Crean «Red de Protección Edilicia» que podría ser utilizada en el Casco Histórico

Compartir!

 

Entrevistamos a Pablo Deymonnaz (32) ingeniero en informática y uno de los desarolladores del curioso invento junto a Eduardo Veralli y Jorge Gini

Tu proyecto ganó el concurso Buenos Aires IoT. ¿De qué se trata?
El 1er. Concurso Buenos Aires IoT del GCBA premió proyectos de tecnología bajo el paradigna de Internet de las Cosas, que refiere al control y gestión de cosas u objetos conectados vía internet. Ganamos la categoría innovación con nuestro proyecto ReProtEd (Red de Protección Edilicia) Se trata de un microsismógrafo digital orientado a proteger contra vibraciones inducidas a edificios de valor histórico o patrimonial construído a partir de acelerómetros del tipo usado en consolas de videojuegos.

El dispositivo permite detectar vibraciones que afectan a edificios históricos. ¿Porqué te interesó este tema?
Nos conmocionó el derrumbe de un edificio de 10 pisos ocurrido en la calle Bartolomé Mitre al 1200 hace un par de años (ver apartado) a corta distancia de nuestro trabajo. Pensamos que debía haber alguna forma de predecir eventos de este tipo y prevenir estas catástrofes. 

Las construcciones del Casco Histórico sufren vibraciones de variado tipo de transporte público (Subtes, Buses) pero también fruto de los emprendimientos inmobiliarios que algunos casos significan imponentes edificios.
Eso es exacto. Los edificios históricos son mucho más vulnerables que una construcción nueva por su técnica constructiva. Entre las fuentes de vibración sísmica se encuentran el movimiento de suelos o el uso de maquinaria pesada en las obras públicas o privadas. La CABA concede entre 3000 y 5000 permisos para obras nuevas por año. Errores en la submuración o en la ejecución del pozo que afecten a las construcciones linderas, podrían ser detectados tempranamente con dispositivos como ReProtEd. Por lo tanto estamos hablando de decenas de miles de de viviendas potencialmente afectadas.

desarrollan

En algunos sectores del casco histórico sobre todo los fines de semanas se desarrollan infinidad de actividades artísticas-musicales. ¿Pueden considerarse riesgosas?
Para que una actividad artístico-musical se convierta en un riesgo se debe generar cierta intensidad de vibración. En el caso de recitales con equipos de sonido de alta potencia equipados con sobwoofers podrían inducirse vibraciones peligrosas a las personas y al entorno edilicio.

¿Estas vibraciones pueden afectar a las personas?
Existen normas que describen y tabulan las intensidades maximas que pueden ser soportadas por edificios y personas. Las personas también son afectadas ya que pueden vibrar a cuerpo completo si trabajan o viven en edificios expuestos. Este problema existe en el eje Madero-Huergo frente a Puerto Madero por el transporte de cargas pesadas. ReProtEd se basa en la normativa específica para dar sus alertas. Los datos recabados pueden ser estudiados para implementar maneras de resolver los problemas, como ser la planificación de recorridos de transporte público o de cargas o en el establecimiento de perímetros de seguridad alrededor de estadios donde se realicen recitales.

El Gobierno porteño analiza aplicarlo para preservar los edificios históricos de Buenos Aires. ¿Tenés alguna novedad de este tema?
El proyecto ReProtEd está en fase de incubación. Esto significa que continuamos los estudios y esperamos que en un futuro inmediato el Gobierno de la CABA implemente, como creemos que es su intensión, el sistema para proteger edificios patrimoniales.

¿Tenés conocimiento de algún emprendimiento similar en alguna otra parte del mundo?
No conozco. Las iniciativas de internet de las cosas son relativamente recientes. Aunque el control y auditación de vibraciones se realiza actualmente, estas son muy costosas y se restringen a un pequeño período de prueba donde se utilizan carísimos dispositivos acelerométricos. Una de las innovaciones de ReProtEd es que la enorme baja de costos que se produciría con nuestro dispositivo permite su uso en forma permanente en el edificio que se desea proteger.-

ReProtEd fue instalado en la San Miguel Arcángel en Bartolomé Mitre esq. Suipacha para evaluar su funcionamiento en condiciones reales. Los resultados fueron sumamente exitosos: ReProtEd se mostró lo suficientemente sensible para detectar a los vehículos que se estacionaban frente a la iglesia con el motor en marcha (por ejemplo, camiones de caudales operando con el banco Itaú frente a la iglesia) 


“Lamento lo de tu viejo”
Parece que pasó muchísimo tiempo pero sucedió el 11 de noviembre de 2011. El cuerpo de Isidoro Madueña, un hombre de 74 años que estaba desaparecido fue encontrado entre los escombros del inmueble de la calle Bartolomé Mitre 1232. 

maduenasant_154251693

El tercer cuerpo del edificio se desplomó. Mariano Madueña (Propietario de GueBara Bar – Humberto 1º 463) trasuntó en soledad las primeras horas de la desaparición de su padre y en esa misma condición atendió la madrugada del jueves 10 de noviembre a su abogado el Dr. Adolfo Martinese quien le informó acerca de la aparición de un cuerpo entre los escombros.

En las primeras horas de angustia sus súplicas no fueron tomadas en serio. Al principio no lo atendía nadie. Desde un primer momento se evidenció la intencionalidad de los funcionarios porteños de situar a Isidoro Alberto como un anciano senil. Tal cuadro explicaría el por qué no fue del todo exitosa la evacuación. La culpa es de la víctima y no de la gestión.

Pero Isidoro Alberto escuchaba lo suficientemente bien como para comunicarse telefónicamente hasta tres veces por día con su hijo. La primera comunicación oficial recibida por Mariano sucedió a 72 hs del derrumbe, cuando personal de la Policía Metropolitana le solicitó una foto, al mismo tiempo que se comprometieron a mantenerlo informado sobre los avances de la investigación.
Macri llamó a Mariano minutos después de haber reconocido el cuerpo de su padre en la morgue judicial: “Lamento lo de tu viejo. Hubiésemos querido que esto no suceda” afirmó el Jefe de Gobierno.

La justicia se estaría tomando su tiempo, desde hace un año estarían decidiendo que juzgado de la ciudad toma esta causa. El gobierno porteño ofreció una reparación económica por la pérdida de determinados bienes materiales pero solicitó a los damnificados mediante una cláusula, que desistan de realizar acciones legales contra cualquier involucrado en el hecho. “Dejamos toda la documentación en esa oficina y nunca más volvimos, tampoco nos llamaron» asegura Mariano. –

 

 

 

Compartir!

Comentarios

Comentarios