POLÉMICA POR LA PLAZOLETA DE LA AV. INDEPENDENCIA Y PERÚ (2da parte)

Compartir!

En diálogo con el matutino Ámbito Financiero, Glaubach  aseguró que el terreno de 20 por 7,5 metros lo compró su propio padre en el año 1949. Se trata de la segunda casa de la esquina, porque sobre la ochava antiguamente existía un bar.

Durante la gestión del intendente de la última dictadura, Brigadier Osvaldo Cacciatore se llevó a cabo la ampliación de la avenida Independencia. Además de la demolición del  bar, decidieron tomar una pequeña parcela del terreno de Glaubach, hoy convertida en la polémica plazoleta. Glaubach afirma que en ese entonces fue indemnizado por la comuna por el 1,50 metros del lote y eligió hacer vereda el resto (opción que otorgaban las autoridades en ese entonces) para evitar futuras usurpaciones.


El arquitecto quien pretende construir un consultorio odontológico para una obra social, prevé levantar en el terreno en disputa un angosto edificio de cuatro pisos con sótano. Durante los incidentes de la fallida demolición de los canteros semanas atrás, Glaubach exhibió la resolución del gobierno porteño con la aprobación de los planos se firmó a fines de 2010 y en marzo de este año terminaron por autorizar la construcción.

En ese sentido este medio informaba que el viernes 1º de julio por la mañana estudiantes del Colegio Industrial Luis Huergo (Perú 759) al que se sumaron comerciantes y vecinos de la zona, evitaron la demolición definitiva de los arreglos realizados entre otras organizaciones por militantes de la agrupación “La Campora” en el solar rígido ubicado en una de las esquinas de la Av Independencia y Perú.

La versión del arquitecto en Ambito Financiero es sin dudas menos épica que le párrafo anterior. “Mi error fue ir confiado a las 9, si iba a las 6 no quedaba nada. Estuvo todo bien hasta que a las 10.30 apareció un hombre de barba que empezó a aplaudir, trajo a los chicos del colegio de al lado, el Huergo, y los instó a hacer pogo hasta que rompieron la cinta de obra. Después se sumaron vecinos que me gritaron macrista, facho, atorrante, corrupto”, describió.



Glaubach y el subcomisario de la 2° habrían intentado calmar los ánimos de los manifestantes. Fue cuando llegó al lugar el legislador porteño del FpV Francisco “Tito” Nenna produciéndose un insólito diálogo, que insólitamente reproduce en la nota Ambito Financiero:

T.N.: Soy Tito Nenna, diputado del Frente para la Victoria en la Legislatura.

R.G.: Mucho gusto, yo soy el arquitecto Glaubach. Usted no tiene nada que hacer acá.

T.N.: Acá no van a mover la máquina…

R.G.: Está cometiendo un delito.

T.N.: A esta plazoleta le pusimos el nombre de un gran hombre que salvó a la Patria.

R.G.: ¿De quién? ¿De San Martín?

La provocación de Glaubach casi termina en un escándalo por ello se retiró inmediatamente con la asistencia de las autoridades policiales.

Una comitiva encabezada por Nenna realizó una denuncia por usurpación del espacio público en la comisaría 2º. Las autoridades policiales le informaron que quienes se presentaron como propietarios del lugar en litigio también hicieron lo propio.

El día posterior al conflicto en comunicación con Alerta Militante, el legislador del Frente para la Victoria, Francisco “Tito” Nenna aseguró que su equipo de asesores investigará todo lo relacionado con el predio y quienes se presentan como propietarios. Además adelantó que presentará un proyecto en la legislatura para declarar sitio de “interés público” a la Plaza y de ser plausible otro de expropiación.

La Fiscalía E, de la Unidad Fiscal Este, que funciona en el segundo piso del edificio del Ministerio Público Fiscal de la Ciudad de la calle Beruti 3345 tendrá la última palabra. Glaubach entiende que a la brevedad podrá contratar a las topadoras para que finalicen su trabajo.

Compartir!

Comentarios

Comentarios