Don Fulgencio en la esquina de Venezuela y Balcarce

Compartir!

Fulgencio se asomó por primera vez al mundo el 24 de abril de 1938 desde el diario La Prensa, en una tira que llevaba por título “Señor Fulgencio (el hombre que no tuvo infancia)”, aunque poco tiempo después, en 1939, el “señor” cambió por “Don”.

Don Fulgencio era un personaje entrañable, un niño con cuerpo de hombre, un gran tímido que no tardó mucho en ganarse el cariño de los lectores del diario. Mucho tiempo después, Palacio, en un reportaje, contaría que para esta creación se inspiró en un hombre que vendía la Biblia en la calle Bolívar. “Era tremendamente solemne, y, desde chico, he odiado a la gente solemne por sobre todas las cosas. En casa éramos alegres y no se nos había educado ceremoniosamente. Me dediqué a espiar a ese hombre. Y siempre estaba igual, profundamente serio. Me preguntaba si era por vender un libro tan serio como la Biblia. Un día, el hombre iba por una calle cuando vio una caja de fósforos tirada en el piso, miró para todos lados y le dio un puntapié. Entonces, entusiasmado, siempre mirando para todos lados y sin advertir que yo lo observaba, la siguió pateando a lo largo de la cuadra. Yo pensé: ‘pobre, ése nunca tuvo infancia’”, explicaba el dibujante.

El Paseo está ubicado entre las calles Chile y Balcarce y las avenidas Belgrano y Paseo Colón. Las esculturas fueron hechas en resina epoxi y fibra de vidrio reforzada y a escala humana, para que la gente pueda mezclarse con ellas y sacarse fotos. Sus autores fueron Pablo Irrgang (Mafalda, Larguirucho, Isidoro y Clemente); Guido Llordi y Brian Bruhn (Matías) y Bruhn y Raúl Piccolotto (Gaturro y Don Fulgencio). Los personajes fueron seleccionados por el Consejo Asesor del MuHu, conformado por los artistas Quino, Carlos Garaycochea, Guillermo Mordillo, Hermenegildo Sábat y Hugo Maradei.

Fuente: http://www.codigoretro.com.ar/historietas/donfulgencio/elnino_eterno.htm

 

Compartir!

Comentarios

Comentarios