Un candombe, dos Llamadas

Compartir!

Candombe San Telmo

Desde 2002, cada diciembre recibe a los tambores de Buenos Aires desfilando en Llamada. Primero fue en Avenida de Mayo, hasta que cuatro años después, en diciembre de 2006, el desfile comenzó a ocupar el espacio que históricamente le correspondía: las calles de San Telmo. La cosa fue tomando cuerpo y llegó a integrar, en la última Llamada, a 23 agrupaciones que brindaron uno de los espectáculos callejeros más lindos de ver por esos días. Diciembre del 2008 terminaba con la sensación de que algo grande había sucedido y con la expectativa de que el año siguiente sería mejor.

Cabe destacar que fue a partir de 2006 que estos desfiles fueron publicados como “organiza: Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires”, aunque apenas garantizó los cortes de las calles, una escasa difusión, en algunas ocasiones micros y refrigerios y, desde el año pasado, la instalación de baños químicos. Corrieron por cuenta de las agrupaciones los gastos de agua, refrigerios, micros, alojamiento para las comparsas del interior y de Uruguay, sin mencionar los gastos de vestuario, maquillaje, estandartes, etc. que cada comparsa costeó a fuerza de rifas, fiestas y aportes de cada integrante.

Entre las discusiones que rondan en el ambiente candombero, muchas surgen a partir de la pregunta: “¿cuál es el aporte del Gobierno si son las comparsas las que organizan todo…?”. Es decir, con apoyo estatal o no, la Llamada existe por sí misma. Y esto quedó plasmado en la organización -por parte de las comparsas- de los desfiles del último 11 de octubre y día del niño. Si bien el reconocimiento por parte del Estado es el reflejo de un crecimiento del candombe local, se espera que este reconocimiento llegue acompañado por algo más sustancial que lo ofrecido hasta hoy.

En este marco, un gran número de agrupaciones se juntaron para solicitar al GCBA los requerimientos mínimos para realizar la Llamada 2009: micros, viáticos, agua y refrigerios, iluminación y vallado, baños químicos, alojamiento, apoyo al intercambio cultural por parte de los ministerios de Argentina y Uruguay, apoyo en la organización y difusión, liberación de las calles. Para el 30 de octubre nada de lo solicitado estaba garantizado y, por unanimidad, las comparsas y referentes presentes decidieron hacer la Llamada Independiente, el 12 de diciembre.

Faltando menos de un mes para el desfile, varias de las agrupaciones candomberas recibieron la visita o el llamado telefónico de funcionarios del gobierno porteño quienes, en nombre de Guillermo Heredia (Coordinador del Programa Cultural en Barrios), se comprometieron a garantizar los cortes de calle, micros para las comparsas de Buenos Aires, vallado de las ultimas 2 cuadras, lugar para cambiarse, un camión con agua, iluminación del Parque Lezama, alojamiento para las comparsas y difusión del evento.

Candombe San Telmo

Es en este contexto que las aguas se dividen y las comparsas La Candela de San Telmo, Kumbabantú, Irala, Lonjas de San Telmo, Ancestral y Kimbara deciden salir el 5 de Diciembre; mientras que Iya-Kereré, Kankalakán, Candombe del Callejón, Bombelé, Escuela de Candombe Bonga y Guariló continúan con la organización de la Llamada del 12 de Diciembre. Otras, como Kilombo 14 de La Plata, deciden no salir en ninguna de las dos.

Los grupos que salen el 5 de diciembre alegan que hubo avances en lo propuesto: "no estamos ciento por ciento de acuerdo, pero hemos venido trabajando para que el candombe tenga ese lugar; hay que pensar en crecer, no en ir para atrás", dice Juan de Irala. Mientras que Andrés de Kumbabantú sostiene: "somos todos candomberos y acá están queriendo dividir las aguas… simplemente se está pensando distinto sobre un punto, no hay enemistad… lo que se garantiza es que salgamos decorosamente, hay un avance… no somos macristas, el gobierno va a cambiar y las comparsas seguiremos ahí”.

Por su parte, las comparsas que salen el 12 de diciembre han difundido una Carta Abierta a la Comunidad Candombera donde comunican que “Es por esto, por la unidad y la dignidad del Candombe como Cultura Popular libre en las calles, que nosotros sí sostenemos este trabajo conciente y responsable desde la construcción colectiva de esta nueva ‘Llamada nuestra’ e invitamos a todas aquellas agrupaciones que deseen participar del ‘Lindo Quilombo’ a que se sumen”. Y continúan: “nunca se hablo de ‘resistir’… el Estado somos todos, y siendo que nosotros teníamos que hacernos cargo de las vallas, agua, baños y demás; y nada de lo solicitado estaba garantizado al 30 de octubre, por unanimidad (incluidos quienes hoy deciden desfilar el 5/12 con el GCBA) decidimos hacer la Llamada Independiente con la esperanza de que en años próximos, todos y cualquiera de los gobiernos cumplan con su deber”.

El panorama es complejo y resulta apresurado sacar conclusiones. Pero es evidente que la intervención del gobierno, lejos de traer mejoras a la Llamada porteña, logró dividir a las comparsas; que en lugar de fortalecer la unidad, optó por partir en dos el desfile, motivando, incluso, que algunas comparsas decidan no salir. Con estas actitudes es claro que el Estado, en lugar de favorecer a que la cultura crezca, la divide, la separa, e incluso la margina.

El hecho de que existan dos Llamadas no es un problema entre comparsas, es un problema de construcción de políticas culturales. La raíz del problema es la forma de intervención del Gobierno de la Ciudad en asuntos que nunca manejó bien y el resultado es más que claro. No son errores, ni son fallas. La intencionalidad es evidente… intencionalidad en dividir para gobernar.

 

Compartir!

Comentarios

Comentarios