Escrachan docente del Rivadavia

Compartir!

El Centro de estudiantes del Colegio Bernardino Rivadavia, organizó el lunes una sentada con corte de calle en rechazo a la reincorporación de un docente denunciado por violencia y abuso.

Los alumnos difundieron un mensaje por redes sociales donde informaron que la protesta fue organizada para visibilizar «el rechazo hacia la reintegración del profesor acusado de violencia y abuso hacia alumnos, profesores y directivos”.

En charla con la prensa, aseguraron que el docente denunciado en 2019 fue sumariado en cinco oportunidades y en diferentes instituciones. Aun así las autoridades de la institución educativa no logaron evitar que se reintegre ya que el sumario administrativo se habría sustanciado favorablemente para este polémico profesor de Geografía.

Según relataron, la denunciante actualmente es mayor de edad pero cursaba 4º año cuando sufrió abusos y golpes. Si bien informó lo sucedido a la Dirección de la Escuela, nunca se presentó la denuncia en una sede policial o judicial. Por lo tanto el abogado del docente intimó por carta documento a la adolescente para que ratifique o rectifique la denuncia realizada en el colegio.

Para sus compañeros actuó de esa forma porque habría sido intimidada por parte del representante legal del docente. Por lo tanto finalizadas las acciones administrativas, la dirección de la escuela debió autorizar el ingreso para que pueda “trabajar”.

Trascendió que el docente señalado tenía previsto dictar clases de geografía en cursos de 2º y 3º año, pero ya no podrá hacerlo, ya que horas más tarde de la finalización de la protesta, desde el Ministerio de Educación anunciaron que lo apartaron de todos sus cargos e informaron que solo cumplirá tareas administrativas.

«Celeste estuvo en crisis, bajó 15 kilos, su mamá tiene cáncer. No la podíamos sostener, terminó la secundaria acá el año pasado. Mantuvo la denuncia pero nunca se imaginó que iba a recibir dos cartas documento. Le agarró miedo, pánico, porque el profesor sabe su dirección, se tuvo que mudar». Graciela, trabajadora del buffet del colegio.

Finalmente el acusado se retiró del colegio custodiado por la policía entre abucheos e insultos por parte de los alumnos y familiares.

Compartir!

Comentarios

Comentarios