MAL COMIENZO

Compartir!

A la disminución de demanda de vastos sectores de clase media y baja de la población, que optan por colegios privados (ver http://www.alertamilitante.com/opinion/1813-escuela-privada%3A-¿paradigma-de-los-pobres%3F.html ), se sumó un furibundo ataque a los docentes en el discurso presidencial ante el Congreso y transmitido por Cadena Nacional a todo el país.

Decir que los maestros solo trabajan 4 horas diarias y que tienen tres meses de vacaciones, además de una mentira, es atacar públicamente al que debiera ser el eslabón más fuerte del sistema educativo: los educadores.

Para colmo el día anterior la Dirección General de Escuelas del Gobierno porteño dispuso el cierre de 143 cursos de primaria y 78 de secundaria. Esto implica achicar la educación pública, menos maestros por alumno, y más alumnos por grado, dando otra razón para que los padres consideren los colegios pagos, a la hora de pensar en el futuro de sus hijos.

A los reclamos de los docentes y padres, se sumó la Defensoría del Pueblo y organizaciones no gubernamentales, como Ciudadanos Libres por la Calidad Institucional, la que a través de su apoderado José Magioncalda presentó un amparo con medida cautelar ante la justicia de la Ciudad en lo contencioso adminitrativo.

La norma que ataca a la Escuela Pública fue firmada por Max Gulmanelli, de vastos antecedentes en ámbitos educativos privados, lo que contrasta con su actual función de Director General de Escuelas de Gestión Estatal.

Una buena: a mediados de marzo, la movilización de la comunidad educativa de un instituto de Formación Técnica Superior frenó el desalojo del mismo de su sede tradicional, en el edificio del Normal 4 de Caballito. El macrismo pretendía trasladarlo a Constitución, a la sede de la Unión de Trabajadores Gastronómicos. También consiguieron que se reviera la designación de la nueva rectora, Fernanda Ferrero, otrora legisladora del PRO, sin antecedentes en el área docente, y vinculada al dictador Emilio Eduardo Massera a través de una compañía financiera.

En concreto, la intervención de docentes, estudiantes y cooperadores puede cambiar la historia ante los cierres de grados, y a largo plazo, revertir el distrato y revalorizar la educación pública ante la sociedad.
*Ricardo Fuentes

Compartir!

Comentarios

Comentarios