“LA POLÍTICA SE HA CONVERTIDO EN UNA CUESTIÓN DE CARTEL”

Compartir!

La Lic. Ocaña nos recibió en la sede de su Fundación Confianza Pública. Foto:AM

Graciela Ocaña comenzó su militancia política en el peronismo de la Matanza a sus 22 años. Allá por los ochenta acompañó con su voto a Oscar Alende (candidato del PI). Luego se enroló en las filas de la Renovación peronista, hasta la aparición en escena del caudillo riojano, por quien decidió alejarse del PJ por lo menos por unos años.

 Conformado el grupo de los 8 (peronistas disidentes del menemato) se acercó a Carlos Chacho Álvarez para asi comenzar su carrera en el ámbito legislativo y por qué no, sus inicios como dirigente nacional política y técnica.
Diputada Nacional en 1999 con la Alianza. Responsable junto con Elisa Carrió en el ARI de la comisión Investigación de Lavado de Dinero. Luego Directora del Pami en la gestión de Néstor Kirchner y Ministra de Salud hasta 2009 de la actual Presidencia de Cristina Fernández.
 
Hoy es una de las dirigentes más convocadas por los diferentes espacios progresistas de la ciudad, la UCR, Proyecto Sur, el Socialismo y el Gen ponderan su presencia para el armado de una alternativa política al gobierno de Macri.
 
AM: Graciela,¿ cuál es tu percepción acerca de los posibles escenarios en las próximas elecciones a jefe de gobierno el 10 de julio?
 
 Hay que hacer un enorme esfuerzo para construir desde lo local, desde lo más territorial a lo nacional porque si eso fracasa va a ser muy difícil construir desde lo nacional una fuerza política alternativa. No va mas construir con esta lógica de aquel mide o no mide, o yo no me siento con este o con el otro, porque la gente tiene otros problemas. Y creo que estamos convirtiéndonos en seres extraños para una gran parte de los argentinos. Podemos sentarnos en una mesa y conversar acerca de la “seguridad” y seguramente podremos ponernos de acuerdo sobre lo que se debería hacer y no hacer, ahora bien en el medio puede haber una gama de diferencias. Creo que si no tenemos la generosidad de conocer al otro no lograremos construir este espacio. Hay que hacer un esfuerzo para construirlo, no es fácil, pero es la única manera por la que podremos incidir realmente. La ciudad de Buenos Aires tiene esa oportunidad.
 
AM: ¿ cómo crees que se distribuyen políticamente  los diferentes espacios?
 
Hay un sector que está encauzado por un sector oficialista, más vinculado con la derecha que es justamente el Macrismo, pero hay un espacio que ha votado al Radicalismo, que ha votado a la Alianza, incluso a Erman González, que está buscando un candidato que hoy no tiene. Nosotros creemos que hay veinte nombres que dividen un espacio y que muchos representan lo mismo. Yo creo que si pudiéramos hacer esa síntesis seria muy importante. Los liderazgos son importantes, pero lo central acá es tener un proyecto y conformar equipos y eso lo genera un grupo grande que tenga la voluntad de transformar. La decisión política es básica, y no estoy hablando de voluntarismo. Uno puede decidir entre administrar o cambiar y en esta ciudad necesitamos un cambio. Ahora lo que veo es la falta de decisión de muchos en apostar a querer hacer ese cambio.
 
AM:¿Crees que es posible construir un “frente” con los distintos sectores que no apoyan ni a Macri ni a los candidatos del gobierno nacional?
 
 No es fácil, siempre es mucho más sencillo criticar y no estar en una función ejecutiva. Hay dirigentes que están trabajando en esto. Creo que hay grupos dentro de cada uno de los espacios que están buscando articular esto, mientras que hay otros sectores que están buscando romperlo. Porque entienden que esa articulación atentaría sobre los intereses de esos grupos. Esa es la discusión que hay que dar en cada grupo que uno esté, para resolver a favor de armar ese frente. Lo peor que podríamos hacer es presentar distintas alternativas electorales que no sinteticen este espacio porque el favor que se le hace al macrismo y al gobierno nacional sería realidad.
Hay que tratar de tener la grandeza suficiente para sumar a todos los sectores. Hay que hablar menos por los medios o hacer política por televisión, hay que hablar más cara a cara y decir lo que se piensa para encontrar soluciones.
 
AM: La inscripción de las alianzas tiene como límite el 10 de mayo, no queda mucho tiempo para acordar…
 
 No sé si será posible, ya los tiempos se acortan y los dirigentes que se quieran presentar van a empezar a contarse los huesos para que sea claro cuanto cada uno vale. Espero que ese estado de necesidad y el sentido común puedan funcionar para llevar adelante ese frente. No es fácil. El problema es que la política se ha convertido en una cuestión de cartel. Todos se sientan en una mesa, y la discusión es sobre quienes no pueden estar.
Creo que hay que hacer todos los intentos de hacer este frente amplio que incluya a todos los sectores. Todos necesitamos poner un poco cada uno.
 
LA SALUD EN LA CIUDAD
AM: En tu experiencia como Ministra de Salud de la nación, ¿cuál es tu evaluación sobre el sistema de Salud en la Ciudad?
GO: Es necesario un cambio drástico en el sistema de salud porteño. Cuando era Ministra de Salud de la Nación tuvimos muchos problemas con la ciudad. Y se pueden hacer cosas, se puede transformar si se quiere, el problema es que Macri no se hace cargo. AM: bueno uno de los conflictos fue con el Hospital Garrahan. GO: Sí, Macri al comenzar su gestión decidió no invertir el dinero que le corresponde aportar a la ciudad en el Hospital Garrahan, con la excusa de que allí no se atienden sólo niños porteños. Yo me comuniqué personalmente con Lemus (Ministro de Salud porteño) y con Michetti (Gabriela) por entender que podía tener un poco más de sensibilidad, la que le falta a Macri. El ministro me aseguraba que no había forma de convencer a Macri para gestionar el aporte de estos fondos. Macri no estaba dispuesto a desembolsar el presupuesto correspondiente.
AM: Y cómo terminó esta situación?
GO: Finalmente gracias a la gestión de Michetti pudo resolverse pero tengo entendido que hoy sigue el conflicto. Macri no entiende que el Hospital Garrahan es una escuela médica, que se atienden niños de toda América Latina y que en todo el país se contribuye a crear pequeños Garrahan para cuidar la salud de los niños. Eso es falta de sensibilidad.
 
Compartir!

Comentarios

Comentarios