A un paso del ascenso

San Telmo ganó una final. A tan solo dos fechas de la finalización del torneo, derrotó por 1 a 0 a Flandria, su escolta, y se encamina al tan ansiado regreso de la B Metropolitana. Por Martín Furci.

Hay frases hechas en el fútbol que no pasan de moda con el tiempo y el Candombero demostró el por qué de su vigencia: “Las finales no se juegan, se ganan”. Y así fue. Con un gran temperamento y demostración de carácter, los dirigidos por Franzoni le ganaron al Canario en el Osvaldo Baletto por la mínima diferencia con gol de Leiva y estiraron a cuatro la diferencia de puntos con tan sólo seis por disputarse.

El partido se jugó y se vivió como una final anticipada. Se hizo muy trabado en el medio campo y hubo mucha pierna fuerte en ambos bandos, lo que generó al mismo tiempo que se generaran pocas situaciones de gol.

La primera etapa tuvo la más clara para el local: el arquero dio rebote y Ruano, con poco ángulo no pudo concretar. Quizás por no cometer errores, ninguno arriesgó de más para no sufrirlo en su propio arco.

En el complemento, San Telmo golpeó de entrada y a los 4 minutos Leiva remató desde fuera del área y la clavó al lado del palo. Golazo y delirio Candombero.

Flandria por su parte, hizo todo lo posible para llegar al empate pero los de la Isla Maciel defendieron con el cuchillo entre los dientes los tres puntos hasta el pitido final.

Se podría decir que valió casi como levantar la copa, con una diferencia de cuatro puntos y sólo dos fechas por jugarse.

El ascenso esta a la vuelta de la esquina, hay que ir a buscarlo. Cambaceres y Laferrere serán los últimos dos obstáculos para un equipo que esta a un paso de volver a la B Metropolitana.

Foto: Federico Muzzupappa

Comentarios

Comentarios