SAN TELMO ES EL BARRIO CON MAYOR CANTIDAD DE CASAS TOMADAS

Compartir!

Un informe de Gerardo Young (Clarín) asegura que San Telmo encabeza el rating de los barrios con mayor cantidad de casa tomadas. A partir de la vigencia del nuevo Código Procesal Penal y Contravencional que quedará a cargo de la Justicia Porteña, permitirá a los fiscales y jueces el agilizar los juicios por diferentes delitos como los que tienen que ver con la violación de domicilio y la usurpación. (La sanción de este código tendrá vigencia en 2008).

El boom inmobiliario que de implica una sostenido incremento en el valor de las propiedades, estimula a los propietarios de inmuebles ociosos a intentar recuperar casa intrusadas. De esta forma transitamos un proceso de mayor celeridad de la Justicia. Evidentemente es más fácil endurecer normas judiciales que solucionar el drama habitacional. La Ciudad contiene aproximadamente 350 mil des-ciudadanos subsistiendo en precarias condiciones.

Un informe de la Comisión de Vivienda de la Legislatura porteña estima en 200 mil los ocupantes ilegales. Las propiedades ocupadas ilegalmente rondarían las 10 mil. Las distintas gestiones porteñas dejaron mucho que desear en cuanto las soluciones al drama habitacional de la ciudad. Como suele suceder los mas pudientes son favorecidos una u otra forma. La construcción de viviendas u emprendimientos de lujo solo tienen que abonar solo el 6,3 por ciento de impuesto inmobiliario. Datos aportados por el gobierno porteño confirman que «sobre 1.650.000 unidades, el 93 por ciento tiene valuación fiscal inferior a los $69.000», por lo tanto las arcas del erario público pierde fortunas. El amparo a los «poseídos de extrema de riquezas» por parte del poder porteño se evidencia con la confirmación de que solo 1798 propiedades contienen un valor superior a los 400.000 dólares.

 

La ciudad cuenta con 100.000 viviendas desocupadas, por lo tanto se deben establecer políticas de estímulo para con los propietarios privados para que vendan o alquilen. En los últimos años creció de manera significativa las ocupaciones de inmuebles por parte familias que no reciben siquiera servicios indispensables. Una administración que se precie de progresista, además de prometer, tiene que invertir en cuanto a la urbanización de estos complejos habitacionales. Debe incentivar a las cooperativas de viviendas aún si sus dirigentes no adhieren al gobierno de turno. La adjudicación de inmuebles construidos por la ciudad debería ser gestionados con responsabilidad y no se puede caer en manejos clientelares.

Compartir!

Comentarios

Comentarios