¿HABEMUS ACUERDO?

Compartir!

La Subsecretaría de Trabajo porteña y “El Adoquín” llegaron a un acuerdo para legalizar 220 permisos para integrantes de esa Cooperativa. Conflicto con artesanos de la calle Defensa al 700.

Sorpresivamente el site institucional de la Subsecretaría de Trabajo del GCABA, publicó una escueta gacetilla el 17 de enero pasado, donde se informó que la dependencia conducida por Ezequiel Jarvis, junto a la Subsecretaría de Administración General y Uso del Espacios Públicos a cargo de Juan Pablo Limodio, “llegaron a un acuerdo con la Cooperativa El Adoquín para legalizar una Feria en San Telmo y así mantener la fuente de trabajo de 220 personas”.

Un día después la Cooperativa que integra la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) publicó en su cuenta de Facebook el mismo comunicado,  que en uno de los párrafos destaca “la buena fe y el diálogo social que se ha establecido, promoviéndose así la capacitación, la creación de nuevo empleo y todas las instancias que fomenten el cooperativismo y la inserción laboral de los integrantes de la cooperativa El Adoquín”.

Foto: CTEP Seccional Capital

Este medio cubrió la controversia por el uso del espacio público en cuestión por años, y por más que el párrafo anterior denote bueno modales, es necesario recordar que por el contrario la relación entre gobierno porteño, trabajadores del espacio público, y varios comerciantes del barrio fue más bien conflictiva. Para llegar al reciente acuerdo, los cooperativistas debieron sortear innumerables escollos: operativos policiales, decomiso de mercadería, intentos de desalojo, intervención de la Fiscalía que significaron sendas causas judiciales y hasta detenciones para varios de sus integrantes, entre otras vicisitudes.

Esta decisión gubernamental cuenta con el aval de la Asociación de Asociación de Anticuarios y Amigos de San Telmo. AM dialogó con su presidente, Norberto Medrano que aseguró que esta “medida colabora con el ordenamiento del espacio público en el Casco Histórico”.

De hecho a mediados de septiembre en una de las cuadras donde se armaba la feria (Defensa entre Independencia y EEUU) se iniciaron obras de readoquinamiento que promediando enero de 2019, aún no finalizaron. Este cierre parcial afectó en forma directa a la cooperativa que no pudo funcionar con normalidad. Apenas un puñado de artesanos se ubicó en una de las esquinas sobre la avenida Independencia y otros se acomodaron provisoriamente en Defensa al 700.

Con sus idas y vueltas, con momentos de extrema tensión, las negociaciones se mantuvieron con el GCABA; hasta llegar al siguiente acuerdo: Teniendo en cuenta que la Ley N° 4.121, prevé el funcionamiento de la “Feria Paseo La Recova”, para los rubros “manualidades, compraventa y permuta de objetos de colección”, los días domingos de 10 a 19 horas, en la Av. Paseo Colón entre Hipólito Yrigoyen y Moreno; la autoridad de aplicación (Dirección General de Ferias-DGF) decidió su traslado, al tramo de la calle Defensa desde 701 al 790, y en la calle Chile entre su intersección con la calle Defensa y hasta la calle Balcarce, desde la numeración 320 al 399. Aquí se ubicarían los trabajadores de El Adoquín.

El Paseo La Recova que nunca funcionó ordenadamente, prácticamente quedó en desuso “con la modificación del espacio público operada en la zona, luego de la puesta en valor de la misma con la traza del Metrobús, la construcción del Paseo del Bajo y la puesta en valor del área Plaza de Mayo”. Si bien el traslado y el otorgamiento de permisos de uso precario para la mencionada feria ya tienen la firma de Gabriel Kuasnosky (DGF) la mudanza no será fácil. Enterados de la resolución, los artesanos de “Defensa al 700” quienes en algunos casos trabajan hace 10 años en ese sitio, solicitan que se los legalice del mismo modo que El Adoquín. De lo contrario según este sector el acuerdo significaría “el atropello de otra feria ya existente, y la manipulación de los artesanos para que en definitiva terminen enfrentados entre sí”.

En la calle Defensa se apostaron hace muchos años una treintena de artesanos nucleados en “Espacio Turístico-Cultural Pasaje San Lorenzo” (Ley N° 1.551) Si bien debería funcionar en la histórica cuadra santelmina, la misma es de baja circulación y por ello decidieron reubicarse. Ocupan poco más de 20 metros, pero aún así el gobierno porteño pretende que vuelvan al sector original, bajo pena de sancionarlos y hasta podrían perder sus permisos. Quien conozca el movimiento comercial de la zona, sabe la mudanza significaría una merma en las ventas en el mejor de los casos, y en el peor directamente la disolución. Los turistas por una cuestión de comodidad circulan a lo largo del corredor por Defensa, son pocas las experiencias de éxito comercial en las calles transversales. 

“Nosotros pusimos como condición que no se reprimiera ni se dejara sin trabajo a los trabajadores del 700. No permitimos infantería ni que nos desalojaran por la fuerza. El domingo anterior hicimos una asamblea, donde éramos 170 y decidimos irnos a nuestras casas. Esta vez decidimos quedarnos a trabajar en Chile”, Gabriela Olguín en entrevista con El Grito del Sur.

El domingo 20 de enero la calle Defensa al 700 amaneció con puestos con el logotipo “Ferias de la Ciudad”. Estaban reservados para la Cooperativa El Adoquín, y para garantizar el normal funcionamiento, además de los funcionarios de Espacios Públicos del GCABA, se presentaron los principales dirigentes de la Cooperativa y CTEP, Alberto “Beto” Cortes y Gabriela Olguín. Estos últimos fueron escrachados y sindicados de “traidores” por los artesanos que se consideran damnificados y hasta solo unas semanas antes hermanados con la causa de la defensa de los trabajadores del espacio público y la legalización de la feria “El Adoquín” en Defensa al 800.

Olguín quizás fue la más castigada. La dirigente del Movimiento Evita fue acorralada e insultada y amenazada en la esquina de Chile y Balcarce. Este medio intentó comunicarse con la referente cooperativista pero no obtuvo respuesta. Olguín publicó en su cuenta personal de Facebook que un grupo de “cobardes en banda, autodenominados artesanos en lucha, que son valientes cuando están de a muchos con una mujer sola, rodeándome a mí, como lobos, escupiéndome, amenazándome de muerte y golpes, tirándome huevos, diciéndome sabemos dónde vivís”. No se refirió al convenio en cuestión y la respuesta se realizó por medio de un comunicado de la CTEP-Capital (Ver apartado)

Para la CTEP, el acuerdo es un “logro histórico” ya que esta “negociación colectiva en el ámbito Laboral de la Ciudad de Buenos Aires (…) reivindica y reconoce los compañero/as como trabajadores de la Vía Pública con derechos”.

Los artesanos de Feria San Lorenzo al cierre de esta edición presentaron una “Acción de Amparo” y esperan que la justicia otorgue lugar a la medida cautelar de prohibición de innovar hasta que se resuelva el conflicto de fondo. Si esto sucede el Gobierno porteño no podría armar los puestos para que funcione la Cooperativa El Adoquín en la calle Defensa, y probablemente desde el Ministerio de Ambiente y Espacio Públicos realizarán un operativo para que la Feria San Lorenzo, y el resto de los feriantes no puedan trabajar en ese sector. Si la justicia rechaza esta presentación judicial, el Adoquin podría funcionar normalmente, pero en este caso podría desencadenarse un verdadero escándalo. 

Que pasará el domingo 27 de enero es una incógnita. Sin dudas lo óptimo es que prime la cordura y que se pueda llegar a un acuerdo definitivo. ¿Propuestas? Hasta que la justicia no se expida no existe ninguna institucional. Sin embargo la falta de espacio se podría mejorar agregando una cuadra en Chile, hacia la calle Bolívar; para otros el gobierno porteño podría autorizar puestos a lo largo de la calle Defensa hacia Av. de Mayo y legalizar un número razonable de artesanos que ayude a descomprimir la situación; y también están los que entienden que es importante que se vuelva a utilizar el espacio del Pasaje San Lorenzo. Podría ser un promedio de estas propuestas, pero sin dudas el diálogo y la búsqueda de consensos siempre es lo aconsejable para este tipo de conflictos.-

Gabriel Olguín y Alberto “Beto Cortes”

Comunicado
EL ADOQUIN: LA ORGANIZACIÓN Y LA LUCHA DE LOS TRABAJADORES DE LA VÍA PUBLICA DE LA ECONOMÍA POPULAR
La Cooperativa El Adoquin integrante de la CONFEDERACION DE TRABAJORES DE LA ECONOMÍA POPULAR (CTEP) ha conseguido después de 12 años un logro histórico. Una negociación colectiva en el ámbito Laboral de la Ciudad de Buenos Aires, que al tiempo que reivindica y reconoce los compañero/as como trabajadores de la Vía Publica con derechos, legaliza su Feria de San Telmo. Que quede claro este logro de los Trabajadores Organizados, no fue contra nadie sino a favor del conjunto de los trabajadores de la vía pública. A partir del Acuerdo y legalización de la Feria, todos contamos con una herramienta, que nos dignifica y nos coloca a la vanguardia de la Lucha por una ECONOMIA POPULAR con Derechos. La lucha fue larga, fueron 12 años de resistencia y convicción. Fueron tiempos en que en la Justicia Penal logramos demostrar que la actividad y el Trabajo de los ambulantes no era una contravención ni un delito, sino un derecho fundamental, el de TRABAJAR CON DIGNIDAD Y DERECHOS. Es por ello que desde hace largo tiempos las autoridades públicas debían dar respuesta a la Justicia Penal, en el sentido, de dar al Adoquin-CTEP una solución integral desde políticas de Empleo y Laborales. Nos hemos definido estratégicamente como una Organización Sindical. El logro que hemos obtenido con el apoyo de diferentes actores de campo social y laboral que nos acompañan, implica abrir las puertas hacia un nuevo camino, PARA TODOS sin Exclusiones, pero con Organización y empoderados como trabajadores y trabajadoras dela Vía Publica. Los pasos trascendentes, no se miden desde posiciones individuales, sino desde visiones estratégicas, que nos permitan un camino progresivo de conquistas de derechos como trabajadores. Mal que nos pese así fueron las luchas del Movimiento Obrero Organizado. Plantando jalones de dignidad y avanzando. Compañeros/as, el colectivo que no articula y confunde al adversario no tiene destino. Rechazamos la violencia entre trabajadores, que además de ser repudiable, es funcional a los intereses de quienes pretenden invisibilizarnos y continuar con la política de excluirnos del universo del trabajo. No acordamos ni acordaremos el desalojo de otros trabajadores de la vía pública. Todos sabemos que rompimos una visión elitista, que pretendía que hay espacios y/o calles vedadas a los Trabajadores de la Economía Popular en la Vía Publica. Pero fundamentalmente hemos logrado que el Gobierno de la Ciudad en sus carteras de Trabajo y Espacio público, nos reconociera como trabajadores, y como parte en la construcción y en la discusión de la dignificación de nuestro trabajo. Reiteramos con convicción y con firmeza que estamos convencidos de que la integración es el mejor camino, para construir un colectivo más fuerte y que brinde soluciones concretas a los trabajadores. En fin, somos conscientes del enorme paso dado y dispuestos a dar testimonio de nuestra construcción colectiva, hoy más que nunca renovamos nuestro compromiso de Lucha por TIERRA, TECHO Y TRABAJO.-

Foto: Feria de Artesanos San Lorenzo

Comunicado
EN DEFENSA DE LA CULTURA Y EL TRABAJO DIGNO EN LA CALLE DEFENSA AL 700 (Feria San Lorenzo)
La Coop. El Adoquín, mediante su referente Gabriela Olguín, integrante de la CTEP, y Alberto Cortés, delegado de los trabajadores de la Cooperativa y también integrante de la CTEP, acordaron junto a la Dirección General de Ferias resolver el conflicto que, desde hace 4 meses, mantienen por encontrarse en situación de ilegalidad sobre la calle Defensa entre el 800 y el 1000. El acuerdo tomó la forma de Disposición DI-2019-10-DGFER que les da el permiso (lo que ellos llaman legalización) de ocupar el espacio de Defensa al 700 donde ya funcionan 3 ferias desde hace más de 10 años. Tanto los funcionarios de gobierno como los representantes de la Cooperativa El Adoquín, decidieron este acuerdo a espaldas de los trabajadores de Defensa al 700 (artesanos y manualistas), quienes desde hace 11 años realizan gestiones ante la Dirección General de Ferias y la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, para ser legalizados en el espacio que legítimamente han ganado (por antigüedad, por apoyo de comerciantes y vecinos, por omisión del Gobierno de la Ciudad) y del cual fueron desplazados el domingo 13 de enero por la policía y funcionarios de gobierno. Frente al cuestionamiento de los trabajadores de Defensa al 700 ante Ferias y Mercados, acerca del por qué decidieron legalizar a los trabajadores de la Coop. El Adoquín en ese espacio, y no a los artesanos y manualistas que legítimamente venden sus productos allí desde hace más de una década, la respuesta fue que este acuerdo se debía a una decisión política consecuencia de la presión ejercida por la CTEP y por los anticuarios de San Telmo. Es importante mencionar que los anticuarios vienen presionando desde hace muchos años para desalojar a la Coop. El Adoquín de Defensa entre el 800 y el 1000, y la resolución de este conflicto entre ellos podría haberse resuelto de otra manera, ubicando a los trabajadores de El Adoquín en otros emplazamientos de San Telmo disponibles para tal fin. Para nosotros, quienes siempre apoyamos la lucha de la Coop. El Adoquín para que mantengan sus puestos de trabajo en el espacio en el que han funcionado siempre (Defensa entre el 800 y el 1000) y que logren resolver la situación de forma pacífica con el Gobierno de la Ciudad, es realmente doloroso y sorpresivo saber que hayan acordado para desplazar a otros trabajadores de su espacio. La Feria San Lorenzo que, desde hace 8 años funciona en Defensa al 700, entre el Pasaje San Lorenzo e Independencia, está conformada por 36 artesanos y artistas plásticos reconocidos nacional e internacionalmente, que ofrecen productos de alta calidad técnica y estética en los rubros: madera, cuero, joyería, vidrio, cerámica, telar, papel, fieltro, cuchillería, pintura y fileteado. Muchos de sus integrantes son Maestros Artesanos Nacionales, reconocidos por la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura), el FNA (Fondo Nacional de las Artes), el MATRA (Mercado Nacional de Artesanías Tradicionales de la Argentina), el MAP (Museo de Arte Popular José Hernández) y han obtenidos premios en Muestras y Salones Nacionales como La Bienal de Artesanías de Buenos Aires, el Salón Nacional del Diseño y Creatividad Artesanal de Berazategui, La Fiesta Nacional de la Artesanía en Entre Ríos, la Muestra Internacional de Artesanías en Córdoba y Buenos Aires, el Salón Nacional de Artes Visuales (Palais de Glace), entre otros. Han integrado numerosas obras al patrimonio Cultural de la Ciudad y de la Nación. Consideramos que desde todos las entidades e Instituciones implicadas: Ferias y Mercados, Ambiente y Espacios Públicos, Fiscalización, Ministerio de Cultura, Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, es importante que exista un compromiso por defender y poner en valor las ferias de artesanías de Defensa al 700, como hecho cultural de gran relevancia para la identidad de San Telmo.

¿Paseo Gourmet en Defensa al 800? 
Desde hace años circula un rumor acerca de la pretensión del Gobierno porteño de instalar entre Av Independencia y Carlos Calvo un paseo Gourmet compuesto de foodtrucks y expendios de comidas rápidas. En ese sentido para muchos artesanos esto explicaría la celeridad para el reordenamiento de las ferias analizado en la nota principal. De prosperar esta iniciativa los domingos se instalarían camiones de comida, vehículos que están acondicionados con las “herramientas culinarias necesarias para ofrecer a los vecinos diferentes propuestas gastronómicas”. Las asociaciones de comerciantes que operan en el casco histórico y vecinos que habitan la calle en cuestión desde siempre se opusieron al funcionamiento de la Cooperativa El Adoquín, porque entre otras cosas, impedía la libre circulación de esas cuadras, la imposibilidad de acceso de ambulancias y bomberos ante una situación de emergencia, pero también porque en la zona proliferaron vendedores ambulantes de comidas que perjudicaban a sus asociados. Consultados por este medio varios comerciantes adelantaron su negativa a este proyecto. 

Compartir!

Comentarios

Comentarios