12/07/2024

A quien le interese la verdad

Compartir!

La Milonga del IndioEn esta época, se acerco a quien escribe Pedro Benavente, "El Indio", a proponerme que realizáramos una milonga. Para esto me propuso que corriera las mesas hacia los costados y generáramos un espacio para que la gente bailara. A cambio, yo debía darle el 10 por ciento de lo recaudado en las mesas.

En ese horario, los memoriosos saben que yo contrataba a un grupo de Jazz para que tocaran en la Plaza, pero la propuesta del Indio me sedujo por ser el tango (creo) mucho más representativo de nuestra cultura.

Los primeros años no fueron fáciles. Recuerdo que siempre existían quejas de las bailarinas por los tacos que se les rompían con las baldosas de la plaza. Fue así que al Indio se le ocurrió cubrir el piso para su show diurno y la milonga nocturna, con tapetes de goma (entonces, colaboré con el dinero para comprar los que se necesitaban) y también existían vecinos que se quejaban del ruido que la milonga generaba. No nos olvidemos que los que viven frente a la plaza le prestan a la ciudad todos los domingos su porción de barrio para la feria del museo de la ciudad, soportan la música, la cantidad de turistas, el no poder acceder con sus autos y otros vejámenes de los que no estoy consiente. A raíz de esto se le aplicaron al bar, que entonces se llamaba "Café de la Feria",  varias multas por parte del GCBA.

Pronto descubrí que el Indio no era una persona fácil, ante la buena convocatoria de su propuesta empezó a exigir más porcentaje y ante mi negativa comenzó a amenazarnos con traer y a los medios para defender "su" espacio. Estas discusiones siempre fuero difíciles; pero, al final, siempre llegábamos a un acuerdo.

Hace ya varios años que le expresé al Indio que el armado de mesas, como se hacia, no me servia: Las mesas apiladas a los costados no permitían que los mozos atendieran correctamente, por estar tan apretadas entre sí no se podía  vender comida y ningún mozo quería trabajar en la plaza.

Hace un año y medio volví a pedirle que dirigiera la Milonga desde un costado para que pudiera armar una platea como se genera del otro lado (claro está que nadie quiere sentarse a espaldas de quien organiza). Esto permitiría agrandar el espacio de baile y ofrecí comprar más tapetes, además le propuse que si se corría a un costado, podía poner una mesa larga para los milongueros en la cual la consumación no seria obligatoria.

La respuesta fue: "El espacio es mío, no me corro" y a continuación tomó el micrófono y, señalándome, dijo que yo no quiero que se haga la Milonga y que la misma era solidaria, siendo yo “un inescrupuloso comerciante al que sólo le interesan sus ganancias”.

Me sentí muy mal primero porque una discusión entre los que organizan desde un principio esta fiesta popular, en vez de solucionarse entre nosotros, cobardemente se expuso a los presentes para manipularlos con mentiras. Además, todos estos años, lo consideré un amigo y un socio en este emprendimiento.

(…) 

No entiendo y me duele en lo personal la actitud de Pedro de mentir y manipular a los vecinos y milongueros, no querer compartir un espacio que gestione  para trabajar a través de permisos. Siempre quise que  se hiciera la Milonga. La financié todos estos años, la co-organicé corriendo mis mesas para realizarla; recibí multas por hacerla, le propuse varias veces que la hiciera en el medio de la plaza para que la disfruten más personas, pagué más de la mitad de los tapetes y sólo le pedí que se corra unos metros al lateral, para dar un mejor servicio.

(…)

Siempre reconocí que él  hizo un esfuerzo importante y que logró algo muy bueno y acompañé sus pedidos de permiso para realizarlo ante diferentes gestiones del GCBA, incluyendo mi reiterado pedido de que ese sector de la plaza se reforme con un piso apto para el baile, cosa que en el último año reiteré ante la gestión de Mauricio Macri, aun –yo- estando peleado con Pedro.

La milonga no esta en riesgo. No, al menos, por ingerencia de personas y comerciantes que también trabajamos para que existiera y pueda disfrutarse desde hace, casi, dos décadas.

* Presidente de la Asociación Comerciantes y Amigos de Plaza Dorrego.

NR: La nota excedía largamente el espacio utilizado por este medio para informar acerca de las actividades de apoyo a la Milonga del Indio. Por lo tanto publicamos pasajes del descargo del Sr Ortiz, para asegurar que todos los vecinos y o comerciantes en la medida de lo posible tengan su espacio, mas allá que no necesariamente representen la posición de AM

Compartir!

Comentarios

Comentarios