¿Cierra el Bar Dorrego?

Compartir!

Los trabajadores del tradicional bar Santelmino permanecen desde hace semanas en el local gastronómico para reclamar los salarios y evitar el cierre definitivo.

Los empleados denuncian que hace más de dos años los patrones no realizan los aportes y contribuciones a la obra social y jubilatoria.

El Bar Dorrego fundado hace 140 años (hasta 1960 funcionó como almacén), trasunta por una crisis, que preocupa a sus ocho trabajadores. El local no abre en los horarios que corresponde, ya que está cargo de una persona de edad avanzada que solo asiste unas horas y ni siquiera todos los días. A fin de mes venció el contrato de alquiler y sus trabajadores proponen hacerse cargo del comercio que fuera declarado Bar Notable por la Legislatura Porteña en 2011.

Nosotros queremos que el bar siga abierto, este lugar es una parte de nuestra vida, pero el lunes se termina el contrato de alquiler y, según nos dijo el dueño, no lo va a renovar”, explicó Sergio Alfonso (33) que trabaja en el lugar hace 10.

El martes 1/10 de octubre finaliza el contrato de alquiler. Carlos Sequeira (59) uno de los mozos participará de una reunión con el titular del fondo de comercio y propietario del local. Si la decisión del actual administrador es cerrar, los trabajadores propondrán hacerse cargo del bar, probablemente de forma similar a la experiencia de la vecina pizzería “Mi Tío” (ver https://www.alertamilitante.com/noticia/7504-cuento-del-tio.html

Sin embargo Rubén Yofrera (78 años) quien hace 30 años es el dueño del bar Plaza Dorrego, declaro al matutino BAE Negocios que el comercio no cerrará: “Toda la gastronomía está trabajando a la mitad, y magos no hay. El pago de agosto está demorado unos días, pero lo pagaré y seguiremos adelante. Hoy está cerrado, pero mañana abrimos. El bar no cierra, renovaré el contrato. Hace tres décadas que estoy acá, no hace un día”.

El domingo pasado los trabajadores decidieron abrir y organizaron un abrazo simbólico. Por ahora el Dorrego sigue abierto pero el futuro de este verdadero símbolo del barrio, continúa incierto y a las espera de una definitiva solución.

Compartir!

Comentarios

Comentarios