Entrevista a María Elena Naddeo- Asesora del legislador Aníbal Ibarra

Compartir!

 Entrevista a María Elena Naddeo- Asesora del legislador Aníbal Ibarra
Maria Elena Naddeo. Asesora del legislador porteño Anibal Ibarra.

En un momento en que el legislador porteño, Aníbal Ibarra, eleva un pedido de informe al poder ejecutivo de la ciudad por el estado actual de los hospitales públicas en referencia al tratamiento de las problemáticas de las adicciones a las sustancias ilícitas, su asistente e impulsora del informe, nos recibe sin ocultar su preocupación por las consecuencias del consumo de paco entre los jóvenes argentinos. ¿Cómo describiría la situación actual respecto al aumento del consumo de paco en la Argentina?
“Estamos todos muy preocupados. En general, toda la situación del consumo abusivo de sustancias se ha complejizado. Hay varias encuestas nacionales pero el tema de mayor impacto entre los jóvenes es el del alcohol. Este consumo de alcohol, que no llega a ser alcoholismo, pero que se hace rutinariamente antes de salir a bailar y dentro del boliche, mostrando con pasillas hasta provocar la muerte. Es un tema que viene creciendo y tiene que ver con el consumismo y el individualismo acendrado, con una sociedad muy mediática y que alienta las soluciones fáciles a través del consumo. Por otro lado, es una forma de escape a un sufrimiento profundo pues quien recurre a una sustancia ilegal, trata de evadirse de una realidad que le es adversa, por razones de marginalidad o angustia profunda, en otras capas de la sociedad. Evidentemente es un tema complejo que responde a numerosas causas pero ha habido una negativa desde el área de salud, la psiquiatría y la psicología, en el sentido de apelar a una prevención de tipo indirecta, o los problemas de base que generan el consumo seremos más eficaces que si reprimimos a la droga en sí. Desde un punto de vista filosófico es correcto pues, no es la droga la que genera el consumo…”

¿El problema no sería la sustancia sino el sujeto?
“Claro. El problema es el sujeto y el contexto que lleva a los chicos a esta locura irresponsable del consumismo, muy manzano, esto de tomar litros y litros de cerveza mezclando con otras bebidas o con pastillas, simplemente para ir a bailar o el sufrimiento de los sectores populares de una realidad adversa, hostil, que los hace recurrir al consumo de paco.”

Más allá de esas razones, sin embargo, en la media de consumo de sustancias ilícitas, en un lugar como Santa Cruz, se consume demasiado, ¿es un problema de que allí hay un alto poder adquisitivo como creen desde el SEDRONAR o vivimos en una sociedad, globalmente, enferma?
“Es que la angustia entre los adolescentes y los jóvenes atraviesa todas las clases sociales. En las villas, en los sectores más desprotegidos, se suma la crisis de los proyectos de vida, personales. Entre los chicos con mayor poder adquisitivo hay una crisis de identidad. En el marco de un contexto que no alienta otras salidas, se recurre como forma evasiva, como cliché, otras sustancias que tal vez no son tan dañinas. Pero el problema es que el paco está haciendo mucho daño, aunque numéricamente, el impacto es menor que el alcohol o el tabaco. Tampoco hablaría de una situación de impacto nacional, es un tema que hay tratarlo de una manera en que todavía nadie lo abordó, como un plan integral y con mayor capacidad científica. Desde hace 3 años se viene reclamando que en la ciudad de Buenos Aires existan guardias especializadas en el tema adicciones y se convocó a concurso público de profesionales en ese sentido. Es un tema que se debe involucrar la comunidad científica y profesional con respuestas sociales y educativas, no solamente el tratamiento terapéutica.”

¿Qué le parece el denominado Hospital del Paco?
“¿Te referis a la Casa Puerto? En realidad era una demanda que se planteó fuertemente en los últimos años. El tema es que se organizó con pocos profesionales y algunos de los que fueron convocados se fueron a los pocos meses por falta de pago. Ha quedado muy debilitado este proyecto”

Tampoco hubo una interacción adecuada con los vecinos de esa zona de Flores…
“Bueno pero hay vecinos de la ciudad que les molesta cualquier proyecto social y más cuando hay niños y adolescentes con problemas. Este proyecto hay que fortalecerlo y multiplicar institutos similares y los casos de chicos en crisis pues, lugares como Casa Puerto, no los admite. No existe la capacidad profesional para intervenir en la emergencia y allí hay que dar una respuesta pues es el momento de mayor angustia para los familiares.”

¿No es una contradicción que desde un mismo organismo se nuclee la lucha contra el narcotráfico y la prevención de las adicciones?
“Sí claro. ¿Lo decís por la SEDRONAR? Ese esquema del Estado fue muy cuestionado y sigue siéndolo. En realidad, vos también lo decis porque la tenencia de drogas, es delito pero cada vez hay más jurisprudencias de no penalizar al que consume. Pero igualmente deberían estar separados, la persecución de la droga, el tema del negocio del narcotráfico de la problemática del adicto que consume en forma abusiva. También es bueno aclarar que no todo consumo es abusivo pues tampoco hay que perseguir a todas las formas de consumo sino el que genera una dependencia y un daño a la subjetividad llevando a quienes lo sufren a redes delictivas por conseguir recursos para comprar más drogas”.

Usted las conoce y ha trabajado con las Madres del Paco, ¿qué opina de ellas?
“No creo que el fenómeno sea tan masivo pero tiene un muy alto daño cualitativo pues son grupos de 50 a 100 chicos por barrio que están afectados y atravesados delinquiendo para poder comprar sustancia, involucrándose en situaciones complejas, hacen abandono de comunidad terapéutica ingresando en un circuito que los daña cada vez más. Además tienen los daños físicos, neurológicos y psíquicos a lo largo del tiempo justamente porque la droga que consumen es de mala calidad”.

¿Se puede hablar de un vínculo entre el narcotráfico y las fuerzas de seguridad y, por asociación, con la política?
Siempre hubo complicidad de parte de las fuerzas de seguridad. Ahora, en este momento, posiblemente, haya más control para que no sea así. Las Madres en Ciudad Oculta empezaron denunciando a la policía. Recuerdo que estaba a cargo del Consejo del Niño y me contacté con ellas porque en la Comisaría 48 y 52, cuando ellas denunciaban a los narcos, a los vendedores, no les tomaban las denuncias. Uno de los lugares donde había mayor venta era en “El Galpón” cuyos dueños son policías o ex policías de la 48º. Allí se comprobó en el juicio, donde el Consejo fue querellante, la complicidad. Hay muchos testimonios de otros integrantes de la propia fuerza de convivencia de personal policial con los vendedores. El tema es que en general la policía lo resuelve con traslados de ese personal, inicia sumarios que tardan años… Siempre ha habido complicidad. Veremos como en esta etapa pues, ha habido una convocatoria del Ministerio de Justicia y de Seguridad, para generar un plan integral de prevención al respecto. Aníbal Fernández planteó este tema como central de la agenda política. No es solo omisión, sino complicidad pero es difícil comprobarlo en la justicia. Vuelvo a reiterar que hay una corriente de pensamiento que plantea que el problema de la cuestión son las causas de lo que lleva a los sujetos a consumir, entonces, no se pone la mirada sobre lo que pasa en la vida cotidiana”.

¿Hasta dónde llega la escala de complicidad porque un comisario roba para alguien o tiene amparo político?
“El problema es que ha cambiado la estructura social del país. En la década del ´90 y sus consecuencias con la crisis del 2001, se produjo un derrumbe económico provocando una situación de escisión social y polarización muy grave. En la base de la sociedad, en los sectores más excluidos, se ve, a veces e incluso, este tema como de supervivencia de familias enteras que viven del negocio del paco, naturalizándose el fenómeno y, desde arriba, se acepta, a veces sin ser necesariamente cómplices, de que esto llegó para quedarse, aceptándolo. Creo que no es así, no es inexorable que en los barrios humildes se viva esto y hay que luchar contra ello”.

Se apaga el grabador. Nos quedamos charlando si en este gobierno también existe complicidad con el delito organizado, con el narcotráfico. Naddeo no lo cree posible. Sin embargo, una fuente cercana a un legislador que supo ocupar el cargo más importante en la ciudad de Buenos Aires, no lo descarta y comenta aquellos rumores que señalan a un ex ministro del gobierno de Kirchner, conocido por sus tupidos bigotes, como aquel que maneja una importante red de prostitución en la provincia de Buenos Aires. Un escritor e integrante de la Central de Trabajadores Argentina (CTA) alguna vez me dijo que los departamentitos y los cabarets son, la gran parte, manejados por gente vinculada con la política. Ese hombre suyo ser parte de esos negocios.

Compartir!

Comentarios

Comentarios