestros “mutantes” ni se enfermó gravemente ni se murió y ya no confían en nada que venga de lakayos de los Soros, Gates, OMS, Foro de Davos, Sigman, laboratorios ni mercenarias academias  “prestigiosas”, ni pseudo-expertos en cobrar coimas disfrazados de científicos asesores.-

Por Comisión de Asambleas del Pueblo – Asamblea de San Telmo.

NOTAS.
1) Según los resultados del último Censo Popular de Gente en Situación de Calle, difundidos por el CELS –junio 2019- se relevaron 7.251 personas en situación de calle.

2) Esta controvertida cifra es la publicada por el GCABA a partir de un censo propio realizado en plena cuarentena, abril de 2021.

3) Nuestros comedores existen desde el año 2002 y nunca, hasta ahora, registraron más de 500 beneficiarios. Desde el decreto de la cuarentena esa cifra se duplico, especialmente con la aparición de “nuevos pobres” y jubilados.

4) A. Fernández decreto la cuarentena obligatoria el 18 de marzo de 2020, cuando en el país se registraban 128 contagios y 3 muertos.

5) Desde hace más de un año científicos independientes de los intereses globalistas en todo el mundo han venido investigando acerca de las posibilidades de  un viejo medicamento antiparasitario –la ivermectina- para la prevención y cura del covid. A la fecha existen más de 60 estudios (en los que trabajaron más de 500 científicos y de los que participaron casi 30.000 personas) que ratifican la eficacia del medicamento para el tratamiento de COVID. Tanto la OMS, como en nuestro caso la ANMAT, descalificaron los estudios tildándolos de “remedio para caballos”. Es que la contra más grande de la ivermectina es que no cuesta nada y no tiene dueño!!

6) Para quienes prefieren descartar toda idea de un plan predeterminado de reorganización social universal y descalifican como “conspiranoicos” a quienes sostienen la denuncia de un complot oligárquico, vale la  pena recomendarles que lean –está disponible en internet- la crónica y las conclusiones publicadas por los organizadores  del denominado “EVENT 201”. Este foro de los principales magnates del mundo fue realizado en octubre de 2019 en el Hotel Pierre de Nueva York con el patrocinio de las fundaciones Bill y Melinda Gates, Open Society, la OMS, el Banco Mundial y Davos. Se trató de la simulación de una inminente pandemia universal (¿?) y se decretaron las medidas que las naciones debían tomar ante la eventualidad, medidas que fueron, justamente, las adoptadas -por consejo o bajo coacción- por la mayoría de los estados apenas cuatro meses más tarde. Por otra parte, el llamado “Gran Reinicio” y la “Agenda 2030”, trabajos impulsados  por Klaus Schwab, el presidente del Foro de Davos, materiales de libre consulta, establecen clara y detenidamente los objetivos de una nueva dominación social internacional encubiertos  detrás de la pandemia, las cuarentenas y la vacunación masiva y obligatoria.

Compartir!

Comentarios

Comentarios