"¿DE DÓNDE VENIMOS, DÓNDE ESTAMOS Y HACIA DONDE VAMOS?"

Compartir!

Cristina inaugura las sesiones ordinarias en el Congreso NacionalPasada las 12 del mediodía, de punta en blanco, la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner asentó su firma en los libros de honor de ambas cámaras legislativas. A su entrada, escoltada por el vicepresidente Julio Cobos y el Presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Fellner, fue recibida por una lluvia de papeles blancos con letras azules en su apoyo. Minutos después dio un discurso que la caracteriza y a los que va acostumbrando. Duraderos, cargados de datos y sin un mínimo guión. Nada de discursos escritos. Con cadencias, puntuaciones, énfasis en el tono de voz en el momento preciso; guiños y golpes a quienes consideró. Ni más ni menos. Oratoria indiscutible.

 

Fernández de Kirchner presentó tres preguntas que a lo largo de su hora y cuarto de disertación se auto respondió: “¿De dónde venimos, dónde estamos y hacia donde vamos?” Lo primero es lo primero. ¿De donde venimos? Esta es una pregunta de respuesta fácil y más aún cuando no se hace cargo de ese pasado al que se critica. “De una sociedad y una Argentina volátil y desequilibrada” se contestó la mandataria.

 

¿Dónde estamos? En este punto legitimó su mandato y el de su marido, principalmente, como el mejor de los gobiernos argentinos en los últimos cien años. Modestia aparte, la mandataria hizo borrón y cuenta nueva con toda la historia del país. Esta consideración a los mandatos del matrimonio está dada por el modelo aplicado desde el año 2003, de acumulación, diversificación y distribución social. Camino ratificado en su plenitud que “en números sociales esto se traduce en la reducción del índice de desocupación”. Afirmó que el objetivo será llegar al bicentenario con el índice de pobreza en un dígito. Consideró como límite tolerable los 5 puntos en el índice de desocupación.

Es en este momento en que realizó el llamado a los distintos sectores políticos y sociales en ser partícipes del “Acuerdo del Bicentenario”. De este acuerdo se desprenden los “capítulos” económicos, de infraestructura económica y social, el del conocimiento y de salud y desarrollo. En lo económico Fernández ratificó el compromiso del Estado en la administración de los recursos y en la continuidad del modelo de acumulación y desendeudamiento, al que denominó “un modelo de racionalidad e inteligencia”.

En cuanto a los proyectos de infraestructura, anunció un plan de desarrollo estratégico para cada una de las provincias. Destacó que “la energía es un problema del mundo y de la región (…) hay que afrontar esta verdad con mucha tranquilidad”.

Subrayó que para salvar los problemas emergentes de esta situación es importante la incorporación de Venezuela al MERCOSUR. “No es personal, ni amiguismo político, es un ejercicio de racionalidad para cerrar la ecuación energética en América Latina”. Además agregó que la integración con el bloque de países de América latina debe ser equitativa,
“esa es la clave de la Unión Europea”.

 

Habló del refuncionamiento de los trenes de la línea Roca y San Martín y de la creación de un tren de alta velocidad, llamado “tren bala”, considerándolo un “Salto a la modernidad”. Para hacer frente a las críticas recibidas por este proyecto, hizo una comparación con lo sucedido en España cuando el PSOE debió enfrentar críticas y polémicas para la instalación del sistema ferroviario que une Madrid y Sevilla. 

En el capítulo de conocimiento, tal vez haya sido el área de educación en el que más enfatizó a lo largo de su discurso. Anticipó el lanzamiento de un plan de financiación a las escuelas primarias y secundarias. Recordó que cerca del 65% de las escuelas privadas están subvencionadas por el Estado. Hizo un llamado a los trabajadores en cumplir con los 180 días de clases acordados. Determinó: “queremos las escuelas públicas abiertas todos los días del año para los hijos del pueblo”.

De Ciencia y Tecnología remarcó la creación de ministerio. Hizo un llamado a la reformulación del concepto “autonomía universitaria”; alentó a la sanción de una nueva Ley de Educación Superior y exhortó a las Casas de altos estudios a comprender la necesidad del país y sus tiempos históricos.

Cristina inaugura las sesiones ordinarias en el Congreso

En el área de salud, dijo tener plena confianza en la ministra Graciela Ocaña. La calificó como “una gran trabajadora y con mucho compromiso”. De esta cartera anunció la puesta en marcha del plan de cardiopatías congénitas infantiles y otro de sanidad escolar.

Incitó al cumplimiento de las leyes por parte de toda la sociedad. Que todos y cada uno de los poderes trabaje y haga cumplimiento de sus capacidades. Consideró “vital la confianza entre la sociedad civil y las fuerzas de seguridad. Es necesario volver a una sociedad de premios y castigos”. Declaró que “las leyes de lesa humanidad son para todos los delincuentes”. Hizo un llamado al gobierno de Inglaterra para permitir el vuelo a los familiares para la inauguración del monumento, construido por ellos, a los caídos en las Islas Malvinas.

 

La oposición, principalmente la bancada del Ari- Coalición Cívica, se retiró sin formular declaraciones. Pero anticipando que la líder del partido, Elisa “Lilita” Carrió, daría su discurso por la tarde en un hotel.

Ministros, secretarios y gobernadores de distintos puntos del país dijeron presente como para dar testimonio de apoyo y recibir bendición. Con la mayoritaria bancada kirchnerista el salón se vio colmado de aplausos, cuando las palabras de la presidenta así lo requerían.

Para finalizar la jornada, no faltaron los abrazos, apretones de mano y besos a la multitud que la siguió atentamente desde las tribunas montadas al frente de la amplia Plaza de los Dos Congresos.

Del INDEC, la Inflación y de la crisis energética ni una palabra alusiva. El ex presidente, ausente.

 

OTRAS VOCES

Claudio Lozano, Diputado Nacional. Movimiento por Buenos Aires (CTA)
"Está muy lindo hablar de que efectivamente tenemos producción para resolver el hambre en la Argentina, es cierto. Es hoy, no mañana. Es un absurdo que propongan llegar al 2010, cuando en realidad Argentina creció 50 puntos de producto. Con sólo 5 puntos del producto se resuelve el problema de la pobreza. Condiciones para la solución existieron. Ratifican una matriz complicada”. “A veces parece que vive en Europa, con respecto a la argumentación que hizo del tren de alta velocidad en España. Nos compara, es un disparate. En España existía y aún existe REMFE (trenes de alta velocidad). Acá está destruida, por lo que no tiene sentido compararla. El problema central es que la presidenta habla bien, pero al mismo tiempo la realidad transita por otro lugar. Cuando esto ocurre, después la realidad emerge y genera situaciones preocupantes"

Miguel Bonasso, Diputado de Diálogo por Buenos Aires.
"Coincido con muchos aspectos de su discurso. Tengo diferencias de grado, o de ritmo. Creo que todavía no tenemos desarrollo del mercado interno. Hay crecimiento pero no desarrollo. La puja distributiva y las pulsiones inflacionarias tienen que ver con eso. Nuestro sector empresario apunta a una altísima rentabilidad y una gran producción. Hay que generan instrumentos idóneos. No creo que sea el Banco Nación el mejor para darle créditos a las PYMES para la exportación. Hay que crear un banco especial como tienen Brasil. Que también oriente el crédito a los sectores más dinámicos, para que se puedan complementar con otras economías y alcanzar una economía de escala. No solo del país, sino de la región".

 

Compartir!

Comentarios

Comentarios