Las primeras mudanzas en Rodrigo Bueno

Compartir!

Larreta fue recibido por delegados y vecinos del barrio el sábado 1º de Junio.

Mucha agua corrió debajo del puente, o en este caso podríamos decir junto a la Reserva Ecológica. Intentos de desalojo, inasistencia estatal y malos tratos empezaron a cambiar cuando la Legislatura porteña votó en marzo de 2017 y por unanimidad, la ley que regula la urbanización del barrio Rodrigo Bueno.

El asentamiento está emplazado en la avenida España al 3200, lindero a la ex Ciudad Deportiva de Boca Juniors. Siempre se dudó acerca de la urbanización, más bien prevalecía la idea de la relocalización de las familias de estas tierra de gran valor en el mercado. Según el sitio especializado Reporte Inmobiliario en esa zona el metro cuadrado se comercializa a casi 6000 dólares.

El proyecto que de a poco se convierte en realidad contempla la construcción de 612 viviendas nuevas, mejoras en las existentes, la dotación de infraestructura, servicios básicos y equipamientos educativos y de salud.

Las construcciones tienen planta baja, más cuatro pisos (tres más departamentos tipo dúplex en la última planta). Las unidades tienen living y entre uno y cuatro dormitorios, con superficies que varían de 50 a 115 metros cuadrados. El costo de construcción, según el IVC rondó los 800 a 900 dólares por m2.

La iniciativa fue elaborada por el Instituto de la Vivienda de la Ciudad, la Defensoría General de la Ciudad y los delegados del barrio, en el marco de una mesa creada por el Tribunal Superior de Justicia, que contó con los aportes de un gran número de organizaciones sociales, entre ellas el CELS.

Pero no todo fue rosas en estos años. “El barrio que se instaló allí se irá y el gobierno le devolverá el espacio a la Reserva Ecológica”, le aseguraba a LA NACION en enero de 2005 el entonces vicejefe de gobierno y secretario de Desarrollo Social de ese momento, Jorge Telerman. La posición era defendida públicamente por el ex jefe de gobierno, Aníbal Ibarra.

“Ese lugar está construido dentro del río, es una locura lo que pasa ahí (…) lamento que en algún momento permitieron a la gente que se instale en un lugar que está dentro del río” afirmaba a la prensa el entonces Jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri. Desde su asunción en 2007, el fundador del PRO se resistió a reglamentar tres leyes sancionadas por el parlamento porteño que habilitaban la urbanización de tres villas (20, 1.11.14 y las villas 31 y 31 bis, en Retiro).

Repasemos un poco el borrascoso camino que derivó finalmente en el acto de las primeras mudanzas en BRB. La jueza Elena Liberatori (titular del Juzgado en lo Contencioso Administrativo y Tributario Nº 4 de la CABA) ordenó a principios de 2011 al GCABA que además de efectivizar su integración urbana o social, provea a sus habitantes de servicios básicos, se abstenga de desalojarlos e informe acerca del grado de contaminación en el lugar.“Tanto los desalojos como los subsidios sólo constituyeron políticas de corte expulsivo y que en ningún momento se intentaron políticas de inclusión y de reconocimiento y eficacia el derecho a la vivienda digna” fundamentó en la sentencia Liberatori.  El entonces Jefe de Gabinete porteño, Rodríguez Larreta apeló la medida judicial y calificó de “disparate” el fallo de la magistrada, asegurando que el predio se encuentra en una zona donde “no hay infraestructura adecuada para que la gente viva”.

El 30 de septiembre de 2014 La Sala II de la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad de Buenos Aires resolvió por mayoría, admitir el recurso de apelación presentado por el Gobierno porteño y revocar la resolución que le ordenaba adoptar las medidas necesarias para la integración urbanística y social del barrio Rodrigo Bueno (BRB)

Con la llegada a la primera magistratura porteña, Larreta anunció púbicamente su propuesta de “integración” de las villas al resto de la Ciudad. En septiembre de 2016  Larreta visitó el barrio para contar su propuesta ante cientos de habitantes que lo escuchaban con respeto pero con un dejo de descreimiento. Cuando comenzó la reunión Marino Sosa, miembro de la junta orgánica del cuerpo de delegados, le recordó al Jefe de Gobierno las vicisitudes que debieron transitar para no ser desalojados: “Como nos hiciste sufrir” les espetó sin anestesia ante un Larreta que recibió la queja inmutable. En el “ida y vuelta” coordinado por el legislador Juan Pablo Arenaza (Pro) se confirmó que se estaba organizando una mesa de trabajo que se reunió cuatro días después en la sede del gobierno porteña de la calle Finochietto 435. Allí se dieron cita autoridades del Ministerio Público de la Defensa, el comité ejecutivo del cuerpo de delegados de Rodrigo Bueno, representantes del IVC y de la Asesoría General Tutelar entre otros. A esta altura podríamos decir que fue un éxito la modalidad elegida.

Delegados y familiares del BRB junto al Jefe de Gobierno, Horacio Larreta y el titular del IVC, Juan Maquieyra

La mesa en cuestión fue un éxito ya que con una periodicidad semanal se encargó de diseñar el proyecto de urbanización que será presentado ante el Tribunal Superior de Justicia, convocando reuniones participativas en el barrio, con la presencia de la organizaciones sociales que actúan en el mismo, donde los vecinos opinaron y en se sentido consensuaron el proyecto.

Cada propietario recibió un crédito otorgado por el IVC y el Banco Ciudad y deberá pagar una cuota que no podrá superar el 20% de sus ingresos. Las viviendas desocupadas serán demolidas para facilitar el esponjamiento, es decir, la apertura de calles, senderos y pulmones de manzana. Las casas que permanecerán en el macizo tendrán una puesta en valor.

La relocalización de las primeras 23 familias se hicieron realidad el fin de semana pasado con la entrega de los primeros departamentos que integran unos 46 edificios proyectados. A diferencia de lo que ocurre en otros barrios con la vivienda nueva, los vecinos de Rodrigo Bueno ya saben cuanto van a pagar por sus departamentos. Serán $ 9.800 por mes y una actualización anual.En las próximas semanas se mudarán más familias hasta llegar a unas 230. Tienes privilegio las las de mayor vulnerabilidad por ubicarse en una zona cercana al Río de la Plata y con peligro de inundación. Según informaron en el IVC, los préstamos varían mucho según la economía de cada grupo familiar. Por ley, la cuota no puede superar el 20% de sus ingresos, que en la mayoría de los casos son informales. Así, algunos pagan $ 1.300 y otros hasta $ 20.000. Los préstamos hipotecarios son a 30 años como máximo, y sin un tope de dinero.

Se estima que hay unas 1.000 familias: 612 se mudarán al “barrio nuevo” y el resto se quedará en el original, pero con sus viviendas renovadas. –

Compartir!

Comentarios

Comentarios