Vía libre para el Metrobus del Bajo

Compartir!

El edificio emplazado en la Avenida Paseo Colón 1598, frente al Parque Lezama, finalmente será demolido. El último grupo de personas que habitaba el inmueble acordó la desocupación en forma pacífica con el Gobierno porteño. 

El edificio emplazado en la Avenida Paseo Colón 1598, frente al Parque Lezama, finalmente será demolido. El último grupo de personas que habitaba el inmueble acordó la desocupación en forma pacífica con el Gobierno porteño. 

En 1987 la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires, compró la propiedad en cuestión. Los vecinos quisieron seguir pagando una renta pero se lo negaron. Desde entonces mantuvieron el edificio y sus habitantes hicieron valer, con suerte dispar, «derechos adquiridos» sobre el mismo.
El GCABA en los últimos años convocó decenas de reuniones con los habitantes. Si bien existieron acuerdos parciales, debió correr mucha agua bajo el puente para la desocupación definitiva. En 2014 el entonces jefe de Gobierno porteño Mauricio Macri, ordenó el desalojo administrativo. Rápido de reflejos sus habitantes cambiaron la cerradura e impidieron el ingreso del personal comunal.

“El caso por la usurpación recayó en la Fiscalía en lo Penal, Contravencional y de Faltas Nº 35 de la Ciudad, a cargo de la Dra. Celsa Ramírez”

Fue entonces que la Dirección General de Bienes de la Ciudad denunció a los ocupantes por usurpación. En enero de 2017 la Cámara en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la Justicia porteña determinó que el Marconetti es de dominio público de la Ciudad y, por lo tanto, sus habitantes no tendrían derechos sobre el inmueble. Los habitantes del viejo edificio presentaron una «acción de amparo» que inicialmente fue avalado por la Justicia con una cautelar favorable. Pero el Gobierno porteño apeló y, al final, la Cámara le dio la razón. La suerte estaba echada.

En junio del año pasado se inauguró el primer tramo del «Metrobus del Bajo», carril exclusivo para transporte público que tiene una extensión de 2,9 kilómetros y 25 paradas para las 30 líneas de colectivos que lo utilizarán. Actualmente la obra se extiende sobre las avenidas Alem y Paseo Colón, entre Plaza San Martín y avenida Independencia, y une Retiro con el sur de la Ciudad. Durante los últimos meses, distintas construcciones sobre la avenida Paseo Colón, como el Centro de Atención Integral para la Niñez y la Adolescencia (CAINA) y el frente del Instituto Isauro Arancibia, fueron demolidas o reformadas para poder ensanchar la avenida y construir carriles y estaciones para el Metrobus que circulará en dirección a la Boca. Ya está en marcha la licitación para adaptar a la nueva línea municipal y renovar la Escuela Taller del Casco Histórico (esquina Brasil). En el medio está el edificio Marconetti, que quedó aislado frente al parque Lezama.

Cinco personas en principio no quisieron acordar, y se agotaron las instancias legales. Restaba resolver el conflicto por vía judicial, y la sesión en ese sentido fue pautada para comenzar el 2 de mayo. Los acusados podrían recibir penas de seis meses a tres años de prisión por usurpación. Y la Justicia también podría ordenar el desalojo inmediato de la propiedad. Dos semanas antes de comenzar a ser juzgados, aceptaron las condiciones impuestas por el Gobierno porteño, y abandonaron los departamentos. Créditos blandos del Instituto de la Vivienda de la CABA, a tasa cero, que significarán un promedio de entre $ 3500 y $ 4000 en concepto de cuotas.

Las puertas de los departamentos fueron tapiadas para evitar intrusiones y ahora sí, con el Marconetti vacío, será el tiempo de abrir la licitación para demolerlo, como sucedió con el resto de las construcciones que se interponían al ensanche de Paseo Colón, y a todas las modificaciones que la obra trae aparejadas para el sur de la Ciudad.- 


En los años 1948 y 1967 se aprobaron las ordenanzas 23.475, 26.498 y 33.366 para ampliar la avenida Paseo Colón, con la idea de facilitar la «circulación de vehículos». Esas normativas dejaron de estar en la agenda de los funcionarios públicos cuando la zona se transformó en Casco Histórico pero sobre todo por la implementación del «Plan de autopistas urbanas» ejecutado durante la última dictadura militar por el Brigadier Osvaldo Cacciatore; quien utilizó estas normas para la construcción de nueve autopistas proyectadas, pero solo logró inaugurar dos: la 25 de Mayo (Autopista Urbana 1) y la Perito Moreno (Autopista Urbana 6). Para ello se realizaron cientos de expropiaciones de terrenos, y muchos de ellos fueron abandonados al no concretarse los trazados planeados. En 1978 comenzó la construcción de la Autopista 25 de Mayo, y los funcionarios del «Proceso» consideraron que no tenía sentido ensanchar Paseo Colón, porque generaría un cuello de botella con los pilotes. Los habitantes del edificio desde el inicio del conflicto negaron ser usurpadores. »No se puede usurpar lo que legítimamente se posee. Hay gente que vive ahí desde los años 70 y que pagaba alquiler, hasta que los Marconetti dejaron de cobrarlo. Como pasaron más de 20 años, iniciamos el proceso de usucapión o adquisición del inmueble por prescripción ante un Juzgado Civil, que está por dictar sentencia. Al mismo tiempo se desarrolla la causa penal, en la Justicia de la Ciudad», explica Luis Boffi Carri Pérez, abogado de dos de los acusados.El Marconetti está en Paseo Colón 1598 y tiene 22 departamentos. Se llama así por la familia propietaria de la fábrica de pastas que estaba detrás, que lo construyó como vivienda para sus empleados.

Compartir!

Comentarios

Comentarios