17/06/2024

¿ES REAL LA REALIDAD?

Compartir!

¿ES REAL LA REALIDAD?
Homenaje a Jean Baudrillard (1927-2007) y Paul Watzlawick (1921-2007)

En 1991, el pensador francés Jean Baudrillard disparó una frase que conmovió por un instante la opinión pública mundial. Dijo, antes de la guerra del Golfo, que “la guerra no se va a llevar a cabo”. Posterior a la contienda liderada por Bush padre, volvió a decir: “la guerra nunca sucedió”. Estaba en sus planes sembrar una polémica que atravesaría toda la década del 90: la hiperrealidad, es decir, la puesta en escena de sucesos históricos para ser consumidos televisivamente.

Hoy en día, no hace falta ser muy atento para darle la razón al francés, en tanto que vivimos una cotidianeidad atravesada por múltiples signos y discursos ofrecidos por quienes detentan el poder comunicacional, y configuran los comportamientos hasta el punto tal de hacer casi imposible la distinción entre lo virtual y lo real.

Otro pensador, el austriaco Paul Watzlawick de la Escuela de Palo Alto, en los años 60 estudió entre otras cosas la diferencia que existe entre lo “real de primer orden” (el mundo sensible que nos rodea y las percepciones directas que tenemos sobre él), y lo “real de segundo orden” (la interpretación que cada hombre hace del mundo y el significado que le atribuye).

En Argentina, como si fuera un rebote de los procesos posmodernos que se iniciaron en el mundo post-caída del Muro de Berlín, se entremezclan modos de comunicación tradicionales con nuevos soportes tecnológicos. Telefonía celular y afichería, correo electrónico y TV, diarios gratuitos y blogs, son algunos de las manifestaciones de este fenómeno, caracterizado por la diversificación de los mensajes y la apariencia de diferencias de contenido. Aunque este ‘boom’  informacional parece surgido de la NADA, es resultado de una emergencia histórica con objetivos específicos por parte del capitalismo globalizado.

Aprovechar el abaratamiento de los gastos de acceso a las nuevas tecnologías puede ser útil para agilizar algunos trámites cotidianos. Sin embargo, deberá ser alternado con movimientos sociales y comunales que recuperen la PALABRA, y brinden contención cultural a la población. Lejos de ser una visión conservadora y tradicional, se trata de entender el funcionamiento del andamiaje capitalista actual y contraponerlo con la riqueza de las relaciones interpersonales.

* Estudiante de Comunicación UBA
Redacción Alerta Militante.

Compartir!

Comentarios

Comentarios