«A llorar a la Iglesia»

Compartir!

Omar Viviani amenazó con “dar vueltas los taxis” de todos aquellos que decidieran salir a trabajar el día del paro de la CGT -el 4 de abril pasado. Para evitar males mayores sus asesores jurídicos acordaron con la justicia el cumplimiento de una «probation».

La pena por “amenaza coactiva agravada” y contempla de 5 a 10 años de prisión efectiva. Si Viviani no cumpliera con la probation se debería revisar lo actuado, pero no sería el caso. El sindicalista estaría honrando el acuerdo, otorgado por el fiscal de la Cámara Contravencional y de Faltas porteño, Walter Fernández, que implica suspender el proceso a cambio de que el sindicalista realice «trabajos comunitarios en la Iglesia Pedro González Telmo (Humberto 1° 340), durante un año y cada 15 días; pagar $20.000 a la Fundación Favaloro y tomar cursos de derechos humanos».

Fuentes de la comunidad religiosa aseguraron a este medio que el dirigente cumple las indicaciones que le encomiendan, que pueden ser desde pelar papas, barrer, servir comidas o infusiones en el comedor que tiene la parroquia entre otras tareas.-

Foto: América TV

 

Compartir!

Comentarios

Comentarios