Un militante de la Magia

Compartir!

Constitución lo vio jugar en sus veredas cuando niño. Pateó sus calles cuando adolescente dialogando con vecinos de las bondades del «alfonsinismo» en la década del 80. En el mismo barrio fundó en 1997 el «Bar Mágico» considerado una de los sitios más emblemáticos del mundo en cuanto a producción y shows de ilusionismo. Pero no todo fueron rosas en su biografía. AM te presenta en exclusiva la historia de vida de un peleador incansable. Por Gabriel Santagata

Promediando sus estudios primarios en la escuela Ricardo Gutierrez (Luis Sáenz Peña 1215), y siendo apenas un niño, quedó cautivado con un truco en una publicidad de las boquillas «minifusor» del inolvidable y genial ilusionista argentino especializado en cartomagia Héctor René Lavandera, más conocido como René Lavand. Esa podría considerarse su primer aproximación con el mundo de la magia. Por aquellos años tampoco se perdía un solo capítulo de las «Las manos magicas» (corto televisivo producido en EEUU desde 1956)

Pero su adolescencia tuvo como prioridad su compromiso como militante de la Juventud Radical porteña y la magia quedó marginada al sitial de apenas un hobbie.

«Un amigo mío, Martín Pacheco, hacía trucos pero no me los enseñaba, me mandaba a comprar libros de magia» recuerda entre risas Marcelo. Así fue que adquirió su primer texto en una librería por Avenida de Mayo y comenzó un idilio que, según promete, será de por vida. Pacheco es propietario del «Bazar de Magia» (Hipólito Yrigoyen 969) considerado el local más importante de Latinoamérica, y cuenta con una impresionante colección de afiches, objetos y memorabilia de los magos más célebres de la historia.

Hijo de laburantes muy humildes y de origen gallego, creció con un
imperativo familiar muy fuerte que tenía más que ver con la cultura La Familia Insuadel esfuerzo para progresar; y en ese sentido, «esto de la magia o ser artista era solo cosas para ricos». No era la única contradicción con un mandato familiar. Sus progenitores eran confesos «franquistas» y Marcelo militaba en el partido que impulsó el Juicio a las Juntas Militares y junto a organizaciones de Derechos Humanos denunciaba los crímenes de lesa humanidad.

A pesar de los debates, en la mesa familiar, imperó el respeto. Insúa retoma en su propia existencia la experiencia de sus padres: «El gallego va hacia adelante, por eso no me considero talentoso, sino mas bien perseverante»

Cuando Raúl Alfonsín cedió la primer magistratura a Carlos Menem en julio de 1989, a Marcelo el mundo parecía que le venía abajo. Fueron años de terapia, depresión y el cuerpo que no lo ayudaba. Durmió once años con una máscara de oxígeno ya que por sus fosas nasales apenas circulaba un 30 por ciento del aire necesario; de hecho sufrió apnea (trastorno de sueño), que le significó varios «paros respiratorios» cuando dormía.

También aumentó significativamente de peso y sufrió de afecciones en el hígado. «Creo que muchos militantes tomamos el proyecto político como esencial en nuestras vidas y cuando eso se cae, te quedas sin norte». En ese sentido, la magia ocupó ese vacío en su vida y le permitió repensar objetivos personales. Ser artista lo obligó a cuidar su cuerpo, querer verse mejor y empezó, a modo de terapia a practicar remo. Su fisonomía cambió y sus problemas respiratorios prácticamente desaparecieron.

«La magia reencauzó mi vida»
Quien dialogue por estos días con Insúa, le costaría creer que en la primer etapa de su imbricación con el mundo de la magia lo tuvo más como empresario pyme que como artista en escenario. Es que a pesar de conducir decenas de plenarios y asambleas estudiantiles que lo tuvo como uno de sus principales oradores, sufría de un increíble «miedo escénico».

Por ello, al principio se dedicó a trabajar «para los magos» y el backstage de la magia. Creó el Instituto Superior de Magia e Ilusionismo y una marca de productos que patentó con el nombre Tango Magic y por supuesto fundó el «Bar Mágico» que abrió sus puertas en septiembre del año 1997, convirtiéndose así en el Primer café-concert mágico de Latinoamérica.

Y un día se decidió y venció todos sus miedos. Todo empezó cuando desde México le solicitan que realice un show demostrativo con algunos de los 350 productos que fabrica (juegos de mentalismo, monedas, etc) y se animó. Fue un éxito total.

No pudo dormir, el aplauso que realmente lo conmovió quedó retumbando en su mente durante varias semanas. La historia se hace mas vertiginosa desde entonces. Comenzó a estudiar inglés, y a la fecha recorrió más de 25 países en diferentes giras.

En 2012 ganó el primer premio en la categoría «Invención» en el Campeonato Mundial de Magia, que se realizó en la ciudad británica de Blackpool.

ganador

El truco seleccionado por la Federación Internacional de Sociedades Mágicas (FISM) con el que obtuvo el título se llama «La traición de Judas» y consiste en hacer aparecer y desaparecer 30 monedas.

«Al principio viajar es lindo, congresos internacionales, en alguna oportunidad me tocó tomar 13 aviones en 15 días» afirma Marcelo. Pero pasada la etapa inicial de obnubilación, una vez finalizada sus demostraciones «buscas en el público y no tenés a tu familia o amigos con quien abrazarte y te sentís muy solo».

La irrupción de la magia en nuestro país no es novedad, pero en
estos tiempos es exponencial. Muchos argentinos trabajan por todo la boa magicael mundo y sin dudas, con sus logros internacionales, Insúa confirmará por muchos años este crecimiento.

Por su tarea de difusión de la magia a través de su Bar Mágico en 2013, fue reconocido por la Legislatura porteña como Personalidad Destacada de la Cultura de la Ciudad, votación que contó con la unanimidad de los diputados. Marcelo trabajó en la mencionada casa legislativa y en un momento crucial en su vida optó por renunciar a su labor administrativa y a jugarse el todo por el todo por lo que le dictó su corazón.

«Mis amigos me decían que estaba loco» recuerda el ahora
barrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrpropietario de uno de los tres lugares de esta actividad más importantes del mundo: Magic Catle en Los Angeles y Houdini Club de Magia en Madrid, son los otros dos.

En el 95 abrió la escuela en la calle EEUU y Luis Saénz Peña, para luego mudarse dos años más tarde a la vieja casona de Carlos Calvo 1631. Se trata de una locación que fuera sede del Sindicato de Viajantes, y mucho antes en 1907 perteneció a Jorge Dasso, quien patentara el método para envasar el oxígeno.

En ese lugar «mágico» nació esta apuesta temática que ofrece a sus visitantes un salón principal con capacidad para 60 personas y un amplio escenario, pero además una sala más pequeña especialmente diseñada para disfrutar de la mejor «magia de cerca», antes y después de cada espectáculo.

También dispone de diferentes salones decorados con antiguos afiches de espectáculos de magia, y manos inmortalizadas en yeso de artistas que pasaron por Constitución, de la talla de Rene Lavand, Patrick Page, Fantasio, Juan Tamariz, Lennart Green, Topas, Aldo Colombini y Jhon Carney entre otros. El profesionalismo de Insúa llega a situaciones insospechadas, sus «bibliotecas mágica» contienen por lo menos 300 volúmenes sobre la materia.

Se enfrentó al peor «público del mundo» cuando ofreció su repertorio ante 3.500 magos en aquella inolvidable velada mexicana más arriba mencionada. Sin embargo este cronista le consulta acerca que medalla le falta en su pared y sorprende una vez más: «Recorrés Europa y no te invitan ni del club de magia de la esquina. Estoy contentísimo con la invitación a participar de un festival en el desierto de Atacama (Copiapo-Chile)el 26,27y 28 de noviembre»

¿Tu biografía está signada por compromisos con la política en varias etapas de tu vida? ¿No te pica el bichito de la militancia por estos días?
Las redes sociales son una provocación constante. Sin embargo actualmente estoy consustanciado con el proyecto del «Bar Mágico» y demanda toda mi atención. Sin embargo hay dos áreas en la que podría colaborar como asesor, si vos querés. Primero, contando mi experiencia cultural artística y para promocionar la magia como un bien cultural. Creo que el Estado debería financiar la producción de festivales públicos. Sorprendería a más de uno. También como empresario pyme, créeme que te podría escribir un libro sobre los problemas a sortear en los últimos 10 años para exportar nuestra producción.

Hace 20 años esta revista organiza un festival del día del niño en San Telmo. Para semejante aniversario formalmente te invitamos a participar desde el escenario
No es lo mío, pero me voy a preparar con responsabilidad. Desde ya confirmo presencia en el festival del día del niñó 2016.-


Marcelo Eugenio Insúa: familia insuaHincha de Boca. Fanático del Jazz. Casado con Silvina Vozzi, padre de Camila y Malena. Integra en la actualidad de dos asociaciones de magia, la Red de Magos Solidarios de Argentina También es miembro fundador del Club Porteño de Ilusionismo. El Círculo Mágico Argentino Auténtico lo nombró Socio Honorario en el año 2014.


El Bar Mágico abrió sus puertas en septiembre del año 1997 convirtiéndose así, en el Primer café-concert mágico de Latinoamérica.
Dir: Carlos Calvo 1631 Tel 4304-7212/9336 – info@barmagico.com.ar

 

Compartir!

Comentarios

Comentarios