MOVILIZACIÓN EN SAN TELMO POR LA TORRE QUARTIER

Compartir!

Los vecinos y organizaciones sociales participaron de la protesta. Foto : Gabriela Errera

 

Se trata del proyecto inmobiliario diseñado para alquileres temporarios que demandará una inversión de U$S 40 millones. No es novedad el apoyo para esta clase de emprendimientos que cuenta con la activa participación de amigos empresarios del Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. No debe sorprender entonces la habilitación por parte de las autoridades porteñas para la edificación de este gigante de 27 pisos.
 
El petitorio por el NO A LA TORRE, cuenta con más de 3000 firmas y solicita que “se limite sustancialmente la altura de la Torre Quartier San Telmo de modo tal que no sea mayor a los edificios más altos de la zona; se amplíe el Área de Protección Histórica Nro. 1 (APH1); se establezca una zona de amortiguación en las zonas aledañas al Área de Protección Histórica Nro.1 (APH1) limitando a 10 metros las alturas máximas permitidas y que no se otorguen Permisos de Obras Nuevas que superen los 10 metros de altura, en el polígono que surge de Decreto Nro. 2720 GCABA-2003”. Además, existe un Recurso de Amparo en la Justicia para frenar la construcción del monstruo de casi 30 pisos y 30 mil m2 que amenaza a San Telmo. También hay 4 proyectos de Ley en la Legislatura porteña pidiendo por una norma para la protección patrimonial, cultural y social del casco histórico, no sólo en San Telmo sino también en Montserrat y parte de Barracas, Constitución y San Nicolás. 
 
Una de las intenciones de los vecinos, aparte de frenar el Quartier San Telmo, es expandir el Casco Histórico. Los vecinos de Barracas hicieron un análisis muy inteligente de la situación para preservar el barrio. El diputado Patricio Di Stefano, quien preside la Comisión de Patrimonio, para expandir el APH 1 San Telmo y crear el APH de la City bancaria, expone que ambas zonas forman un Área de Protección Histórica que toma el caso antiguo de la Ciudad en casi su totalidad, es decir, desde Plaza San Martín hasta el Parque Lezama. Asimismo, los vecinos sostienen que Barracas es la continuación natural de esa gran APH a crear. Además, la existencia de un APH Barracas, funcionaría como área de “amortiguación” de San Telmo, lo cual sería muy necesario.
 
Gerardo Gómez Coronado, Defensor Adjunto de Pueblo participó activamente de la movilización. Foto: Gabriela Errera
 
Con la construcción de la torre, el barrio de San Telmo perdería su propia esencia porque ya no tendría esa característica especial que lo destaca por sobre otros barrios. Uno de los tantos males que causará será el de “contaminación arquitectónica” en una zona de infraestructura vieja y limitada en su altura. Si bien el crecimiento de la ciudad es inevitable, ese crecimiento debe ser ordenado, planificado y participativo. Los bienes culturales y patrimoniales tienen un status particular que no va contra el régimen jurídico de la propiedad privada. El mismo barrio de San Telmo es considerado un objeto patrimonial a custodiar y por lo tanto hay que evitarle y protegerlo de esos males.
 
Por otro lado, el Quartier San Telmo carece de todo tipo de valor cultural y sirve para que unos pocos puedan inflar sus cuentas bancarias a costas de la construcción en un terreno inventado (en él se demolieron varias propiedades). Basta de demoler advirtió al juez que los estudios del Gobierno no son confiables, como no lo son los de la empresa constructora y pide al juez que nombre un perito para realizar un peritaje nuevamente pero esta vez con un carácter serio.
 
Por ello, al día siguiente de que los vecinos se manifestaran y cortaran la avenida Garay entre Piedras y Chacabuco, el titular del juzgado Nº 10 en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad, Hugo Zuleta, realizó una inspección ocular del predio y el entorno del barrio.
 
 
 
 
 
 

 

Compartir!

Comentarios

Comentarios