La falta de vacantes en escuelas secundarias afecta principalmente a la zona sur

El informe manifiesta que fueron reubicados unos 2665 alumnos en lo que va del 2008. Esos alumnos son de escuelas secundarias, el 3,5 por ciento de la población dependiente de Educación Media y Técnica (liceos, bachilleres, comerciales y técnicas). El proceso de reubicación terminó a fines del mes de marzo, esto significa que los alumnos empezaron a cursar entre dos y tres semanas después del inicio del ciclo lectivo. Más de la mitad de los chicos reubicados son inscriptos a primer año.

Las causas de la reubicación responden a: * la insuficiente cantidad de colegios en la zona sur de la ciudad y * la derivación de los alumnos repitentes, a quienes su colegio de origen les retiró la vacante. En el último caso,  se manifiesta que los alumnos repetidores no cuentan con el derecho a que se les conserve la vacante en el mismo colegio donde repiten y sean derivados compulsivamente a otros establecimientos, donde muchas veces por ser repetidores, no son bien recibidos. A esto se suma el debate dado sobre el derecho de admisión en escuelas privadas, con la sanción de la ley que hace expresa esta atribución. La derivación de alumnos remitentes se hace según la Disposición 047/07 que establece “un cupo máximo del 15 por ciento de reserva de vacantes para alumnos repitientes”. “Esa norma contradice el Reglamento Escolar (Resolución 4776/07), que establece que todo alumno repitiente tiene derecho a conservar la vacante en el establecimiento para continuar sus estudios, siempre que no solicite pase a otra unidad educativa”, norma que responde a la política de la ciudad porteña de los últimos años, en función de retener la matrícula de los alumnos secundarios. A la zona sur, no sólo protagoniza la falta de establecimientos sino que también se le agrega el problema de las repitencias, con un alto grado en todos los niveles. Este informe de la Defensoría se da a conocer unas semanas después que la Justicia intima al Gobierno de Macri, a garantizar la enseñanza a los menores de 5 años que no pudieron ser inscriptos y que no pueden acceder al preescolar o a las salas de jardines infantiles y maternales.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *