MAR DE LAS CLOACAS

Compartir!

Durante la primera quincena de enero de este año, sospechosas olas amarronadas mojaban las arenas de los balnearios pertenecientes al Partido de la Costa, mientras los turistas preguntaban a los lugareños sobre la procedencia de esa sustancia que flotaba en
las aguas.

Es yodo; son algas; se trata de peces en descomposición; es limo procedente del Río de la Plata, eran las imaginativas y falsas respuestas.

Sin embargo, el análisis bacteriológico realizado por un profesional que vacacionaba en Mar de Ajó develó el misterio: se trata lisa y llanamente de materia fecal.

En el partido de la Costa se suelen verter los deshechos cloacales en el mar, a unos metros de la playa. Es increíble pero real: un municipio que vive del turismo veraniego, contamina su principal atracción natural.

¿Qué podemos hacer al respecto? En principio, difundirlo hasta que tome estado público.
El 11 de diciembre de 1918, se inauguró en la Costanera Sur el Balneario Municipal. La decadencia llegó a fines de los años 50 por descuido de las autoridades municipales que decidieron la prohibición de bañarse debido a la contaminación del río. A comienzos de la década del ’70 un nuevo proyecto se sumó a los ya existentes en la zona norte, para "ganar" tierras al río frente al antiguo Balneario de la Costanera Sur. El relleno comenzó en 1978, empleando un sistema similar al de los polders holandeses; se construyeron terraplenes perimetrales con escombros provenientes de las demoliciones realizadas para abrir el trazado de las autopistas urbanas. El agua que quedó encerrada fue desagotada parcialmente a medida que el área fue rellenándose con sedimento extraído en el dragado del Río de la Plata. Las obras se suspendieron definitivamente en 1984.

Cuando las aguas del Río de la Plata aún no estaban contaminadas….
Cuando las aguas del Rio de la Plata aún no estaban contaminadas

 

Compartir!

Comentarios

Comentarios