La alegría es sola “Candombera”

Compartir!

El año 2015 arrancó con la reducción de plantel, sin haber realizado pretemporada y sin concentrar durante las primeras fechas. Se produjeron algunos cruces entre dirigencia y cuerpo técnico que no debió haberse trasladado a los medios y cierta incertidumbre en cuanto a cómo se iba a barajar este año deportivo institucional y la pronta eliminación de Copa Argentina (por penales).

El secreto para salir de esta disyuntiva fue tirar todos para adelante. La clave para empezar a solidificar una ilusión la dieron los resultados positivos de entrada. A partir de eso todo se fue calmando y se generó esa onda positiva que debe existir siempre que hay un plan que tiene un objetivo final importante.

festejos

San Telmo edificó esta gran campaña recuperando la mística ganadora en su cancha, donde fue el único equipo del torneo que terminó invicto (12 victorias y 6 empates), algo que ya se venía gestando desde el año pasado. Si sumamos ambos torneos el Candombero cierra este histórico año con una racha en la Isla Maciel de 24 presentaciones, cifra extraordinaria para estos tiempos.

El sistema táctico impuesto por Franzoni (DT) y «Bocha» Pereira (AC) fue priorizar el orden en todas las líneas, asegurando el cero en el arco propio y después saber aprovechar el mínimo error del rival. Así logró una aceptable primera rueda en la que Talleres de Remedios de Escalada parecía comerse a los chicos crudos.

“Para la segunda rueda San Telmo acertó y mucho con las dos contrataciones que permitía el reglamento”

La llegada de los delanteros Oviedo y Alba le aportó al equipo una mayor presencia ofensiva y contundencia traducida en goles. Cuando el equipo había perdido tres partidos seguidos como visitante, muchos imaginaron que el objetivo iba a estar puesto en clasificarse al reducido. El 0-3 ante Midland, inesperadamente tocó el corazón del equipo y nunca más volvió a perder.

Se repuso ganando tres partidos en serie, uno clave, en cancha de Excursionistas donde empezó a agigantarse la figura de Galeano (autor de los dos goles esa tarde), futbolista que a partir de este encuentro tuvo un nivel superlativo hasta el final del torneo. Esa tarde San Telmo aprovechó los resultados adversos de todos los que luchaban por la punta y se quedó con el primer puesto para nunca más abandonarlo.

En el medio de toda esta historia hubo un partido aparte que se jugó como si fuera la final del mundo: San Telmo le ganó a Dock Sud el viejo y tradicional clásico del ascenso tomándose revancha del torneo anterior, regalándole a la hinchada una gran alegría y ese partido significó un envión anímico importantísimo para encarar la recta final con todas las energías. La gran fiesta vivida el 4 de octubre cuando San Telmo goleó 4-0 a Lamadrid con la inauguración de la Nueva Tribuna Las Heras, con una enorme concurrencia, sumó otro condimento para que este sea «el año».

Hubo un momento en el que aparecieron las dudas, porque se habían empatado cuatro partidos sobre cinco jugados, pero el resto no supo aprovecharlo. San Telmo jugó un partido crucial visitando a Luján, adverso desde el inicio y en desventaja dos veces, el corazón y la moral de un equipo campeón apareció esa tarde en toda su dimensión, dando vuelta el marcador con dos goles sobre la hora.

Allí el equipo obtuvo, quizás, el triunfo del año, para llegar con todo a la definición en la Isla.-


San Telmo salió Campeón y generó una verdadera revolución de felicidad entre sus miles de seguidores que le dieron rienda suelta a su alegría y que tuvo su pico máximo el domingo 15 de noviembre por la noche, cuando una sorprendente caravana se fue construyendo

caravanazo

durante el trayecto Gerli (donde San Telmo jugó su último partido) hasta la mismísima Isla Maciel. Los jugadores fueron recibidos como héroes levantando la Copa de Campeón arriba de un autobomba de los Bomberos Voluntarios de la Isla Maciel, vestido de azul y celeste. La extraordinaria fiesta popular fue disfrutada con el más absoluto respeto y paz; festejos que luego se trasladaron hacia la Sede Social, en el «Palacio» de la calle Perú 1360.


 

Compartir!

Comentarios

Comentarios