ESCUELA SIN GAS

Compartir!

El viernes 25 de agosto se detectó un escape de gas en la Escuela de Comercio Nº 4 Baldomero Fernández Moreno ubicada en la calle Perú 1357/61. Después de varias denuncias y pedidos de control, las autoridades de la institución decidieron suspender las clases por la fuga. Los chicos volvieron a clases el lunes 27 pero al cierre de esta edición no ha sido restablecido el suministro.

La Nueva Escuela Secundaria (NES) reformuló la escuela media tal cual estaba planteada, aumentando la carga horaria. Ante la necesidad de contar con más aulas por la ampliación de horas destinadas a asignaturas artísticas, educación física y actividades recreativas los  edificios escolares colapsaron. El viejo edificio de Bolívar 1237 no fue la excepción y por ello el gobierno porteño alquiló el inmueble donde funcionó durante años el Instituto Simón Bolívar (escuela media dependiente de la Universidad John F. Kennedy)

“Hubo que salir corriendo a buscar edificio y se encontró una bella casona de techos altos, con vitraux, entrada de mármol pero que claramente no estaba adaptada para funciona como Escuela” asegura Claudia Moyano, delegada de las Cooperadoras de la Comuna 1. Emplazado en la calle Perú casi equina Garay, el edificio fue destinado para los Comerciales 4 y 27. La Escuela Normal Superior N°3 «Bernardino Rivadavia» (con sus tres niveles – jardín, primaria, secundaria y terciario) continuó funcionando en el mismo lugar.

“En julio de este año la comunidad educativa del “Baldomero” participó de una marcha al Ministerio de Educación donde se denunció la falta de mantenimiento, y lograron al menos unos 80 bancos para 600 alumnos y 8 estufas para 25 aulas” 

Moyano asegura que se hicieron infinidades de parches, y como tales insuficientes porque no solucionan el problema de fondo que en su opinión se resolvería con la construcción de nuevos y funcionales edificios escolares que se adapten al sistema educativo propuesto por la propia gestión porteña. Salones con paredes de durlock, una incorrecta instalación de estufas (se detectó una pérdida de gas) y faltante de baños son algunas de las demandas de los docentes.

Una verdadera comedias de enredos: El 15 de agosto alumnos y docentes sintieron olor a gas en dos aulas. Las autoridades de la institución se comunicaron con el Ministerio de Educación quienes enviaron al supervisor de mantenimiento. Dos días después, como el olor a gas continuaba desde la dirección de la escuela se decidió convocar un gasista que se habría negado a firmar un acta, aduciendo que lo tenía que hacer el supervisor del área de mantenimiento y solicitaron intervención a METROGAS que decidió el corte y el retiro del medidor de gas.

Pero el problema con la conexión de gas no sería la única dificultad, ya que el tendido eléctrico no sería el ideal y se registran cortes periódicos del suministro de agua. Además el edificio no cuenta tampoco cuenta con medidas de seguridad, rampas ni salidas de emergencia. La situación de las Escuelas no deja de preocupar a la Comunidad Educativa aún así la Dirección del Comercial 4 a cargo de María del Carmén Prieto, garantizará el dictado de clases.-

 

 

Compartir!

Comentarios

Comentarios