El PRO y el FPV no consiguieron los votos necesarios para aprobar transferencia de los “Sitios de la memoria”

Compartir!

La sesión parlamentaria del jueves 24 de abril finalizó en medio de un verdadero escándalo. Los bloques Macristas y Kirchneristas habían acordado votar la transferencia del Instituto Espacio de la Memoria (IEM) de la órbita de la Ciudad a la Nación, pero no lograron conseguir los 40 votos necesarios.

La Vicejefa de gobierno porteña, María Eugenia Vidal, y el jefe de Gabinete de la Nación, Jorge Capitanich, anunciaron públicamente en febrero y firmaron el 5 de marzo de este año un acuerdo entre las jurisdicciones por el cual los predios de la ex ESMA, además de cuatro edificios donde funcionaron los ex centros clandestinos de detención: Automotores Orletti, Club Atlético, Olimpo y Virrey Ceballos, pasarían a ser administrados (usufructo por 30 años) por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación. Para ello se necesita la aprobación del Congreso Nacional y de la Legislatura porteña.

Desde la dirección del IEM que tiene entre sus misiones y funciones proteger y preservar los C.C.D. y T se oponen al traspaso que de hecho implicaría la disolución de esta institución “autárquica y autónoma, en la cual confluyen organismos de DDHH, articulándose con representantes del Estado local y personalidades destacadas

En la acalorada sesión de este jueves 25 de abril el acuerdo entre los bloques PRO y FPV para tratar el proyecto sobre tablas (40 votos necesarios) fue perdiendo apoyos en el transcurso de las horas. En principio a los 28 legisladores macristas se habrían comprometido los 16 del “interbloque K” (Nuevo Encuentro conducido por Gabriela Cerrutti, el FPP de Aníbal Ibarra e Izquierda Popular de Pablo Ferreira)

Pero la visita al parlamento porteño del Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, acompañado por la dirigente del MST Vilma Ripoll, para solicitarles a los legisladores que no votaran positivamente la ley en cuestión, aceleró las contradicciones internas que a la postre terminó con un escándalo.

Aníbal Ibarra se ausentó al momento de votar, Gabriela Cerruti y Jorge Taiana directamente faltaron a la sesión. Susana Rinaldi y Pablo Ferreyra, tampoco estaban de acuerdo con votar el convenio. Fuentes parlamentarias aseguran que los mencionados no querían ser el “voto 40”. A dicha situación se llegó por la ausencia de ediles del PRO ya que también faltaron Iván Petrella y José Acevedo.

El rechazo al traspaso fue festejado por los trabajadores del IEM presentes en las tribunas. La presidenta del bloque K, Gabriela Alegre, sin reparar que aún tenía el micrófono abierto dijo: “mirá como aplauden estos pelotudos”. Desde las bandejas no tardaron en responderle: ¡Andá a hacer asados a la ESMA!”, y la legisladora les respondió: “El asado lo hacemos la semana que viene”. Parte de este pobre intercambio fue grabado y el video fue viralizado por las redes sociales.

“Esta vez no pudieron pero les faltó solo un voto. Acá hay un nuevo pacto del PRO y los K, que quieren convertir a la ex ESMA en su bunker. No bajaremos los brazos. El IEM está integrado por Madres de Línea Fundadora, el SERPAJ, la Liga, APDH, el MEDH y Hermanos, es un instituto autárquico y autónomo para definir políticas más allá de los gobiernos y los vaivenes partidarios” afirmó Pérez Esquivel.

Además el dirigente de DDHH manifestó su preocupación por los dichos de la jefa de bloque kirchnerista al finalizar la sesión: “Es una falta de respeto que la principal impulsora de la disolución del IEM, Gabriela Alegre, les haya dicho a los trabajadores que cuando se disolviese el IEM estamos invitados a comer un asadito en la ex ESMA. No se puede banalizar la memoria histórica de nuestro pueblo, recordemos que los militares de la dictadura llamaban ‘asaditos’ a la quema de cuerpos en la ESMA”. –

 

Compartir!

Comentarios

Comentarios