Federico Cash: "El Papa me dijo que no abandone las esperanzas"

Compartir!

María Cash (30) vivía con su hermano Santiago (27) en el mismo edificio que sus padres Federico y María del Carmen en Tacuarí e Ituzaingo. Al momento de desaparecer tomaba clases en un Instituto Universitario del Arte, al mismo tiempo que diseñaba ropa y accesorios artesanales que vendía y publicitaba en el sitio de Facebook, «María Cash Indumentaria».

 Egresada del Instituto Santa Catalina(Piedras 1527) donde cursó estudios primarios nunca se desvinculó de esa casa religiosa; de hecho el sábado 2 de julio de 2011 por la mañana (48 hs antes de su desaparición) participó del «Oratorio»en donde junto a otros voluntarios organizan actividades recreativas para los chicos más humildes del barrio. 

 No era la primera vez que emprendía viajes al interior de nuestro país para comercializar sus propias creaciones Conoce la plaza de Salta donde tuvo éxito anteriormente por lo que decidió repetir y agregar Jujuy a su listado. Por causa que aún se desconocen “colapsada por la desaparición de su equipaje con stock de capital de trabajo y subsistencia y sin celular, quedo incomunicada» se afirma en uno de los primeros comunicados enviados por los familiares.

El periodista Hugo Krasnobroda de “El Tribuno” de Salta entrevistó Federico, Padre de María. Nota que reproducimos a continuación:

¿En qué estado se encuentra la búsqueda de su hija?

No lo sé, así de sencillo. Desconozco absolutamente en qué estado está la causa.

¿Y respecto a la investigación?

Sobre lo investigativo Gendarmería sabrá, yo no me enteró. Ellos andan detrás de sus pistas y yo en la recepción de llamados y de datos que me dan los solidarios.

¿Volvió a recibir llamadas de gente que dice haber visto últimamente a María?

Siempre, siempre existe eso. Pero son imprecisos, son tardíos y la gente no se acostumbra a sacar fotos oportunamente. Así que es muy difícil esto. Son 21 meses cumplidos el lunes. Estamos en manos de Dios con el apoyo de su santidad (en relación al papa Francisco) a quién le mandé un mail de felicitación el día 17 (de marzo) y el día 21 me encuentro un mail firmado por Francisco. Allí me dice que no abandone las esperanzas y que tenga fuerza y fe. Además, me dijo que rece por él, como siempre dice. Jorge Bergoglio era una persona que estaba muy consustanciada con el tema de María. La nombraba en sus homilías en Constitución contra la trata por ser ese barrio un centro de trata. Reflexiones uno tiene varias. Se festeja el día de la mujer pero hay infinidad de madres que sufren la ausencia de sus hijas, entonces no hay festejo. ¿Cómo puede ser que la Afip o el ministerio de Trabajo puedan irrumpir en cualquier momento a una empresa a pedir libros y resulta que no se puede verificar la corrección de los trabajadores de un prostíbulo? Es necesario saber si están bien de salud y si tiene documento de identidad. El tema es encontrar en muchos de esos prostíbulos a personas que están secuestradas y esclavizadas.

¿Usted cree que a su hija la secuestraron para prostituirla?

Ojalá que no, pero como no tengo ninguna pista puedo pensar cualquier cosa. El juez es el que en esa última rendición de cuentas que ha hecho en los medios salteños menciona ese tema. Lo que no menciona el juez es el tiempo que ha transcurrido entre instancia e instancia de esa causa, que llegó a 37 cuerpos de 200 hojas cada uno, para llegar al mismo resultado que teníamos mi hijo y yo a los quince o veinte días de haber desaparecido María. Eso significaba que se la había visto por última vez en la zona de Metán, Palomitas y Cabeza de Buey.

En su fuero más íntimo, ¿qué piensa que ocurrió con María?

No lo sé. La única que se me ocurre (habla irónicamente) es que la nave espacial de (Carlos) Menem no haya aterrizado todavía. No hay que olvidarse que el benemérito llevaba a los niños por la estratósfera.

¿Se siente acompañado por las autoridades provinciales de Salta?

No, en absoluto. Salvo Gendarmería, con la cual estoy muy conforme. He visto un trabajo de supervisión de lo actuado muy meticuloso por parte del segundo comandante Rivero, de Investigaciones Judiciales. Pero eso no es lo que yo y mi hija necesitamos. Nosotros necesitamos trabajo en terreno y encontrar a la gente que brinde información. Quizás los uniformes despiertan cierta reacción y miedo a complicaciones. Por eso a veces digo que si me brindaran los medios que me han robado (mi vehículo y el dinero que se me fue en este tiempo) quizás yo pudiera conseguir que la gente se brinde y dé información.

¿Usted pidió algún subsidio a la provincia de Salta?

Para empezar, entiendo yo que el gobernador (Juan Manuel Urtubey) niega que se haya extraviado en Salta. El juez, también influenciado por no se quien, ahora hizo aparecer un médico en Jujuy que sería el último que tuvo contacto con mi hija. Pero ocurre que el mismo día y dos horas antes estaba en la zona de Cabeza de Buey, sucia, maloliente, sedienta y mal psíquicamente. El personaje ese de Jujuy, que agregó un nombre a mano en una lista que hasta ese momento venía muy pulcra y ordenada, resulta que la hace aparecer como que él la encontró, la revisó y que María le pagó cien pesos mientras no tenía un mango. Según ese médico, la encontró pulcra, limpia y bien psíquicamente; ósea, todo al revés que el camionero de Cabeza de Buey.

Dice que Urtubey no quiere reconocer que su hija desapareció en Salta, ¿en qué considera que se basa el gobernador para dar a entender algo así?

Yo diría que es la desesperación que tiene por no sumar una más a la lista que hay de mujeres desaparecidas en Salta.

Teniendo en cuenta las pocas pistas que hay hasta ahora, ¿perdió un poco las esperanzas de encontrarla?

No, no. Eso no existe. La esperanza está y el Papa Francisco me la reforzó.-

 

 

 

Compartir!

Comentarios

Comentarios