ESTA LA HISTORIA DEL JUAN

Compartir!

El Ministro de Desarrollo Social de la ciudad de Buenos Aires, Esteban Bullrich confesó en una nota la matutino Página 12 los lineamientos conceptuales de la gestión macrista en materia de políticas habitacionales: “la ciudad debe crear centros verdes para darles un ámbito de trabajo. No queremos que la gente esté en la calle, con chicos que duermen cerca de la basura. El Ministerio de Espacio Público está acelerando el proyecto de centros verdes, porque ahora traen a toda la familia, ensucian el espacio público y le sacan a los vecinos la posibilidad de pasear por una plaza. Es un espacio de todos, no de un grupo determinado” Es un secreto a voces en los despachos del Gobierno porteño a los encargados de desalojar de pobres los espacios públicos se los denomina “los barre plazas”. No debería sorprender semejante estrategia ya que Mauricio Macri se pronunció a favor de la gestión de quien fuera intendente de la ciudad de Buenos Aires entre 1976 y 1982. Hablamos del Brigadier Osvaldo Cacciatore que implementó la realización de autopistas con la consecuente mudanza compulsiva de “villas de emergencia”, cuyos habitantes fueron trasladadas a distintas zonas del Gran Buenos Aires.

Juan Domingo Jiménez no está solo sino que como por lo menos el 20 por ciento de los porteños (alrededor de 500 mil personas) no tiene vivienda propia y superviven en malas condiciones. Lo cierto es que a la fecha no se vislumbra existencia alguna de plan integral para solucionar el déficit habitacional. Por el contrario a la vieja usanza como en los años de plomo, la ciudad expulsa compulsivamente a desposeídos que malviven es predios públicos.

El lunes de 31 de marzo de 2008 a las 10:30 hs Juan Domingo Giménez fue visitado por tres personas que se presentaron como agentes del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Uno de ellos se identificó con el nombre Cristian López.

¿Vos vivís acá?
Si.
Bueno. Tenés 24 horas para irte…

Domingo asustado se dirigió a un vecino que circunstancialmente pasaba por la plaza. ¿Escuchaste? Me quieren desalojar y me dán 24 horas de plazo.

La historia de Juan comienza en febrero de 2001. La desocupación alcanzaba porcentajes obscenos en nuestro país. El sustento económico de Juan a base de “changas” solo alcanzaba para residir en un hotel “familiar” en el barrio de constitución. Un día Juan no logró ganar lo necesario para pagar la habitación y quedó literalmente en la calle con su familia. Juan comenzó con el derrotero de solicitar asistencia en diferentes dependencias del gobierno de la Ciudad. Con la familia a la intemperie, Juan tomó una decisión de vida; y ocupó una pequeña construcción deshabitada en principio destinada para la guarda de materiales de limpieza del algún cuidador del predio. Los mecanismos represivos del “estado de derecho” no se hicieron esperar A solo 48 horas de instalarse precariamente Juan y su familia recibieron la visita de un policía, que sin más le espetó: “te vás o te cago a gomazos”. Luego llegó el turno de la judicialización del caso Se trata de la causa por usurpación 20583 del Juzgado correccional nº 4 de septiembre de 1996. El 5 de mayo de 2006 el mismo juzgado resolvió el sobreseimiento.

A las 14 horas del viernes 4 de abril de este año, Juan Domingo una vez más soportó el maltrato de desconocidos. O no tanto. Esta vez el funcionario porteño Daniel Sbora estaba acompañado por otras cinco personas y un patrullero. Sobra se acercó a Juan y le preguntó con malas formas:

¿Qué es lo que querés?
Una vivienda para mi familia.
Estás loco…preséntate en promoción Social y solicitá un subsidio.                                

Probablemente el agente porteño se refiere al dinero de emergencia que oferta la gestión por unos meses que por lo general asciende a $450. Un abogado se quedó leyendo documentos que le aportaba Juan Domingo en donde no existían dudas de su situación de absoluta legalidad. El resto del grupo acompañados de la policía desalojaron en minutos a unos “recicladotes urbanos” a veces peyorativamente denominados “cartoneros”. Desde autos particulares y desde una camioneta del Centro de Gestión y Participación Comunal 1 (CGPC 1) Juan y su familia es observado y fotografiado periódicamente. Ela presión psicológica se incrementa con la visita de funcionarios relevando o preguntando las mismas cosas todas las semanas. Juan a la brevedad promete presentarse a la Defensoría del Pueblo de la Ciudad y al Instituto Nacional contra la discriminación (INADI)

La solución al drama habitacional parece cada vez más lejana. La actual gestión del Gobierno porteño rediseñó la grilla contractual del personal del Instituto de la Vivienda. La polémica estalló a la brevedad debido a los altos sueldos y la multiplicación de gerencias decididos por la actual administración. De hecho los rumores acerca de una violenta reestructuración crecen semana a semana en los pasillos del gobierno porteño. Lo cierto es que los damnificados como siempre son los vecinos ya que estaría suspendida la puesta en marcha de varias obras. El Jefe de Gobierno Mauricio Macri ubicó al tope del vital instituto a Roberto Apelbaum, un amigo personal con poca o nula experiencia en la materia en particular y en la gestión pública en general. La primera acción devino en un escándalo ya que duplico la cantidad de gerencias con salarios que oscilan los $6.500. Las respuestas por parte del gobierno porteño para casos como el de Juan son evidentemente insuficientes Oferta subsidios únicos a familias que son desalojadas por $ 450 mensuales por hasta 10 meses, para que los damnificados solucionen su problema habitacional. En San Telmo un departamento de dos ambientes cuesta $1000 promedio. Otros barrios son mas baratos claro está.Pero los propietarios exigen meses de depósito y una propiedad de garantía. De más está decir lo complicado que esto se presenta para aquellos conciudadanos que no tienen siquiera empleo. Los créditos que dependen del gobierno porteño están totalmente estacionados. Juan y su familia como miles de porteños luchan por el derecho constitucional de acceder a una vivienda digna. Esta es la historia del Juan.

Compartir!

Comentarios

Comentarios