Perpetua a dos hombres por matar a Chef en San Telmo

Compartir!

La autopsia reveló que en total la víctima tenía 12 puñaladas, aunque las cinco mortales fueron las que le aplicaron en la espalda con un cuchillo que no fue hallado en la escena donde ocurrió el crimen.

Según informaron fuentes judiciales, el veredicto fue dado a conocer por el Tribunal Oral en lo Criminal 20, que halló responsables del homicidio a Julián David Sosa y Alberto Gabriel Koning.

En el debate oral, el representante del Ministerio Público Fiscal acreditó que el 12 de diciembre de 2011 los imputados ingresaron al inmueble de Benson, situado en Bolívar 1548, aprovechando que la víctima conocía a Sosa, ya que trabajaba en el lugar como albañil.

Una vez dentro de la casa, Sosa y Koning lo golpearon y maniataron con precintos plásticos, y tras robarle dinero, un celular y unas herramientas, lo asesinaron de doce puñaladas.

El cuerpo fue encontrado en un dormitorio por el encargado de las refacciones en esa casa, que el chef había heredado de su madre y estaba refaccionando desde hacía un mes y medio.

En su alegato, el fiscal solicitó que los imputados fueran condenados a prisión perpetua por considerarlos coautores de “robo agravado por la utilización de armas, en concurso real con homicidio doblemente agravado por alevosía y criminis causae”.

Durante las dos audiencias de debate, declararon varios testigos, entre ellos, el contratista Claudio López, quien admitió haber empleado a Sosa como albañil, y explicó que éste estaba al tanto que el día del hecho la casona estaría sin gente, pues las reformas se suspenderían por diez días, hasta el regreso de Benson.

Otra testigo, Camila Montero, manifestó que el día del crimen acordó encontrarse con Sosa -quien llegó junto a Koning- en la plaza de Spegazzini, en el sur del conurbano bonaerense.

Allí el imputado le dijo que tuvo una discusión con su jefe por el pago del jornal, que se trenzó a golpes (tenía los nudillos heridos) y que se llevó unas herramientas como pago, las cuales después intentó vender Koning para comprar estupefacientes.

El caso se resolvió, en parte, porque a uno de los imputados se le cayó un boleto de colectivo -que quedó debajo del cuerpo de Benson- y por el análisis de las llamadas efectuadas por los asesinos con el celular del chef.

Al momento del crimen, Benson tenía como hobby la cocina molecular y también se dedicaba a escribir sobre bares y restaurantes en un blog de internet.

Fuente Telam

Compartir!

Comentarios

Comentarios