LA UTOPIA KIRCHNERISTA

Compartir!

Néstor Kirchner y Carlos Menem, en sus buenas épocas.

Raconto crítico

 Solamente en el año 2009 se han fugado del país más de 30 mil millones de dolares y la inflación está licuando los salarios[1].
 
A pesar de que las enormes demostraciones de las bases sindicales por pujar una suba de salarios y de incluso haber llegado a acuerdos históricos ha recorrido el ancho y largo del país (35% en alimentación, más de 40% en curtiembres), el acuerdo aleccionador de la burocracia de UPCN y el gobierno de 20% para estatales ha disciplinado a los demás gremios respecto de hasta dónde estaban dispuestos a ceder.
 
A todo este marco descripto debe agregarse la polémica por el proyecto de la oposición patronal de aumentar el salario mínimo y ajustar las jublaciones a un 82% de ese salario. Este proyecto, en principio de 2 partes (la 2º hace referencia a la deuda del Estado con los 360 mil jubilados que han hecho juicio por la movilidad retroactiva) llevó al oficialismo a pronunciarse por su veto, por considerarlo “lunático”, “imposible”, etc. Teniendo en cuenta que con el Fondo de sustentabilidad en ANSES se paga 61,9% en “bonos de deuda pública”, y tan solo el 8,4% en “inversión y proyectos productivos”[2], se entiende que la politica del gobierno no sea de distribucion de la riqueza sino de cancelación de vencimientos de deuda.
 
En vistas del futuro veto anti-popular a una ley progresiva en materia jubilatoria y previsional, el kirchnerismo adelantó el anuncio de la suba prevista para septiembre –llevando al salario mínimo a la suma de 1.023 pesos, y la asignaciíon universal por hijo de 180 a 220. Que se queden tranquilos los grandes empresarios y las empresas en bancarrota, el Estado no les tocó un pelo a los aportes patronales, y la financiación de dichos aumentos se hará a través del ajuste a las tarifas de gas y luz en casas residenciales y del importe directo del ANSES. Es decir, que la propia población es la que paga los aumentos a los trabajadores.
 
Con este anuncio, el kirchnerismo quiere neutralizar el proyecto de la oposición, que ya se lo adjudicó como “el primer paso en el 82 movil”, pasando a ser entonces la diferencia entre uno y otro grupo político… 200 pesos (1023 / 1230 pesos). El acuerdo político de los partidos que trabajan para los grandes grupos concentrados ya está garantizado.
 
La utopía Kirchnerista
 
Por eso, y por todo el análisis anterior, se deduce que el discurso enfático de Néstor Kirchner en el 50 aniversario de la muerte de Evita ha resultado no sólo desmedido sino profundamente falso. En dicho discurso, Kirchner afirmó que buscan llegar a un “50 y 50” en el reparto de la torta de ingresos –o sea, como en 1946 en el primer gobierno de Perón- y que hay que “aliarse los trabajadores, la clase media y los empresarios nacionales” para cumplir con dicho cometido. Néstor no es ningún ingenuo, convocó a la vieja y querida “conciliación de clases” peronista. Con el agravante de que no se trata este de un contexto como el de 1946, en que los trabajadores consiguieron el 50% del PBI porque el capitalismo internacional sostuvo la intervención del Estado como programa político para salir de la crisis pos-30 y pos-guerra mundial. En dicha época, el gran capital precisó la incorporación al consumo de la enorme masa de trabajadores para recomponer las excesivas pérdidas en la tasa de ganancias.
 
En su momento, el peronismo fue una utopía también, porque la conciliación “igualitaria” entre Capital y Trabajo es un error histórico, en el sentido de que el desarrollo contradictorio de las fuerzas del capital chocan irremediablemente con las necesidades históricas de la clase trabajadora. Cuanto más precisen los trabajadores, menos está dispuesto a ceder el empresariado y sus gobiernos. A su vez, cuanto más se desarrolla el capital, más entran en contradicciones sus ganancias y las crisis de superproducción, etc.
 
No hay tal armonía, pero, como señalamos, fue posible por un momento historico en particular y que los trabajadores pudieron aprovechar.
 
Hoy, la realidad es otra. La crisis y el derrumbe del capital en 2008 precisaron del rescate estatal como fuente de supervivencia y ni así ha podido equilibrar sus sustanciosas pérdidas. El gobierno norteamericano innovó en esta modalidad rescatando AIG por 2 billones de dólares y la emisión de moneda norteamericana en 2009[3]. Europa, con la direccion alemana en la Unión Europea, ha decidido ajustar a la clase trabajadora para solventar los enormes déficit fiscales que soportan sus Estados, producto de haber salido también al rescate de los empresarios capitalistas.
 
Esta crisis del mapa mundial que pone en jaque no solamente a las empresas y bancos sino también a los Estados y sus reservas, impacta de modo directo en las relaciones internacionales y el comercio exterior. El principio de esta escalada en nuestro pais fue la fuga de capitales el año pasado y el ajuste por inflacion de este año[4].
 
Por lo tanto, un equilibrio macro-económico kirchnerista de superávit fiscal y cuentas ordenadas lo único que beneficia es al pago de deuda, la re-negociación futura con el Club de París y la garantía de sostener ganancias agroexportadoras –con la novedad de la inclusión china en el comercio más intenso respecto de la soja. Nada más.
 
Por eso la utopía consiste en creer que puede existir una armonización del vínculo entre el empresariado y los trabajadores, tenierndo en cuenta la crisis que enfrentan los empresarios nacionales (una primera muestra fue la huida del kirchnerismo de gran parte de sus ex aliados en la crisis del campo de 2008 y la alianza con nuevas figuras por ejemplo Franco Macri) y la creciente organización de la base trabajadora que se distancia lento pero seguro de las direcciones sindicales adictas.
 
El desafío es organizarse para exigir el 4 de agosto en el Congreso, que se apruebe el proyecto de diputados del 82 móvil del salario mínimo, el ajuste retroactivo de acuerdo a los fallos judiciales y la movilidad jubilatoria en base a los aumentos salariales anuales.
 
Impidamos por todos los medios el “cajoneo” kirchnerista del proyecto y la “mutilación” en dos partes del proyecto por parte de la oposición.
 
Joaquín Cardoso
 
29 de julio de 2010
 
 
 
——————————————————————————–
 
[1] 24 de junio de 2009, http://www.mdzol.com
 
[2] www.anses.gob.ar
  
[3] En marzo de 2009 AIG recibió una tercera partida de rescate presupuestario del gobierno de EEUU por u$s 30 mil millones (http://coyuntura-financiera.blogspot.com)
 
[4] Se preveé una proyeccción del aumento en la canasta básica del 20%, y disminución del poder adquisitivo en un 46% hacia octubre, Consultora Equis (Artemio López) y www.rambletamble.blogspot.com
 
Compartir!

Comentarios

Comentarios