CRÓNICA DE UN BESO PRESIDENCIAL

Cristina Kirchner - Foto Alerta Militante
Cristina Kirchner (Foto Alerta Militante)

9 meses luego de haber asumido al frente del Sistema Nacional de Medios, Gustavo López, está entusiasmado con su nuevo cargo. Allí están sus hijos y sus amigos. En Canal 7 dejó gratos recuerdos. Así lo manifiesta la directora del jardín que funciona allí, y que “nunca lo olvidaremos”. Al radical concertador lo recordarán, comentan, por sus charlas-debates acerca de la necesidad de una nueva ley de Radiodifusión, incorporar el jardín a la estructura del canal, acordar un buen convenio con una empresa que rebajó ostensiblemente rebajar los precios de las comidas del restaurante del canal, poner en funcionamiento nuevamente la biblioteca “Paloma Efrén” (Cerrada durante la gestión del Menemista, Gerardo Sofovich) y recorrer a diario los pasillos del ex ATC. Los contenidos de la pantalla fueron intocables para López. La periodista y conductora, Rosario Lufrano, mostró su rigor y no permitió jamás una apertura en ese sentido. Tristán Bauer llega con el impulso de haber obtenido una imagen “triunfadora” del canal educativo “Encuentro” y el prestigio académico que le otorga su vasta experiencia cinematográfica con el multipremiado film junto a Gastón Pauls, como figura estelar, sobre la guerra de las Malvinas, como máximo estandarte.

El Salón Blanco está que explota. Colas de filas de personas tratando de figurar, ser vistas. Escapo de allí. Cercana a una pantalla, tipo plasma, instalada fuera del recinto, Rosario Lufrano –en una de sus primeras apariciones públicas luego de renunciar al frente del Canal 7 y de su licencia como conductora del noticiero nocturno- observa sonriente y aguarda ansiosa para aplaudir las nuevas designaciones. “Me dijo Tristán que vaya sí o sí a saludarlo”. “Quería que venga a darle mi apoyo”, me grita exultante. Impone respeto y, hasta temor. Pocos la saludan, allí están las excepciones como el periodista Pedro Breguer y el mayor de los Korol. Por supuesto que Bauer lo hace también, bajo la mirada presidencial. Siguiendo a Lufrano, mientras que intento entrevistarla, llego hasta la mujer más influyente del país. Frente a frente, quedo impávido. Trato de analizarla, psicológicamente y, por qué negarlo, físicamente. Nos damos un beso casual. No sabe que soy periodista y demuestra su tibio afecto por un desconocido. Algo que sería normal. Esa noche no fueron más de 10 las personas que recibieron un beso o un apretón de manos presidencial. Todo cambia de un segundo a otro. Se la nota nerviosa, insegura a pesar de su imagen de mujer soberbia y poderosa Es que algo cambió en el ambiente. Ese joven que la saludaba cálidamente es periodista. Y esos cuatro mastodontes que la escoltan como la noche a la luna, cuando se dan cuenta que estoy sacando un grabador, me cercan de inmediato. Llego a preguntarle si estaba contenta en ese momento de apertura de gabinete a hombros probos: “Muy contenta, cómo no estarlo”. Y huye del salón diciéndome un chiste de mi gorra (¿me habrá cargado por mi incipiente calvicie). También huyo, pero de los grandulones y recaigo sobre Lufrano: “Me parece muy bien que siga sumándose gente valiosa al equipo de trabajo para llevar adelante un proyecto de nación. Les deseo lo mejor. ¿Mi balance personal? Está mal que lo haga yo, pero, si querés preguntale a Rouvier que midió mi imagen positiva en un 70,3%. Estoy muy contenta con el trabajo realizado”. ¿Tus proyectos a futuro? “Estoy tomándome unos días de descanso y pensando qué hacer, seguramente haré aquellas cosas que tengo ganas”. ¿Pero al noticiero vas a volver? “Evaluaré que cosas haré, dónde y en calidad de qué”. Seguramente, pronto, Rosario Lufrano volverá a la pantalla del canal.  

Víctor Santa María habla del ímpetu de Tristán y augura cambios a corto plazo en los medios públicos. ¿No es que todo funciona de mil maravillas? “Ahora estará todo mejor”, dice el jefe del sindicato de los empleados de edificios. “Destaco también a Gustavo López pues reafirma la concertación plural, pues no es solo una cuestión teórico sino práctica que la construye el presidente todos los días”. ¿Presidente? ¿Habrá sido un furcio o un acto fallido?

Falta timing, no hay repregunta. Sigo y encuentro a “la tana” Rinaldi quien está feliz y lo grita a diestra y siniestra Expone sus razones, admira al cineasta y destaca los tiempos de cambio para la televisión pública que han llegado para quedarse. Korol hace chistes, y pregunta sobre los libros de la biblioteca del canal (lugar de mi trabajo desde unas pocas semanas). El conductor televisivo anticipa sus proyectos: “Estamos tratando de hacer un programa infantil en el canal”.

Héctor Timmerman, embajador argentino en Estados Unidos e hijo del recordado director del diario “La Opinión”, relata la imagen que tiene el cineasta como profesional en los países del Primer Mundo. Se explaya hablando de los cambios del país del norte por las próximas elecciones en las que, seguramente, un presidente de color asumirá la primer magistratura y se despide afectuosamente riéndose con el nombre de la revista y con el título del programa de radio “Nada es Gratis en la Vida”. Pregunta cuánto le pagaremos por la nota. Sin palabras.

Finalmente, Tristán Bauer, el hombre de la tarde noche, acepta las requisitas de este cronista y responde mientras baja las escalinatas que lo depositarán en la explanara de “The pink House”-como denomina a la Casa Rosada un prestigioso militante radical amigo de este cronista- en donde cientos de seguidores lo vitorean como jamás imaginó. Levanta los brazos y sonríe por debajo de sus amplias gafas. Bauer: “Tengo una amplia responsabilidad por el enorme desafío que significa ponerme al frente de este proyecto. Daré lo mejor de mí para que nuestro pueblo tenga la mejor televisión y la mejor radio y lleguen de la mejor manera. Es un desafío muy grande. Venimos de hacer algunas pequeñas cosas tanto en el cine como en nuestra experiencia en el canal Encuentro y espero poder construir algo en esa línea. La verdad que el peso de la responsabilidad es lo que más me impacta”. ¿Dónde apuntará la imagen del canal? “No será del lado similar al canal Encuentro. Ese canal había surgido como una clara función educativa. Canal 7 es el canal del estado y tiene que formar e informar, donde el divertimento también cabe. Es otro lugar y son otras las estrategias y las líneas que debemos desarrollar.” Ojalá que se habrá la biblioteca y funcionen las áreas donde estamos trabajando, le comento como un caradura pero Bauer responde: “Lo dijo San Martín, hay que abrir bibliotecas”. ¡Está grabado Tristán! Y me voy a casa, con esas palabras y con el beso de Cristina aun latiendo en mi mejilla.

 * Redacción Alerta Militante

Foto Alerta Militante
(Foto Alerta Militante)

Foto Alerta Militante
(Foto Alerta Militante)

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *